#Vuelvealavida, Antonio Resines ante el reto de reiniciar la cultura en pleno desastre


“Empujar”. Es lo que se ha propuesto Antonio Resines en estos días aciagos de pandemia y butacas vacías, de proyectos aplazados, escasos conciertos e incertidumbre editorial. “No podemos pararnos, porque si paramos esto se va al traste”. A él, como a tantos otros, la crisis sanitaria le pilló en pleno rodaje. Estuvo confinado en su Cantabria natal y cuando los estragos comenzaron sintió que, por su posición de “privilegiado”, tenía que hacer algo.

“Sé que muchos compañeros lo están pasando muy mal”, explica a 20minutos, “las ayudas del Gobierno no llegan a todo el mundo”. Quienes aguantan “la pedrada”, añade, están siendo las agrupaciones, los sindicatos, las asociaciones y las entidades de gestión. Incluso la Academia de Cine recibe peticiones en este sentido. Y aunque haya quien no se dé cuenta de nada, dice, ante una situación así, solo “siendo egoísta” y “para que no haya un estallido social“, él pensaría en sacar dinero de donde fuera. “Porque aquí va a haber un Cristo un día de estos”

Por eso ha puesto en marcha con Ymás, empresa que preside y de la que forman parte 80 actores, directores, músicos y productores, #Vuelvealavida, una alianza con el sector privado dirigida al patrocinio cultural. En este caso, y al menos al principio, se centrará en la promoción de entre 20 y 30 proyectos de todo tipo -películas, teatro, discos, libros- a lo largo de un año. El primero es la obra Sé infiel y no mires con quién, estrenada el pasado día 26 en Madrid.

“Tenemos un problema en nuestro mundo: los lanzamientos. Se gasta todo el dinero en producir cosas y luego no tenemos para venderlas. Ahí están las empresas”, apunta. Se trata de que la gente “vuelva al a ir al cine, a comprar libros, a gastar dinero en cultura”.

las ayudas privadas

  • “La cultura -dice Armando Nieto, presidente de Divina Pastora Seguros -debería ser uno de los canales en los cuales las empresas podamos basarnos para desarrollar esa economía que queremos”. Su empresa patrocina #Vuelvealavida; Endesa y Glo copatrocinan. En otros países las ayudas privadas a la cultura están más extendidas. “En España tenemos una cierta deficiencia, porque tampoco la legislación ayuda demasiado”.

Las campañas se realizarán en soportes físicos exteriores –Metro, autobuses, vallas– y en redes sociales, influencers incluidos. A cambio, se ofrece a las empresas que patrocinan estrenos exclusivos para sus empleados y clientes, cursos, encuentros con actores o escritores y hasta “ir a los Goya”. “La cultura es vida, tenemos que volver a vivir”, señala la actriz Melani Olivares, que admite que en los últimos meses ha tenido que “pedir dinero a amigos y a Aisge (sociedad de gestión)” para sacar a sus hijos adelante.

“Aunque se crea la gente que somos ricos, vivimos al día. El 95% de la gente que trabaja en este medio no tiene colchón con el que tirar“, asegura. Y cuenta que al principio de la pandemia el ánimo entre sus colegas era “devastador”, pero ahora la “supervivencia” se ha hecho fuerte; ella rueda ahora en Barcelona con Paco Caballero la cinta Donde caben dos, “con unas medidas de seguridad brutales”.

Olivares recuerda que el sector cultural supone más de un 3% del PIB y que los actores son solo “el pico del iceberg”, ya que no hay que olvidar a los técnicos, maquilladores, etc. “Ahora, más que nunca, el equipo somos todos”. Fran Perea, Antonio Banderas, Úrsula Corberó, Juan José Millás, Pepe Viyuela, Michelle Jenner, Zenet o Dani Rovira, entre otros, también han querido colaborar.

No se ha salvado nadie: Alerta Roja calcula pérdidas por valor de 600 millones de euros en la música hasta el mes de septiembre; la taquilla de los cines cayó un 84,4% entre marzo y octubre, según la Federación de Cines; el retroceso en el sector editorial se calcula en un 20%…

“Mucha gente piensa que esto de la Cultura es una gilipollez, empezando por los de Hacienda”

Para los del gremio de Resines y Olivares la televisión ha sido un refugio mucho más evidente en esta crisis. “Se hacen películas, pero casi el 50% son documentales. Y luego hay otras de pequeñísimo presupuesto que ni pueden pagar”, comenta el actor. “La tele da trabajo a muchísima gente”. Él mismo tiene una serie en el horizonte, para verano: Sentimos las molestias, de Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero, que protagonizará junto a Miguel Rellán. A sus 67 años, añade, tiene la ventaja de poder elegir. “Tampoco te creas tú que te dan muchas posibilidades”, apostilla.

Hace tres meses fue a preguntar por su jubilación a una oficina de la Seguridad Social y se encontró cara a cara con el colapso administrativo público. Su enfado llegó hasta el ministro Escrivá. “A lo mejor empezaron a atender más a la gente”, afirma. ¿Y qué espera del departamento que dirige Rodríguez Uribes? “Que se implique de verdad. Y si no, pues que se retiren y ya está”. “El problema es que no tienen dinero. ¿Por qué? Porque mucha gente piensa que esto de la Cultura es una gilipollez, empezando por los de Hacienda”, dice vehemente.

En marzo se celebrarán los Goya, en los que se escucharán, casi seguro, reivindicaciones en esta línea. Resines reconoce que tanto esta gala como la de los Óscar quedarán descafeinadas por la parálisis del celuloide. “Va a ser una cosa un poco rara”. No obstante, cree que Banderas hará un buen papel. “Montará un buen espectáculo. Si se ha atrevido a hacer A chorus line, que hay que echarle huevos…”. Para entonces, quizá, empezaremos a ver la luz con la vacuna –irá “el primero”– y a hacer planes. Los de Resines pasan por “seguir trabajando”; los de Olivares, por “un fiestón”.

Hace tres años, el actor de La buena estrella publicó sus memorias. Con todo lo que ha ocurrido desde entonces, cabría una segunda parte. Se lo piensa un segundo. “Pues igual… No. Es mucho trabajo”.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook