Una buena taza de café conquista tu paladar


Una tarde típica de la época seca en Boquete, nos dio la oportunidad de conocer una de las más grandes joyas naturales que produce esta región, ubicada en las faldas del volcán Barú. Se trata del café, grano que cada año conquista más paladares a nivel mundial y su calidad está en el “top” mundial de esta bebida.

Versión impresa

Portada del día

 

Para conocer más del café, visitamos una de más de 200 fincas en Boquete. Se trata de Don Pepe Estate Coffee, fundada en 1898, y que hoy es administrada por la cuarta generación de la familia Vázques Flores.

 

Después de subir en auto unos 15 minutos sobre el poblado central de Boquete nos recibió José David Torres, tostador de la finca, quien como buen anfitrión nos dio el ‘tour’ por la finca que tiene más de 200 hectáreas, en su mayoría sembrada de café de diferentes clases como el Catuai, Caturra, Geisha y el tradicional, entre otros.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

 

Mientras nos mostraba la diferencia entre los granos amarillos y los rojos en cafetos, los indígenas que participan en la zafra de este año desfilaban con sus sacos llenos de granos al culminar la faena, paso que da inicio al proceso de preparación de gran variedad de café de diferentes categorías, entre ellos el de exportación que envían a países como Japón, Corea del Sur, Holanda, Bélgica, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, entre otros.

 

Una vez los trabajadores llevan lo cosechado en el día, se pesa y se deposita en una gran tina donde empieza el proceso para sacarle la pulpa y después lavar el grano. Posteriormente, el grano es sometido al secado al aire libre en un gran piso de cemento, en mesas o camas especiales con ventilación por varios días para sacarle la humedad.

 

Cuando el grano ya está seco, entonces pasa a grandes hornos que son alimentados con el fuego que produce la cáscara seca del café. Una vez no hay nada de humedad, se procede a clasificar los granos enteros y grandes para exportar o vender en el mercado local, dependiendo de su calidad.

 

Cuando ya está listo el café en grano, es empacado en sobres especiales de 60 kilos y metidos en sacos de henequén para protegerlos en su largo viaje y el lote de café que se queda en el país es empacado al vacío.

 

Pero si usted quiere disfrutar de las diferentes clases de café, entonces pasa a la tienda de la finca Don Pepe Estate Coffee, ahí puede conocer del proceso de tostado y posteriormente molido del grano. Las variedades que ofrecen son Pacamara Natural, Java Lavado, Catuai Natural, Java Natural, Typica Lavado, Geisha Natural, Geisha Lavado y Bourbon. Después de molido se hace una cata utilizando el olfato, otra al ser preparado con agua caliente y finalmente se puede tomar y aunque no seas un profesional en materia inmediatamente se puede sentir la diferencia de sabores; es una especie de premio al paladar.

VEA TAMBIÉN: Minsa anuncia que restaurantes con espacio al aire libre reabrirán pronto; Santa Fe tendrá cuarentena



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook