Turquía comienza a bombardear desde cazas militares a las milicias kurdas en el noreste de Siria


Un miliciano en la fronteca turca.
EPA/ EFE

Turquía ha iniciado, bajo el nombre de “Operación Fuente de Paz”, la ofensiva militar en Siria contra las milicias kurdosirias, anunció este miércoles en Twitter el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

“Las Fuerzas Armadas turcas han iniciado, junto con el Ejército Nacional Sirio, la operación ‘Fuente de Paz’ en el norte de Siria”, indicó el jefe de Estado turco en la red social, utilizando el nuevo nombre de las milicias sirias aliadas con las tropas turcas y anteriormente conocidas como “Ejército Libre de Siria”.

La ofensiva militar turca en el noreste de Siria llega después de que Estados Unidos haya anunciado la retirada de las fuerzas militares estadounidenses desplegadas en la zona para apoyar a las FDS en sus operaciones contra Estado Islámico. Damasco ya ha advertido de que responderá “con todos los medios posibles”.

Poco después del anuncio, aviones turcos han comenzado a bombardear en el noreste de Siria, según el portavoz del FDS, Mustafa Bali. “Aviones turcos han comenzado a llevar a cabo ataques aéreos contra zonas civiles. Hay un gran pánico entre la gente de la región”, indicó Bali, portavoz de la alianza liderada por kurdos, en su cuenta de Twitter. 

Erdogan precisó que la operación se dirige contra tanto contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) como contra las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG), que dominan el noreste de Siria, y que habían recibido hasta esta semana el respaldo de Estados Unidos. “Preservaremos la integridad territorial de Siria y liberaremos a las comunidades locales de las garras de los terroristas”, agregó el mandatario, en referencia al YPG.

Al mismo tiempo, cazas turcos han empezado a bombardear la ciudad de Ras al Ayn, en el noreste de Siria, en lo que parecen los preparativos de la planificada ofensiva terrestre. La cadena CNNTürk muestra en directo la imagen de columnas de humo procedentes de la ciudad fronteriza, controlada por las YPG, y asegura que se oye un continuo sobrevuelo de cazas.

La ofensiva se inició poco después de que Erdogan agradeciese en una conversación telefónica a su homólogo ruso, Vladímir Putin, su “postura constructiva” ante la ofensiva turca. Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el Éufrates hasta Irak. Ese territorio está dominado por las YPG, que han establecido una administración local de facto que preocupa a Ankara. Turquía considera terroristas a las YPG —aliadas de EEUU en la lucha contra el EI— por sus vínculos con el grupo armado PKK, activo en suelo turco.

Trump:” Jamas debimos involucrarnos en Oriente Medio”

Trump afirmó este mismo miércoles que su país “jamás debería haberse involucrado en Oriente Medio” y que “son guerras entre varios grupos que han continuado por cientos de años“.

“Estados Unidos ha gastado OCHO BILLONES DE DÓLARES combatiendo y actuando como policía en Oriente Medio”, escribió el gobernante, que agregó que miles de soldados estadounidenses “han muerto o resultado gravemente heridos” en esas guerras.

Saqué a nuestros 50 soldados“, agregó sobre la retirada de las tropas norteamericanas de Siria antes de la ofensiva militar turca contra un grupo que en los últimos años ha sido un estrecho aliado de Estados Unidos en su lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) en esa región.

Trump también se refirió a los 12.000 combatientes del EI que la milicia liderada por los kurdos, las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), mantienen apresados, mientras que 70.000 familiares de los yihadistas se encuentran en campamentos bajo control kurdo. “Turquía DEBE hacerse cargo de los combatientes del Estado Islámico que Europa se niega a que retornen“, dijo.

“¡Las interminables guerras estúpidas se están terminando para nosotros!”, concluyó el presidente, que el pasado domingo, tras mantener una conversación telefónica con su homólogo turco, anunció por sorpresa la retirada de las tropas de EE.UU. de Siria, lo que despejaba el camino a la ofensiva de Turquía.

Trump recibirá en la Casa Blanca a Erdogan el próximo 13 de noviembre y, al anunciar la visita, consideró que la relación con Turquía, miembro de la OTAN y socio comercial de EE.UU., ha sido “muy buena”. Las relaciones entre Ankara y Washington han sufrido varios altibajos en los últimos años, especialmente desde la fallida asonada de 2016 contra Erdogan, ya que Turquía reclama la extradición del predicador turco Fethullah Gülen, al que culpa del golpe de Estado y que vive en Pensilvania (EE.UU.).

La decisión de Trump de retirarse de Siria ha generado críticas tanto desde la oposición demócrata como desde la propia formación política del gobernante, el Partido Republicano. “Ahora, de manera gradual y cuidadosa, estamos trayendo a casa a nuestros soldados”, añadió.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook