“Todo lo de Monsalve fue una trampa”: la última declaración de Álvaro Uribe sobre su proceso


Hoy, cuando continúa la audiencia de solicitud de preclusión del proceso contra el expresidente Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos, El Espectador y Blu Radio divulgan la última declaración que Uribe rindió sobre su propio proceso.

“Todo lo de Monsalve fue una trampa y una trampa por varios caminos”. Así aseguró el expresidente Álvaro Uribe Vélez en una declaración jurada, conocida por la alianza informativa de El Espectador y Blu Radio, que rindió en el Consejo de la Judicatura de Bogotá en el proceso disciplinario que se sigue contra dos de sus abogados: Jaime Lombana y Diego Cadena. Durante su intervención, el exmandatario despotricó de Juan Guillermo Monsalve, el testigo principal en su contra, quien lo ha vinculado con la conformación del bloque Metro de los paramilitares y quien, en 2018, denunció haber recibido presiones de personas cercanas a Uribe para retractarse de sus señalamientos.

(Lea también: Así llegó la defensa de Álvaro Uribe a Juan Carlos, el “Tuso” Sierra)

La declaración tuvo lugar el 17 de septiembre de 2020, con el expresidente todavía detenido en su finca El Ubérrimo (Córdoba) por orden de la Corte Suprema. Como la Fiscalía eligió no interrogar al expresidente, esta es la versión más reciente que ha entregado sobre su caso. “Me duelo de la injusticia de la Sala de Instrucción y del magistrado [instructor] César Reyes contra mi persona”, dijo. Para ese momento ya había renunciado al Senado y el proceso estaba en la Fiscalía. Por más de una hora fue interrogado por la Procuraduría y por los abogados Iván Cancino (defensor de Cadena) y Jaime Lombana (abogado suyo). Uribe se mantuvo: dijo que Diego Cadena solo adelantó labores investigativas, que no se hicieron ofrecimientos a testigos y que Monsalve los buscó para retractarse, lo cual el propio Monsalve niega.

“Un elemento común denominador en ese proceso de la Sala de Instrucción de la Corte que me impuso esta privación de la libertad es que yo no tomé iniciativa para ir a buscar al uno o al otro. Simplemente, por ejemplo, acudí al doctor Cadena para corroborar, para verificar informaciones que a mí me llegaban, como la información que me trajo Vicky Jaramillo”, aseguró Álvaro Uribe. Se refiere a la asesora política Victoria Jaramillo, militante del Partido Centro Democrático, que hizo el puente para que Diego Cadena terminara visitando a Juan Monsalve en la cárcel La Picota el 22 de febrero de 2018. El mismo día que fue Jaime Lombana a visitar al compañero de celda de Monsalve.

(Le puede interesar: Lo que halló la Fiscalía sobre los testigos contra Álvaro Uribe)

“Lo he dicho en la Corte Suprema, pero al parecer el magistrado Reyes no da credibilidad a ninguna de mis respuestas y, en la vida, a los 68 años, puedo decir que jamás he mentido. Vicky Jaramillo me abordó en el Congreso, me dijo que había recibido una información de la cárcel, tal vez mencionó a (Ricardo) Williamson: que el testigo Monsalve, contra mi hermano y contra mí, estaba arrepentido porque había dicho mentiras, que quería rectificar. Le dije: dile a Diego Cadena. Eso es lo que ocurrió con Vicky Jaramillo: una persona buena, desprevenida, que me da mucha tristeza que la Corte Suprema le haya compulsado copias. Es muy injusto”, añadió el expresidente.

Según contó la propia Jaramillo a la Fiscalía, a ella la contactó Ricardo Williamson, cuñado del compañero de celda de Monsalve en La Picota, Enrique Pardo Hasche. Le dijo que Monsalve quería retractarse. Jaramillo dijo que intentó pasarle el mensaje a Jaime Lombana, pero el abogado no le prestó mayor atención y acudió, entonces, al propio Álvaro Uribe. Cuando en la Judicatura le preguntaron al expresidente si la asesora política estaba adscrita a algún grupo de su defensa, él respondió: “No. Formal, jurídicamente, no. Es una militante del partido que me tiene cariño, aprecio, y es recíproco, como hay un porcentaje de colombianos que me tienen algún aprecio”.

(Le puede interesar: “Me abstengo de contestar”: así declaró Diego Cadena en la Fiscalía por el caso Uribe)

El abogado Iván Cancino, defensor de Diego Cadena, le preguntó a Álvaro Uribe si era común que le sucediera eso: que ciudadanos comunes lo abordaran y le brindaran información que le pudiera ser útil en sus procesos judiciales o políticamente. El expresidente contestó: “Son innumerables los casos. Incluso, todavía me buscan: tratan de llegar a mi lugar de detención, me escriben. Innumerables. Y así ha sido durante mucho tiempo. Siento que hay muchos ciudadanos que lo hacen con cariño. Otros, no sé con qué interés. Un elemento común denominador en ese proceso de la Sala de Instrucción es que yo no tomé iniciativa para ir a buscar al uno o al otro”.

“El doctor Cadena no iba a ir a hablar con Monsalve espontáneamente, de oficio, por decisión suya. Fue por pedido mío a través de Vicky. Como en todos los casos. Por eso aquí hay dos palabras claves en este injusto proceso contra mí: yo nunca tomé iniciativa: ¿a mí qué se me iba a ocurrir decir: ‘vayan donde Monsalve’?, o, ¿‘vayan donde el Tuso Sierra’?, ¿o donde la doctora Hilda Niño? No, yo nunca tomé la iniciativa. Simplemente pedí corroborar, verificar. Esos son verbos clarísimos aquí y es un común denominador. A mí nunca se me habría ocurrido decirle al doctor Cadena: hombre, vaya a ver qué está pensando este testigo”, explicó Álvaro Uribe.

(Lea también: El caso Uribe y las pruebas que ordenó el fiscal Gabriel Jaimes)

Siguiendo esa línea de que fue el testigo Monsalve quien los buscó para retractarse, Álvaro Uribe dijo que se dio cuenta de que les estarían tendiendo una trampa, luego de que Diego Cadena se reuniera con la entonces esposa del recluso: Deyanira Gómez. “Le dije: doctor Diego, ¿para qué se expone a esa trampa con esa señora? Ahí le están haciendo una trampa a usted. Todo lo de Monsalve fue una trampa y una trampa por varios caminos. Él quería el camino del doctor Lombana, el camino del doctor Granados”, añadió el expresidente. El mismo Monsalve contó a la Corte Suprema que no confiaba en Cadena porque no era de los abogados que salían en medios de comunicación al lado del expresidente.

“Finalmente le hacen la trampa a Diego Cadena y otro episodio, una trampa a través del Huila, donde un señor Caliche busca a Álvaro Hernán Prada (congresista del Centro Democrático), hoy en proceso en la Corte. Un hombre totalmente inocente, que lo único que tenía era un deseo de ser solidario conmigo. Ese Caliche buscó a otras personas: a Ernesto Macías, a Paloma Valencia. Nadie le prestó atención y Prada le prestó atención”, declaró Uribe. Según chats revelados por la Corte, Carlos López, alias Caliche, le pedía insistentemente a Monsalve un video en el que se retractara, le decía que él estaba en contacto constante con Prada y que le ayudarían a salir de la cárcel.

(Lea también: Caso Uribe: Fiscalía no halló mayor cosa en las “sim cards” del testigo Monsalve)

“Juan Guillermo Monsalve, detenido, testigo utilizado por Iván Cepeda, cuya familia ha recibido un dineral de una ONG cercana a Cepeda, a la cual Cepeda mismo ha tenido que confesar le ha dado mucho dinero -se refiere al Comité de Solidaridad con Presos Políticos, que entregó ayudas humanitarias a la familia de Monsalve- , que no fue recibido en Justicia y Paz, que no fue recibido en la JEP, manipulado, intenta hacerme la trampa: a través de Granados, que no le mencioné; a través de Lombana, que cuando yo trato de decirle inmediatamente leí su rechazo; a través de Diego Cadena, que gentilmente fue, y a través de Álvaro Hernán Prada en Neiva”, dijo Álvaro Uribe.

El exmandatario negó varias veces que hubieran hecho ofrecimientos a testigos si se retractaban, y que Diego Cadena no le informó que lo fuera a hacer. “Si lo hubiera hecho, para mí hubiera sido muy desconcertante e inmediatamente habría cortado cualquier relación con él”, aseguró Uribe, versión que la Corte Suprema cuestionó con base en comunicaciones entre él y Cadena que fueron interceptadas. Luego lo interrogó su abogado Jaime Lombana, se retomó el tema y el exmandatario rechazó, exaltado, que le hubieran ofrecido a Monsalve ayuda para entrar a la JEP si se echaba para atrás: “Hombre, es que yo he sido un antagonista de la JEP en Colombia. ¿Cómo voy a pedirle yo a alguien que me está ayudando como abogado que vaya a ofrecer JEP? Por favor”.

Y cuando el abogado Lombana le preguntó en la audiencia si él le dio instrucciones para que fuera en febrero de 2018 a La Picota, el expresidente Álvaro Uribe replicó: “A mí me sorprende mucho y me da mucha tristeza: primero, que digan que el doctor Cadena y usted estaban concertados para esa reunión a donde él iba donde Monsalve y usted donde Pardo Hasche. Ninguna concertación. Segundo: la única persona que yo le pedí que hiciera esa verificación fue al doctor Diego Cadena. Por eso fue él allá. O sea, que me parece esto contra ustedes, porque ni estaban concertados, ni usted fue a hablar con Monsalve, usted tenía otro tema”.

Arias y De la Espriella

Según Álvaro Uribe, él simplemente pedía que se corroborara información que le llegaba. Y explicó, extendiéndose, por qué terminó acudiendo a Diego Cadena desde 2017. “Esto tiene una línea de hechos con hitos que lo hacen inolvidable”, comentó. El episodio involucra hasta a su exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias y a otro de sus abogados, Abelardo de la Espriella. A finales de 2016, contó el expresidente, una corte de Miami (Estados Unidos) que debía definir si Arias era extraditado o no a Colombia, citó al expresidente a declarar. Antes de la audiencia, el juez le permitió al expresidente reunirse brevemente con el exministro.

(Le puede interesar: Caso Uribe: las versiones de tres exparamilitares, sus señalamientos e inconsistencias)

“Estaba Andrés Arias en pijama de preso, esposado de pies y manos, con unos alguaciles a lado y lado y los pies lacerados. Me dijo: ‘Como esta visita es muy corta, le cuento: aquí en esta cárcel comentan unas personas extraditadas por usted que lo que hay contra su hermano es un montaje’”, relató Uribe. Continuó diciendo que en febrero de 2017 volvió a Miami a dictar una conferencia y desayunó con Abelardo de la Espriella. “Le dije: ‘doctor Abelardo, usted que ejerce el derecho y que vive aquí, ¿por qué no pregunta esto?’ A los diítas me llamó y me dijo: ‘Pregunté y esa versión está, que lo que hay contra su hermano es un montaje para vengarse de la extradición que usted ordenó’”, añadió.

Al cabo de unas semanas, al exmandatario lo operaron de la próstata, como ha contado antes, y en su convalecencia lo visitó Diego Cadena, a quien asegura no haber conocido de antes. El abogado le reafirmó la versión del supuesto montaje contra su hermano Santiago Uribe Vélez y le dijo que sus clientes tenían detalles del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado también. Además, contó que Diego Cadena había sido abogado del asesor político Germán Chica, protagonista del escándalo por el supuesto ingreso de dineros de Los Comba a la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2010. Álvaro Uribe fue uno de los denunciantes de los hechos en 2014.

*Este informe especial sobre el caso Uribe lo trabajó la sección judicial de El Espectador, conformada por Diana Durán (editora judicial) y los reporteros Felipe Morales, David Escobar, Alejandra Bonilla, Kelly Rodríguez y Sebastián Cote; y Santiago Martínez, periodista de la Unidad Investigativa. De parte de Blu Radio están la periodista Silvia Charry y Ricardo Ospina (director de Servicios Informativos).



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook