Salud y medicina para todos


La colitis se refiere a la inflamación del revestimiento interno del colon. Puede deberse a una enfermedad inflamatoria intestinal, colitis isquémica o microscópica y reacciones alérgicas. Los síntomas dependen de la causa y pueden incluir dolor abdominal, calambres y diarrea, con o sin sangre en las heces.

¿Cómo se contrae la colitis?

La colitis se refiere a la inflamación del colon, que es una de las últimas porciones del intestino grueso. Habitualmente, forma parte de una gastroenteritis, inflamación del estómago y del intestino.

Algunas causas de colitis incluyen:

Infecciones virales

Muchos tipos de virus pueden causar gastroenteritis, y entre los más comunes se encuentran el norovirus y el rotavirus en niños.

Infecciones bacterianas

Las bacterias que forman parte de la microbiota del colon viven en armonía en el cuerpo. Sin embargo, cuando ingresa algún virus, una bacteria patógena o algún parásito al organismo, pueden invadir el intestino delgado o grueso, lo que causa infección y síntomas variados. Estas infecciones ocurren tras la ingesta de alimentos contaminados. 

Las bacterias comunes que causan colitis incluyen:

En el caso de la bacteria Clostridium difficile, produce una colitis pseudomembranosa, después de que una persona ha recibido antibiótico o ha sido hospitalizada. El C. difficile se encuentra en el colon de personas sanas y coexiste con los otros microorganismos. Pero cuando se recetan antibióticos, las bacterias susceptibles en el colon mueren, lo que permite que los clostridios proliferen descontroladamente y provoquen enfermedad.

Infección parasitaria

A nivel mundial, la infección parasitaria más común que causa colitis es el protozoo Entamoeba histolytica. Se adquiere al beber agua contaminada y de persona a persona, debido a la falta de saneamiento e higiene personal.

Causas isquémicas

El colon se puede considerar como un músculo hueco, que necesita irrigación sanguínea para suministrar oxígeno y nutrientes. El colon puede sufrir de isquemia o la falta de riego sanguíneo, que provoca colitis, dolor abdominal, fiebre y diarrea, eventualmente con deposiciones sanguinolentas.

A medida que una persona envejece, las arterias que irrigan el colon se estrechan gradualmente y pueden causar colitis isquémica. 

Los factores de riesgo para el estrechamiento de las arterias son los mismos que en las patologías cardiovasculares, como diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y tabaquismo.

La isquemia también puede ser causada por hipotensión arterial o anemia, así como en el caso de pacientes que tienen fibrilación auricular y no están anticoagulados.

La irrigación del colon también puede verse comprometida por una obstrucción mecánica de los vasos sanguíneos, como por una torsión del intestino (vólvulo) o una hernia estrangulada del colon.

Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Dentro de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son enfermedades autoinmunes que causan inflamación y diarrea con sangre.

Colitis microscópica

Hay dos tipos de colitis microscópica: colagenosa y linfocítica. El colágeno o los linfocitos (un tipo de glóbulo blanco) se infiltran en la pared del colon, posiblemente, debido a una inflamación. 

Esta es una enfermedad poco común y puede tener causa autoinmune. La diarrea, a menudo, es líquida y no sanguinolenta.

Colitis alérgica en bebés

En los bebés menores de un año, la inflamación del colon, a menudo, se debe a alergias a la leche de vaca o de soja. Esta patología se puede observar en los bebés amamantados, que tienen madres que beben leche de vaca y pasan la proteína alergénica a la leche materna.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Dolor por inflamación

La inflamación del colon causa espasmos (contracciones musculares bruscas) intermitentes, que ocasiona un dolor tipo cólico o calambre que aparece y desaparece. 

El dolor suele afectar a la parte baja del abdomen, pero se puede sentir en cualquier parte del trayecto del colon. 

Debido a los espasmos, el contenido intestinal se mueve rápidamente a través del colon, por lo que hay pocas posibilidades de que se reabsorba el agua. Esto conduce a una diarrea acuosa. 

Si el revestimiento del colon además se lesiona, puede producirse una hemorragia. 

Dolor antes, durante o después de la diarrea

Con la colitis, el dolor suele ir en aumento y precede a la diarrea. Después de la evacuación intestinal, este puede desaparecer. La persona también puede tener una sensación de urgencia para defecar.

Otros síntomas de colitis

De acuerdo con la causa de la colitis, otros sistemas de órganos del cuerpo pueden estar involucrados y producir síntomas, como por ejemplo:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Malestar general
  • Fatiga
  • Distensión abdominal (hinchazón)
  • Deshidratación (con debilidad, aturdimiento y disminución del volumen de orina y sin lágrimas)

La EEI puede tener síntomas asociados fuera del colon debido a su carácter autoinmune, como inflamación de articulaciones, del iris (iritis) y de la piel (pioderma gangrenoso).

Otros órganos también pueden verse afectados por la infección o por las toxinas producidas por ciertas bacterias.

Diagnóstico

En los pacientes con dolor abdominal y diarrea, es importante averiguar la fecha de inicio de la sintomatología, síntomas asociados, duración y evolución.

El historial de viajes es importante, especialmente si el paciente ha visitado áreas con un suministro de agua contaminada o una higiene deficitaria de los alimentos. 

De acuerdo con la historia clínica y el examen físico, pueden ser necesarias pruebas para encontrar la causa de la colitis, como análisis de sangre, incluido hemograma completo, electrolitos, función renal y pruebas de marcadores inflamatorios, además de muestras de orina y heces.

A veces se solicitan algunos exámenes como colonoscopia, tomografía computarizada de abdomen y enema de bario.

Tratamiento

La terapia inicial es estabilizar los signos vitales del paciente y ayudar a controlar el dolor y otros síntomas. La rehidratación es fundamental, ya sea por vía oral o intravenosa.

Se pueden recetar antibióticos para tratar las causas infecciosas de la colitis. Las infecciones virales y algunas de tipo bacterianas que cursen con colitis se resuelven sin antibióticos.

¿Cuándo contactar a un médico?

La diarrea es un signo habitual de colitis y, por lo general, es autolimitada y se resuelve por sí sola con descanso y con un ciclo corto de dieta líquida.

Sin embargo, si la diarrea persiste durante más de dos o tres semanas, hay sangre en las heces, dolor abdominal creciente, fiebre o la persona tiene signos de deshidratación, se debe consultar con un médico.

 Con información de MedicineNet



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook