Reinaldo Rueda: así fue su anterior paso y su polémica salida de la Selección Colombia en 2006 – Fútbol Internacional – Deportes



Todo parece estar dado para que Reinaldo Rueda sea anunciado en los próximos días como el nuevo técnico de la Selección Colombia, en reemplazo de Carlos Queiroz. En Chile ya le están buscando reemplazo y los términos de su salida ya están prácticamente acordados, con una indemnización que bajó de los 2,3 millones de dólares que estaban pactados inicialmente en su contrato a cerca de 500 mil dólares

Sin embargo, Rueda asegura que aún no hay arreglo para que llegue al cargo. “Muchos amigos me han llamado a felicitarme, pero debo decir que no es cierto que sea el técnico de la Selección. La Federación Colombiana aún no confirma nada y no sé porque algunos periodistas se prestan para decir que ya soy el entrenador”, aseguró el vallecaucano al diario El Colombiano. Aún faltan detalles para cerrar la negociación. 

(Lea también: Partidazo: así salió el primer clásico del 2021 entre Boca y River)

De confirmarse su llegada, sería la tercera vez que Rueda se haga cargo de la Selección de mayores. Las dos anteriores había llegado como encargado y en la segunda hizo un trabajo interesante desde los números, pero con un lastre que resultó imposible de levantar: no pudo clasificar al Mundial de Alemania 2006 y su salida fue polémica, en medio de versiones y falta de claridad desde la Federación Colombiana de Fútbol.

La relación del vallecaucano con la FCF data de 1993. Para esa época, Carlos ‘Piscis’ Restrepo había clasificado a la Selección Sub-20 al Mundial de Australia, pero luego aceptó una oferta del Once Caldas. Rueda, que por entonces dirigía la selección del Valle del Cauca, fue nombrado en su reemplazo y dirigió en la Copa del Mundo de la categoría. No pasó de la primera fase.

Luego, Rueda pasó por Cortuluá y Cali hasta que en 1999 se vinculó de nuevo a la Federación. Lo nombraron para dirigir una Selección Sub-21 que luego se quedó sin torneos en qué competir, así que Javier Álvarez, el entonces técnico de la Selección de mayores, pidió que se lo dejaran como asesor.

Tras la salida de Álvarez, luego del desastre del Preolímpico de Londrina, en el que Colombia quedó eliminado tras perder 9-0 con Brasil, Rueda comenzó a preparar el equipo que jugó, y ganó, el torneo Esperanzas de Toulon en 2000, y permaneció como una especie de asesor en la Federación.

(Además: Libertadores: ¿igualar cupos o poner coeficientes? (opinión)

En esa condición, Colombia, que había quedado eliminada del Mundial de Corea-Japón 2002, pactó unos partidos amistosos ese año y encargaron a Rueda de dirigirlos. Fueron inicialmente tres encuentros: un empate con Venezuela, el 7 de mayo; una victoria 1-2 contra Costa Rica, dos días después; una derrota con México, el 12 de mayo. Antes de eso se había programado un partido contra Brasil, que el propio técnico recomendó cancelar.

Sin embargo, Rueda aceptó una oferta para dirigir al Medellín y dejó el cargo, pero apenas duró cuatro meses en ese club, porque la Federación lo nombró de nuevo DT de la Sub-20. Y como aún no había entrenador nombrado en la de mayores, lo encargaron para un partido que se saldó con una derrota con Honduras, el 20 de noviembre.

De encargado a titular

Mientras se preparaba el equipo para el Suramericano Juvenil, Francisco Maturana fue designado otra vez como DT de mayores. Pero no pasó mucho tiempo para que volvieran a echar mano de Rueda.

Colombia tuvo un arranque fatal en la eliminatoria para Alemania 2006: un punto de 12, incluyendo una inédita y dolorosa derrota con Venezuela en Barranquilla. Antes del partido contra Argentina, en noviembre de 2003, la salida de Maturana estaba decidida y Hernán Darío Gómez, que por entonces dirigía a Ecuador, iba a ser el reemplazo. El nombre se filtró a la prensa y la negociación se dañó.

La Federación encargó a Rueda, que venía de hacer la mejor actuación de una Selección Colombia en un torneo Fifa, al terminar de tercera en el Mundial Sub-20 de Emiratos Árabes. El 18 de febrero se había programado un amistoso contra Honduras y allá fue Reinaldo: empate 1-1.

Pero el resultado que acabó de convencer a los directivos fue una victoria 0-2 contra Perú en Lima, con apenas dos entrenamientos con el grupo completo, en la que parecía haber material para trabajar y un DT para aprovecharlo.

Además de la eliminatoria, Rueda dirigió la Copa América de Perú 2004, a la que llevó un equipo alterno, y la Copa Oro de 2005. En ambos torneos alcanzó las semifinales. Pero quedó afuera del Mundial por solo un punto. Y ahí comenzaron otra vez las dudas.

La Federación cambió de cabeza visible. Se fue Óscar Astudillo y llegó Luis Bedoya. Y a Rueda le fueron aplazando su futuro. Terminó jugando seis amistosos antes del Mundial, más para probar a los rivales que otra cosa, e incluso se llegó a pensar que iba a seguir, cuando le programaron un juego contra Chile en Santiago, en agosto, que ganó 1-2.

(Le puede interesar: Vea acá todos los goles del superclásico Boca vs. River)

Pero la historia fue otra. A Rueda le dieron una licencia no remunerada por tres meses, por lo que el DT dejaba la puerta abierta para seguir, mientras el nuevo comité ejecutivo buscaba su reemplazo.

En la opinión pública y en la prensa no se vio con buenos ojos esa figura adoptada por los directivos y aceptada por Rueda, debajo de la cual lo que se tejía era un tiempo de espera a favor de la FCF mientras conseguía su reemplazo.

El entrenador se ausentaba de su cargo entre el 15 de septiembre y el 15 de enero. “El equipo no tiene competencia de aquí hasta el fin de año, por ello no hay ninguna razón para contratar un técnico en este momento”, dijo Bedoya.

“En todo este episodio hay un manoseo innecesario para Rueda, a quien están menospreciando como profesional y reduciendo como persona ante la afición. Si lo quieren tener, así sea para dirigir las selecciones menores, ¿qué autoridad y credibilidad le están dejando cuando hablan de conseguirle un reemplazo, si es que logran conseguirlo?”, escribió en octubre de 2006 Gabriel Meluk en su columna en este diario.

La versión extraoficial de la salida de Rueda fue más allá: la nueva cúpula del fútbol colombiano, liderada por Bedoya, no lo respaldaba y el principal motivo era la presión de la dirigencia del fútbol, que no soportaba que el DT dejara ‘infiltrar’ en la Selección a la naciente Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), que era vista por la FCF como enemiga, y que era liderada por Iván Córdoba, Mario Yepes y Juan Pablo Ángel, hombres de confianza del entrenador en la Selección.

(En otras noticias: ¿Qué le pasó a Falcao? Asistente de Galatasaray da primer parte)

Una de esas reuniones se dio justo antes del partido contra Chile, en octubre de 2005, que terminó 1-1 y que prácticamente sentenció la eliminación del Mundial. Directivos y algunos periodistas radiales calificaron a Rueda de “indigno” por haber permitido ese contacto.

El 16 de diciembre de 2006, cuando aún no había terminado la licencia de Rueda, la Federación nombró como técnico de la Selección a Jorge Luis Pinto. Poco después, Rueda firmó con Honduras, a la que clasificó al Mundial tras 28 años de ausencia. De ahí pasó a Ecuador: también llegó a la Copa del Mundo, en 2014. Y ahora, tras su paso por Chile, sigue siendo la primera opción para que Colombia enderece el camino hacia Catar 2022.

DEPORTES



Source link

SiteLock
Facebook