Qué síntomas causa la cepa británica y sus diferencias con la Covid ‘convencional’


La variante británicadel coronavirus está cada vez más presente entre los nuevos contagios que se detectan en España. Si actualmente supone entre un 5% y un 8% de los casos, Sanidad prevé que a finales de febrero o a principios de marzo se convierta en la cepa predominante al abarcar el 50% de los casos activos en todo el país.

Desde que fue identificada esta variante —denominada B.1.1.7— en el Reino Unido, los investigadores no han cesado de estudiar cómo puede repercutir en la eficacia de las vacunas así como en identificar sus síntomas.

Un reciente estudio de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS, por sus siglas en inglés) ha publicado una serie de características compatibles con esta variante del virus más contagiosa y que se diferencian de la cepa ‘convencional’.

Según explican en el estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Oxford, la Universidad de Manchester y la Sanidad pública británica, las mayores diferencias en los síntomas informados entre los positivos compatibles con la nueva variante y los que no son compatibles con la nueva variante del Reino Unido se encontraron en tos, dolor de garganta, fatiga y mialgia —dolor muscular—.

Los investigadores apuntan que esta nueva variante “tiene cambios genéticos en el gen S” —proteína de la espícula que el virus utiliza para entrar en las células del huésped—. Para ello, las personas que participaron en este estudio tuvieron que indicar si habían experimentado una variedad de posibles síntomas en los siete días anteriores a la prueba y también, por separado, si sentían que tenían síntomas compatibles con la infección por Covid-19 en los últimos siete días.

En este sentido, el estudio indica que las personas con la variante británica del virus informaron en menor proporción de una pérdida del gusto y el olfato, síntoma clásico de la Covid convencional. 

Asimismo, no se han observado diferencias en los síntomas gastrointestinales —dolor abdominal, náuseas o diarrea—, dificultad para respirar o dolores de cabeza.

En concreto, un 35,11% de los sujetos analizados reconoció haber tenido tos, un 32,46% tuvo fatiga, un 25,03% ha padecido mialgia, y un 21,88% ha tenido dolor de garganta. 

Las muestras analizadas en este estudio fueron tomadas entre el 15 de noviembre y el 16 de enero, cuando esa variante no solo es la más dominante en el Reino Unido, sino que ya se ha extendido lo suficiente a otros países.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook