Primera imagen de un cohete SLS ensamblado


   MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) –

   La NASA ha ensamblado el primero de sus nuevos cohetes SLS (Space Launch System) para la misión Artemisa 1, cuyo objetivo es llevar una cápsula Orion aún sin tripulación al vecindario lunar.

   Este fin de semana, los ingenieros del Centro Espacial Kennedy de Florida levantaron en vertical la etapa central de 65 metros de altura para colocarla por primera vez entre los dos propulsores más pequeños que equipan el sistema SLS, ya en configuración de lanzamiento, previsto para finales de año. El objetivo final es llevar humanos de regreso a la Luna hacia 2024.

   El SLS consta de la etapa de núcleo gigante, que alberga tanques de propulsión y cuatro potentes motores, flanqueados por dos propulsores de cohetes sólidos (SRB) de 54 metros de largo. Proporcionan la mayor parte de la fuerza de empuje que impulsa al SLS del suelo en los primeros dos minutos de vuelo.

   En las imágenes difgundidas por la agencia espacial se aprecia como los equipos del Centro Espacial Kennedy utilizaron una grúa de carga pesada para levantar primero el escenario central, transferirlo de una posición horizontal a una vertical y luego bajarlo a su lugar entre los SRB en una estructura llamada lanzador móvil.

   Esta estructura reside actualmente dentro del enorme edificio de ensamblaje de vehículos (VAB) en forma de cubo. El lanzador móvil permite el acceso al SLS para pruebas, pago y mantenimiento. También transferirá el cohete gigante a la plataforma de lanzamiento.

   Antes de su traslado al Centro Kennedy, los motores de la etapa central superaron numerosas pruebas, que culminaron en marzo cuando se encendieron con éxito durante unos ocho minutos, el tiempo que tardará en llegar del suelo al espacio.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook