Polo 2021: el fin de una era inolvidable (La Dolfina) le abre las puertas a un año con varios aspirantes a la gloria





















El campeón y su camiseta homenaje: 8 títulos seguidos Crédito: Sergio Llamera / LA NACION







Jugar el Abierto de Palermo, el certamen de polo más importante del mundo, con el hijo (o hijos) sin dudas debe ser una experiencia muy especial para los polistas. No les pasó a muchos en los últimos 40 años: tenemos los casos de Horacio Antonio y Alberto Pedro Heguy, Horacio Araya, Héctor “Cacho” Merlos y Gonzalo Pieres integran el lote de elegidos. De todos ellos, el único que pudo ser campeón fue Araya: lo logró en 1983, junto con Benjamín Araya, representando a Coronel Suárez II. Más atrás en el tiempo, Juan Carlos Harriott lo consiguió nada menos que 8 veces con Juancarlitos, un caso excepcional.


















































Cuando muchos se preguntaban a comienzos de año por qué Adolfo Cambiaso (h.) tenía como idea jugar en 2021 con Poroto Cambiaso (por entonces con 14 años), para lo cual tenía que romper con una de las mejores formaciones de todos los tiempos, no había demasiado misterio. Sus 45 años eran el gran tema. Y no porque su carrera esté por concluir, ya que dio sobradas muestras de estar competitivo, incluso en temporadas como estas, aquejado por las lesiones. Pero el deseo personal superaba todo. Ni siquiera mirar de reojo el récord de los 20 títulos de Palermo de Juancarlitos Harriott lo hacían desviar de su próximo paso. Con sus 17 conquistas ya está en el podio de máximos campeones.



































La pandemia, se sabe, cambió todo. Hasta las ideas primitivas. Pero el final de la historia, de alguna manera, fue el proyectado en aquellas primeras charlas informales de Adolfito con sus compañeros: La Dolfina vivió su final de ciclo. Esta vez no fue Cambiaso (h.) el que movió las piezas como en 2010 para llevar desde Ellerstina a Juan Martín Nero y a Pablo Mac Donough: ahora fueron ellos los que eligieron nuevos rumbos, propuesta mediante de RS Murus Sanctus. Son las reglas del juego. Son todos 10 de handicap. Son todos profesionales. Tuvieron, y disfrutaron, de un equipo que les cambió la vida a los cuatro. Cambiaso tenía 8 títulos de Palermo (5 con La Dolfina) y una Triple Corona (con Ellerstina, en 1994) cuando los convocó: hoy la marca es de 17 (14 con La Dolfina) y 4 Triples Coronas, tres de ellas consecutivas (2013-2014-2015). Nero y Mac Donough llegaron a 11 Argentino Abiertos y 4 Triples Coronas (tenían la de Ellerstina 2010). Pelón Stirling ostenta una marca que envidiaría cualquiera: jugó 12 veces Palermo y levantó 9 veces la Copa.




























La última postal familiar: La Dolfina completa Crédito: Sergio Llamera / LA NACION







Fue, además, un equipo que los hizo amigos. Que los llevó a reverdecer el estilo clásico del polo que tanto reclamaban los amantes de ese juego simple y rápido luego de muchos años de un estilo más trabado y poco atractivo para ver. Es difícil ponerle fin a un equipo de esta jerarquía. Le pasó a la otra formación emblemática de todos los tiempos: Coronel Suárez. Aunque el fin de ciclo se dio por otros motivos: el retiro de Juancarlitos Harriott y de Horacio Antonio Heguy, que tres años después volvió… para jugar con sus hijos.

























Ellerstina fue el gran animador de 2020 y irá en busca de la revancha en Palermo


Ellerstina fue el gran animador de 2020 y irá en busca de la revancha en Palermo Fuente: LA NACION – Crédito: Sergio Llamera
















Con el fin de una era inolvidable para el polo argentino, ya sin el Dream Team de los 4 Fantásticos, se empieza a palpitar una temporada distinta del alto handicap, con motivaciones más repartidas. Dicen, por ejemplo, que Ellerstina “sonríe” tras esta separación de La Dolfina, habiendo sido el más postergado en cada celebración del archirrival en la década. Ellerstina perfectamente pudo haber sido campeón hace una semana y estuvo a un chukker de llevarse todo. Más que sonreír, porque no podrá confiarse, renovará sus motivaciones si es que quedó golpeado por no poder concretar su sueño. E irá otra vez por lo que tanto anhela.







Murus Sanctus 2020: en el medio, la empresaria francesa Corinne Ricard, la dueña del equipo


Murus Sanctus 2020: en el medio, la empresaria francesa Corinne Ricard, la dueña del equipo Crédito: Sergio Llamera
















El nuevo RS Murus Sanctus sabe de movida, con sus flamantes 39 goles de handicap, que aspira a buscar títulos inmediatos: para eso consiguió lo que buscaba, mediante la gestión de la francesa Corinne Ricard, la dueña del equipo y poderosa empresaria del grupo Pernod Ricard. ¿Cómo se reacomodará la formación a partir de las salidas de Alfredo Cappella Barabucci y de Francisco Elizalde? Juanma Nero de back y Pablo Mac Donough de 3 suena como lo más lógico: armaron una sociedad de alto vuelo y efectividad y se conocen de memoria. Y después habrá que ver adelante: si Sola conserva el N ° 1 y el Sapo Caset pasa como N° 2, o si se ordena a la inversa. Caset ya ha jugado muchas veces de delantero.







La Natividad no pudo responder a las expectativas: volverá a intentarlo


La Natividad no pudo responder a las expectativas: volverá a intentarlo Fuente: LA NACION – Crédito: Sergio Llamera
















El carrusel del alto handicap incluye a un La Natividad que seguramente buscará revancha con la misma alineación luego de un año discreto, teniendo a las dos figuras jóvenes del momento (los hermanos Camilo y Barto Castagnola).La Dolfina Polo Ranch no está lejos: se vio cuando tuvo en jaque al mismísimo Ellerstina y lo llevó a suplementario en la definición de zona de Palermo. Y el resto ha ido creciendo dentro de sus posibilidades y con las limitantes que tiene enfrentar a organizaciones más poderosas. Habrá que ver también cómo se reacomodan las piezas en algunos equipos, un clásico de fin de año y de los primeros meses de la nueva temporada.








En el reparto no nos olvidamos de La Dolfina. Con la continuidad de Pelón Stirling y la llegada de Francisco Elizalde, uno de los que quedó liberado de RS Murus Sanctus y un jugador de gran evolución. Y ahí, claro, sigue Cambiaso (h.), todavía sin saber si junto con Poroto, como era la idea original, porque de pronto se encontró con que su hijo, con 15 años, se metió en la Triple Corona 2021 con su propio equipo (Brava). Pero Cambiaso (h.) al fin. Si no se entregó en 2020, con los contratiempos que vivió el equipo que fueron casi como un tifón en contra…







Adolfito y Poroto Cambiaso son el futuro de La Dolfina, aunque quizá no en 2021


Adolfito y Poroto Cambiaso son el futuro de La Dolfina, aunque quizá no en 2021 Fuente: LA NACION – Crédito: Sergio LLamera











Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS













Source link

SiteLock
Facebook