Población joven continúa siendo la principal transmisora de la Covid-19


En la pandemia generada por la Covid-19, la población joven sigue siendo la principal transmisora del virus, mientras que los más altos porcentajes de muertes están en los adultos mayores.

El informe sobre la situación del país, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), revela que el grupo de 18 a 59 años continúa teniendo el mayor peso en la epidemia con un “sostenido incremento” de nuevas confirmaciones de casos positivos en las últimas semanas.

Desde mediados de diciembre hasta finales del mismo mes aumentó la cifra de casos, específicamente en ese rango de edad, pasando de 7 mil 40 casos por semana a 13 mil 828.

También es notorio el incremento de casos en el mismo periodo en la población mayor de 60 años, que pasaron de mil 293 casos a 2 mil 732 al culminar diciembre, lo que representa un incremento del 111.3%.

Mientras, en los menores de 18 años el aumento es del 67.2%, al pasar de mil 543 nuevos casos a 2 mil 580.

Las defunciones

En cuanto a las muertes por edades, el informe indica que el 70% de los decesos se reporta en las personas mayores de 60 años, aunque en el grupo de 80 años también hay una proporción más elevada de muertes, ya que casi una de cada cinco personas que muere tiene 80 años.

Para el especialista en medicina interna y neumólogo en el Hospital San Miguel Arcángel Reynaldo Chandler se trata de una tendencia que se viene repitiendo desde que se detectó el primer caso en marzo pasado, y la pandemia cobró fuerza. El médico indica que la dinámica se ha hecho más evidente por el aumento de casos y defunciones de noviembre y diciembre.

Sobre la cuarentena hasta el 14 de enero, Chandler subrayó que sus efectos van a reducir la presión en los hospitales. “El cierre que se está haciendo, que no es tan severo, reduce la movilidad de las personas y a su vez produce una caída de casos nuevos. Eso también llevará a que en los próximos días hayan menos hospitalizados y muertos”, remarcó.

Recordó que esta semana hubo un récord de 57 muertes y 235 pacientes en unidades de cuidados intensivos, lo que es el resultado de la movilización de la población en diciembre.

“En octubre teníamos 15 mil casos activos y ahora tenemos más de 45 mil. La cuarentena baja la aceleración del virus y esperamos que eso suceda en las próximas semanas”, acotó.

Además, resaltó que la llegada de los médicos cubanos les ha ayudado a reforzar los turnos de madrugada, en los que había pocos médicos.

Julio Osorio, médico intensivista del Hospital Rafael Hernández, en Chiriquí, dijo que la situación en esa instalación se volvió compleja, ya que de 24 camas en cuidados intensivos solo tiene cuatro libres.

“Cuatro camas se ocupan en un día. Es cuestión de tiempo para que no haya camas”, afirmó.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook