Pese a sus millones de dólares, pandillas panameñas no son cárteles organizados


A pesar de que representan una “amenaza” para la seguridad nacional por las altas sumas de dinero y armas que manejan, las pandillas locales no han desarrollado estructuras similares a las de los cárteles de las drogas.

Versión impresa

A principios de este mes, solo en una caleta en Felipillo, se incautaron $2.8 millones y armas de alto calibre, lo que denota el poder económico que están amasando los delincuentes criollos por el trasiego de drogas y otros delitos.

Es lógico pensar que el grupo criminal de Felipillo no guardó todo su dinero y armas en una sola caleta, lo que lleva a pensar que él solo podría manejar varios millones de dólares.

¿Y qué pensar de áreas en donde el narcotráfico tiene mayor influencia como Colón o Chiriquí?

Panamá América preguntó al ministro de Seguridad Pública, Juan Manuel Pino, qué consecuencias tiene para el país que los delincuentes criollos manejen semejante cantidad de dinero y armas.

“Definitivamente, esto representa una amenaza para la seguridad nacional, ya que puede crear altos niveles de corrupción en la medida que logren penetrar los diversos estratos sociales, incluyendo el gubernamental, desde el nivel más básico, hasta el  más alto; representando una oportunidad para que estas organizaciones criminales incrementen sus capacidades logísticas y bélicas…”, afirmó Pino.

Sin embargo, el ministro asegura que las pandillas locales no han logrado establecer estructuras similares a las de los cárteles de la droga.

“Un cártel es una organización u organizaciones criminales, en la que se establecen acuerdos de autoprotección, colaboración y reparto de territorios (plazas), para llevar a cabo actividades ilícitas y delincuenciales, principalmente de tráfico de sustancias ilícitas”, explicó.

VEA TAMBIÉN: Vale Digital se desembolsará a partir de mañana domingo 20 hasta el 24 de diciembre, informó el presidente Laurentino Cortizo

Y precisó, que “basados en este concepto, no podemos asegurar que en Panamá existan cárteles, sin embargo hay grupos delictivos criollos que trabajan para los cárteles mexicanos y colombianos, los cuales utilizan armas ilegales y dinero para cumplir con la custodia, compra y trasiego de la droga…”.

Y para visualizar la magnitud de este flagelo habría que repasar que este año la Fuerza Pública ha incautado más de $7 millones en efectivo, 853 vehículos, 133 embarcaciones y más de 76 toneladas de sustancias ilícitas.  En medio de 500 operaciones de compras controladas de drogas y la detención de 600 personas, entre nacionales y extranjeros.

El poder que amasan estos grupos criminales también pone en peligro a la población. Pino reconoció que los ciudadanos pueden sufrir “daños colaterales” por los enfrentamientos entre  el orden público y las bandas, o entre ellas mismas, por la disputa de territorios.

VEA TAMBIÉN: Instalarán 250 camas en el Complejo Deportivo Roberto Kelly para pacientes con COVID-19

Y si las costas y manglares de Panamá Este representan un problema de seguridad, en Colón la situación es aún más complicada.

Pino destaca que en el Caribe existen grupos delictivos organizados que buscan penetrar los puertos, porque representan la ruta más directa hacia Europa y otros mercados importantes, donde la demanda por la droga ilegal es más remunerada. Por ejemplo, un kilo de cocaína puede llegar a costar entre $80 mil y $150 mil.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook