Conmoción en el personal de salud causó la muerte de una TENS del Hospital de Puerto Montt contagiada con covid-19. Los dirigente regionales acusaron que su fallecimiento era evitable ya que existe un fuero protocolar para funcionarios con enfermedades crónicas.

Fue durante la jornada del domingo que falleció la Técnico en Enfermería de 35 años, Viviana Silva, quien se convirtió en la primera defunción del área de la salud en la región.

Frente a su deceso la presidenta Regional de Fenats Los Lagos, María Loncón, declaró que la muerte de Silva era evitable, ya que tenía enfermedades de base por lo que no debería haber estado trabajando.


Si bien la mujer no solicitó el permiso, la presunta negligencia se produce porque a nivel nacional se decretó un protocolo que autoriza un fuero de fuerza mayor por salud a los funcionarios del área que sufran enfermedades como diabetes, cáncer e hipertensión, como fue el caso de Viviana.

Sin embargo, según especificó Loncón, en el establecimiento agregaron un requisito específico para otorgarlo.

El seremi de Salud, Alejandro Caroca, afirmó que existe este protocolo y que era responsabilidad de la funcionaria fallecida informar su estado de salud para tomar las medidas correspondientes.

La presidenta de Fenast agregó que han sido varios los funcionarios a los que no se les ha otorgado el fuero debido a este requisito, los cuales se mantenido trabajando en un riesgo totalmente evitable.