Opositor ruso Navalni asegura que desenmascaró a agente que intentó envenenarlo


AFP

El opositor ruso Alexéi Navalni afirmó el lunes que engañó y consiguió desenmascarar a un agente de los servicios de seguridad rusos (FSB), quien admitió por teléfono que intentaron envenenarlo en agosto en Siberia.

En una entrada de su blog, en la que publica la supuesta conversación, Navalni explica que consiguió camuflar su número de teléfono y presentarse ante el agente, Konstantin Kudriavtsev, como un asistente del secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patruchev, alguien considerado cercano al presidente Vladimir Putin.

Navalni, que sigue convaleciente en Alemania del ataque que lo llevó a las puertas de la muerte, logró hacer creer a Kudriavtsev, al que presenta como un experto en armas químicas del FSB, que necesita su ayuda para elaborar un informe sobre ese intento de asesinato.

Según la transcripción de la supuesta llamada, el agente duda inicialmente y luego acaba conversando durante 45 minutos con quien creía que era un alto cargo ruso.

El agente asegura que Navalni escapó a la muerte gracias a la decisión del piloto de aterrizar de urgencia, y a la rápida reacción de los sanitarios que lo acogieron cuando abandonó el avión.

Navalni se empezó a sentir mal cuando estaba volando desde Tomsk, en Siberia, hacia Moscú, el 20 de agosto.

Navalni no aporta pruebas de la identidad de su interlocutor, pero asegura en su blog que “un examen pericial de la voz” demostrará que es Kudriavtsev.

Las autoridades rusas no reaccionaron por el momento a esta publicación.

Cuando Navalni se sintió mal a bordo del avión, el comandante del vuelo decidió aterrizar de emergencia en Omsk para que fuera atendido médicamente.

“Si hubiera volado un poco más y no hubiera aterrizado tan rápidamente, quizás todo se hubiera desarrollado de otra manera” dice el hombre que se supone que es Kudriavtsev, según el audio y el video difundidos por Navalni.

Una vez en tierra, y ante su estado crítico, los sanitarios que recibieron al opositor “le inyectaron un antídoto”.

En varias ocasiones a lo largo de la conversación, el supuesto agente dice que no puede dar información “por teléfono”, para luego dar más detalles, como cuando afirma que el veneno fue colocado en la ropa interior de Navalni.

“Putin piensa mucho en mis calzoncillos”, ironiza Navalni.

El interlocutor al teléfono da a entender que no participó en el envenenamiento, pero sí en la destrucción de pruebas a posteriori.

El opositor, auténtica “bestia negra” del Kremlin, asegura que logró el número de teléfono de Kudriavtsev a través del sitio de investigación inglés Bellingcat, que publicó el 14 de diciembre, junto a otros medios de comunicación, una investigación que supuestamente identifica a ocho agentes del FSB, entre ellos Kudriavtsev, encargados de controlar sus movimientos desde 2017.

Navalni asegura en su blog que intentó hablar con varios de esos agentes, y que todas las tentativas fracasaron hasta topar con Kudriavtsev.

Rusia niega reiteradamente que Navalni haya sido envenenado en Tomsk, y afirma que la sustancia tóxica de tipo Novitchok, detectada por laboratorios occidentales tras su hospitalización en Alemania, no estaba presente en su organismo cuando fue tratado en Rusia.

El presidente Putin, al que Navalni responsabiliza directamente del intento de asesinato, aseguró el pasado jueves que el opositor no fue envenenado por los servicios de inteligencia puesto que así fuera, ya estaría muerto.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook