“No se adoctrina en diversidad, se educa”


Se podría decir que hay tantas infancias como personas, pero muchos comparten, sin saberlo, experiencias parecidas en su niñez. Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia (Sapristi Comic) lo demuestra, una novela gráfica en la que Juan Naranjo, tuitero, youtuber y profesor de instituto, ha reflejado la discriminación que vive el colectivo LGTBI a través de su infancia y su adolescencia.

No es un libro triste, aunque detalle momentos muy duros de su pasado, sino que es una historia íntima y personal de superación y crecimiento. “A pesar de que pueda parecer una historia dura, deja muy buen sabor de boca y el planteamiento es muy optimista, porque el mensaje que trata de transmitir es que la cosa mejora, que todos acabamos encontrando nuestro lugar en el mundo donde desarrollarnos con libertad y con felicidad”, señala el autor a 20minutos.

“Es una historia que sucede en los años 90 y narra la dificultad que las personas LGTBI nos encontramos por el hecho de ser del colectivo”, apunta el malagueño. Pero, aunque está contada a través de sus ojos, “de alguna forma es extensible a cualquier persona que se haya sentido marginada por algún motivo”.

La homofobia que los une

Juan Naranjo, autor del cómic 'Mariquita'.

juan naranjo

Este profesor de instituto estudió Historia del Arte y Pedagogía, pero muchos lo conocerán por su presencia en las redes, donde se hace llamar Juanito Libritos. Con más de 30.000 seguidores, este tuitero se confiesa un amante de la literatura, su refugio durante muchos años, y por fin ha publicado su primer libro.

Ser un niño y que te llamen “mariquita” sin ni siquiera saber qué es eso, que la sociedad te haga autoconvencerte de que lo que eres está mal o no sentirte aceptado ni en casa -lugar que suele servir de refugio habitual de los jóvenes que sufren bullying– son cosas que Juan Naranjo muestra sin tapujos narrando episodios de su vida como las reuniones familiares, los patios del recreo o la dura y estricta actitud que tenía su padre con él.

Por ello, Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia puede ser una historia perfecta para que todas esas personas que hayan vivido algo similar vean en esta narración “un vínculo con su infancia” y sus vivencias; o para gente “que se encuentren en un momento de dificultad, de falta de aceptación o sientan que no encuentran su lugar en el mundo”; o incluso para que algunos adultos puedan conocer una realidad para muchos ajena.

Portada de 'Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia'.
Portada de ‘Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia’.
SAPRISTI COMIC

El formato cómic, un reflejo del optimismo de la historia

“A pesar de que es una trama que está hilada a través de las dificultades de la homofobia, creo que es un libro muy positivo y bastante divertido, porque está contado desde una perspectiva muy humorística“, apunta Juan Naranjo. Un poco motivado por ese enfoque, el escritor optó por el formato cómic.

“Lo más fácil para mí habría sido hacer una novela, pero conforme lo escribía me daba cuenta de que había partes que eran demasiado duras, y pensé que narrándolo con dibujos coloridos aligeraba un poco el peso y lo hacía más accesible”, justifica el conocido tuitero. “Me parecía también interesante que tuviese ese formato como de una libreta o un diario para que cualquier persona se diese cuenta rápidamente de que me estaba desnudando emocionalmente y por eso tiene sus imperfecciones: algunos tachones, dibujos más feos, otros más bonitos, a veces la tinta se sale de las líneas…”.

El refugio de la familia

Sin duda, algunos de los episodios más complicados, aparte del colegio, eran con sus padres, en su panadería familiar o en casa. Pero, afortunadamente, siempre tuvo el apoyo incondicional de su madre, juez importante en este libro.

“A ella le daba un poco de miedo que yo hiciese esta exposición pública tan cruda, pero cuando lo leyó se quedó mucho más tranquila porque entendió simplemente que esa era mi vida y que yo había necesitado contarla”, asegura Juan Naranjo. “También se enteró de un montón de cosas que ella no sabía sobre mí, ha sido bueno para hablar de cosas de nuestro pasado que habíamos vivido de forma aislada, aún estando en la misma casa”.

“Muchos niños y adolescentes víctimas de acoso escolar lo ocultan en casa porque se avergüenzan o porque quieren tener un momento de esparcimiento sin tener que pensar en esa pesadilla. Entonces, creo que es muy común que muchísimos padres y madres no sepan lo que le está pasando a su hijo o a su hija, porque de alguna forma lo ocultan para protegerse a sí mismos”, señala el autor.

De este modo, Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia se ha convertido para Juan Naranjo en “un ejercicio de liberación de muchas vivencias y sentimientos que iban en una mochila“. “Ha sido poner sobre la mesa experiencias que pensaba que eran cosas mías y que, después, me han escrito docenas de lectores refiriéndose a episodios concretos y diciéndome que ellos vivieron algo muy parecido”, explica el tuitero. “Al final, aunque ha sido difícil exponerme, creo que también ha sido muy liberador, porque compartir el peso libera la carga“.

Una reflexión sobre el pasado y el futuro del colectivo

Esta novela gráfica es, en cierto modo, una mirada hacia el futuro del colectivo, pero también al pasado: “Mi infancia y adolescencia, como la de muchísimas otras personas LGTBI, tuvo muchísimo dolor innecesario, mucho dolor que se nos podría haber ahorrado si no hubiésemos vivido en una sociedad tan LGTBIfóbica que nos invisibiliza, nos anula, nos cuestiona, etcétera”.

Aparentemente, las cosas han cambiado, pero lo cierto es que la lucha contra la homofobia no siempre es un camino hacia delante y que “tenga siempre procesos sumativos”. “Hay momentos en la historia en los que se da un paso muy grande, otros en los que se estabiliza la cosa y otros en los que incluso se puede dar algún paso atrás. Por eso creo que hay que estar siempre súper en guardia para no perder ninguno de los derechos que hemos conseguido tras muchísimo tiempo de lucha”, reclama el escritor malagueño.

“En muchísimas cosas se ha avanzado, por ejemplo, en el tema de la representación legal y también en la presencia del colectivo en los medios”, señala Naranjo. “Esto es importante, pues la cultura y los medios de comunicación son espejos en los que mirarse, algo absolutamente esencial para ser capaz de entender que tú puedes llevar cierto tipo de vida, que puedes salir del diminuto mundo en el que te has criado y que puedes ser tan libre, tan grande y tan talentoso como las personas que ves en televisión, en las películas o en las series”.

Dos páginas de 'Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia'.
Dos páginas de ‘Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia’.
SAPRISTI COMIC

Y es que, tal y como afirma el tuitero, “durante mucho tiempo, las personas LGTBI se criaron sin referentes visibles en los medios de comunicación y eso hizo que de alguna forma tuvieran una infancia y adolescencia sin modelos a seguir”: “Como digo en el libro, creo que durante muchísimo tiempo se ha hablado del colectivo en los medios vinculándolo con la noche, la enfermedad o la soledad. Y claro, cuando tú estás descubriendo lo que eres y ves que son solo cosas malas, pues dices ‘¿Dónde me estoy metiendo? Igual debería intentar no ser así'”.

La educación en diversidad

“Queda muchísimo trabajo por hacer, porque solo hay que mirar las noticias para ver que las agresiones a personas LGTBI por el hecho de ser LGTBI siguen existiendo y suceden cada día”, declara a 20minutos el docente. “Tenemos que seguir luchando contra la lacra de la homofobia y creo que la mejor herramienta es la representación en los medios, que se hable de nuestras historias, pero también la educación, por supuesto”.

“Lo de que educar en diversidad es adoctrinar a los niños es una ridiculez. De hecho, si la sociedad adoctrina en algo, es en la heteronormatividad. Lo que los medios nos están transmitiendo constantemente y lo que vemos en nuestro entorno es la representación de la heterosexualidad”, apunta. “Adoctrinamiento en la escuela con respecto a la diversidad no hay ninguno, hay solo educación en diversidad. Y no porque sea un capricho nuestro, sino porque así lo dice la legislación educativa. Igual que luchamos contra el machismo, igual que luchamos contra el racismo, pues tenemos la obligación de luchar contra el acoso LGTBIfóbico“.

Una lectura necesaria para librarse de la homofobia

Desde su punto de vista de profesor de instituto, de miembro del colectivo, de niño y adolescente que ha sufrido por culpa de la discriminación a las personas LGTBI, Juan Naranjo ha agarrado al toro por los cuernos con Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia. Un cómic cargado de humor, de vivencias con las que empatizar y de episodios duros de la vida que es necesario -y obligatorio- conocer para darse cuenta de la intolerancia de la sociedad.

De hecho, el tuitero ya está trabajando en otros proyectos literarios, de los cuales uno de ellos es una continuación de esta novela gráfica. Por lo tanto, los lectores que se hayan visto identificados con esta historia podrán conocer más de ella próximamente.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook