Nevada excepcional cubrió España con temperaturas de -34 °C


Por segundo día consecutivo, gran parte de España se veía este viernes cubierta de blanco por la fuerte nevada causada por la tormenta Filomena, que ha llevado un inusual tiempo gélido a la península Ibérica.

Con más de la mitad del país en alerta alta por nieve en viernes y sábado, la agencia meteorológica AEMET describió la situación como “excepcional” y “probablemente histórica”.

En Madrid, los niños se lanzaban bolas de nieve o jugaban bajo palmeras teñidas de blanco, mientras otros retrataban el raro episodio que empezó justó después de la fiesta de la Epifanía, cuando los Reyes Magos entregan a los niños españoles los regalos de Navidad.

Los españoles aprovecharon la nevada para dar un paseo en las calles cubiertas de blanco.

Las precipitaciones más intensas se registraron en las regiones de Madrid, Castilla-La Mancha (centro) y Valencia (este) y provocaron cortes en cientos de carreteras.

Según la AEMET, todavía deben caer de media otros veinte centímetros de nieve en Madrid y la meseta del centro del país, alcanzando el medio metro en las zonas con más altitud.

La nieve perturbó la circulación en 336 carreteras, según la autoridad del transporte. En Cuenca (centro), unos 300 camioneros quedaron bloqueados y pasaron la noche del jueves al viernes en un estacionamiento.

Las autoridades custodiaron carreteras y advirtieron sobre los riesgos de transitar en medio de la nevada.

El servicio de tren entre Madrid y la ciudad de Valencia también quedó suspendido, indicó el gestor ferroviario Renfe.

El ayuntamiento de la histórica ciudad de Toledo, así como el de Albacete, solicitaron la ayuda del ejército para retirar la nieve acumulada.

Las previsiones meteorológicas indican que la tormenta Filomena se desplazará hacia el noreste el domingo, lo que implicará una disminución de la nevada aunque las temperaturas seguirán siendo excepcionalmente bajas.

El termómetro ha caído a tal punto que se registró un récord nacional -no oficial- de -34,1°C a más de 2.000 metros de altitud, el miércoles en la estación meteorológica privada de Clot de la Llança, en los Pirineos.

AFP



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook