Muere una niña de 17 meses después de tragarse la pila del mando a distancia


Reese Smith, una niña de solo 17 meses, falleció la semana pasada después de tragarse la pila de botón del mando a distancia de la televisión en su casa en Lubbock, en Texas (Estados Unidos). La batería se asentó en su esófago y le quemó llas cuerdas vocales, la garganta y el esófago, según ha publicado el diario Metro. 

Al parecer, fue la madre la que llevó a la niña al pediatra por una incesante tos. Allí, una radiografía confirmó sus temores: la pequeña se había tragado la pila del mando a distancia.

La pila había atravesado la garganta de la niña y se había asentado en su esófago, causándole graves quemaduras. Por ello, tuvo que ser trasladada al Hospital Infantil de Texas, donde se sometió a varias cirugías para extraer la pila y paliar el daño que esta había hecho en su organismo. Pese a los esfuerzos de los cirujanos, la niña no sobrevivió.

La familia, que compartió el caso en una página de recaudación de fondos, está absolutamente desolada: “Con el corazón roto… no mucho más que decir en este momento. He estado tratando de encontrar las palabras por un tiempo. Tengo que volver a casa. Mi mamá también volvió a casa. Pero nos faltaba un miembro de la familia”. “Es una angustia que nunca seré capaz de expresar”, sentenció en Facebook.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook