más de 80 euros mensuales


La borrasca Filomena, que ha puesto en alerta a 45 provincias españolas por frío, lluvia y viento, y que ha provocado intensas nevadas durante varios días, va a suponer también un importante golpe al bolsillo de millones de hogares y de miles de empresas en España.

En concreto, con los datos de los primeros siete días del año, la factura eléctrica del usuario medio español se va a situar en 80,71 euros, lo que representa un fuerte incremento del 19,3% sobre los 67,67 euros de las mismas fechas del año 2020, según cálculos de Facua-Consumidores en Acción. Este análisis está realizado sobre un consumidor medio de 366 kilovatios hora (kWh) mensuales y que tiene una potencia contratada de 4,4 kW.

No en vano, el precio de la luz se ha disparado un 27% en este arranque de 2021, alcanzando los 16,81 céntimos por kilovatio hora (kWh) con la tarifa regulada (PVPC), frente a los 13,24 céntimos del mismo periodo de 2020.

Este viernes 8 de enero el precio de la electricidad se ha situado por encima de los 94 euros el megavatio hora, el segundo registro más alto de la serie estadística. El más alto fueron los 103,76 euros que marcó el precio de la luz 11 de enero de 2002.

Mucho frío y ausencia de sol y viento

El fuerte encarecimiento del precio de la luz ha coincidido no sólo con la llegada de la borrasca Filomena y la drástica caída de las temperaturas, sino también con un hundimiento de la generación de electricidad a través de energías renovables. La ausencia de sol y viento ha forzado al sistema eléctrico a tirar de sus reservas de gas y carbón, lo que provoca un incremento de los precios.

Según datos de Facua, la factura del usuario medio no superaba los 80 euros desde diciembre de 2018.

Consejos para rebajar la factura

Pese a que media España tirita de frío, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ofrecen algunos consejos útiles para tratar de reducir la factura de la electricidad.

1. Ajustar la potencia eléctrica para ahorrar energía

Buena parte de lo que se paga en la factura es la potencia contratada: cada 1,15 Kw de potencia suponen casi 50 euros al año. Por eso es fundamental controlar cuánta potencia se contrata.

Si en la casa nunca han saltado los plomos, ni siquiera cuando se pone a la vez la lavadora, el horno, el lavavajillas… Puede ser que se tenga margen para contratar menos potencia de la que se está pagando.

2. Apostar por la discriminación horaria

Una tarifa con discriminación horaria es la mejor manera de ahorrar para casi todos los hogares. Interesa si se es capaz de concentrar al menos el 30% de la luz que se consume en horario valle (desde las 22 horas hasta las 12; desde las 23 a las 13 en verano). Los hogares que no tienen esta tarifa consumen de media un 50% en horario valle, por lo que sin esfuerzos adicionales podrían ahorrar 80 euros al año en su factura de la luz, según la OCU.

La discriminación horaria está disponible tanto para los hogares que tienen contratada la tarifa regulada PVPC como para los hogares que están con una oferta en el mercado libre. 

3. Apagar aparatos en stand-by

El consumo silencioso de los aparatos que están “apagados-pero-encendidos” sale más caro de lo que se cree.

Apagar todo lo que se queda en stand-by (teles, ordenadores, equipos de música…) significa ahorrar un 10% de todo lo que se consume. Para un consumo medio (3.500 kWh/año) esto son 52 euros de ahorro al año. 

4. Ajustar el gasto en calefacción

Una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche es mejor que en los dormitorios baje un poco: entre 15ºC y 17ºC.

-Cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo.

-Un buen mantenimiento de la caldera puede significar ahorrar hasta un 15% al año.

-Los radiadores deben estar limpios y sin muebles que los tapen (dificulta la difusión del aire caliente).

-Los radiadores tienen que purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro (dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior).

5. Usar con inteligencia los electrodomésticos

Elige los programas que funcionan a temperaturas bajas (al calentar el agua es cuando más consumen).

-Lavadora: temperaturas entre 40ºC y 60ºC implican un ahorro del 40% en luz.

-Lavavajillas: los programas Eco funcionan a unos 50ºC.

-Frigorífico: cuida bien dónde está instalado (alejado de las fuentes de calor, con espacio suficiente), y no te pases poniendo demasiado frío el termostato.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook