La última será la vencida: luego de 13 intentos, un aspirante ingresó a la carrera de Medicina


Daniel Giraldo, estudiante que intentó 13 veces ingresar a Medicina, logró su deseo en los últimos días de 2020.
Crédito El Colombiano
Daniel Giraldo, estudiante que intentó 13 veces ingresar a Medicina, logró su deseo en los últimos días de 2020.
Crédito El Colombiano

Daniel Giraldo es uno de esos casos de resiliencia y, como él mismo se define, de terquedad ante las adversidades: fueron trece los intentos que acometió para ingresar a Medicina en la Universidad de Antioquia. El último, ocurrido la noche del 29 de diciembre, lo condujo a lo que siempre quiso ser.

La historia, narrada por él mismo a El Colombiano, diario de Medellín, tiene elementos de coraje, persistencia y de valor, que sirve para recordar que no todo en la vida se obtiene fácil, y que tampoco las oportunidades se presentan calvas.

Lea más: Secretario de salud de Bogotá en alerta ante inminente llegada de nueva cepa Covid-19

Se considera a sí mismo un terco, pese a que su entorno insistió para que renunciara a lo que, en determinado momento, parecía más una obsesión: “Un día me dijeron que el universo, por terco, finalmente me iba a dar lo que quería. Y así fue: lo logré después de 13 intentos”, afirmó el futuro estudiante a El Colombiano.

Una pasión desde la infancia

Cuenta Daniel que su deseo de estudiar medicina nació muy temprano. A la edad de tres años, su madre murió, lo que produjo en él un impacto definitivo. Dice que, pese a los cuidados y el acompañamiento que le brindó su padre, siempre pensó que si hubiera intervenido a tiempo un médico, tal vez su madre seguiría con vida: “La pudo haber salvado un médico. De solo pensar en eso me motiva estudiar Medicina. Quiero salvar vidas y darles a los pacientes un trato más humano”.

Pese a su deseo, las circunstancias no fueron fáciles para él: egresado de un colegio bogotano en 2012, preparó la prueba de admisión cuyo puntaje de entrada es de 78. Llegó a 70. Daniel asegura que se preparó a consciencia. Sin embargo, el resultado fue adverso.

En un giro de los acontecimientos, el protagonista de esta historia confirmó que la medicina, esa pasión de la infancia era lo suyo. Pero para llegar a ello, tuvieron qué pasar algunos años y un cambio en la elección profesional.

El valor de persistir

Como millares de jóvenes, Daniel se dedicó al negocio familiar, una distribuidora óptica, y a estudiar para ser auxiliar de enfermería. En uno de sus cursos, pudo acceder por primera vez a un quirófano. Lo que vio confirmó que no podía dejar ir su sueño de una manera tan fácil.

Estaba siendo tratado un paciente de cáncer de intestinos y los facultativos abrieron las entrañas de éste ante la mirada fascinada de Daniel: “Confirmé que la Medicina era lo mío. Me impactó esa cirugía y el funcionamiento del cuerpo humano”, contó a El Colombiano.

Pero, lo que fue una confirmación no se tradujo en el esperanzador resultado de ingresar a la de Antioquia a estudiar Medicina. Desde 2015 hasta 2018, los resultados fueron, de nuevo, adversos. Incluso postuló para la Nacional, sin alcanzar el corte para ingresar.

Situaciones inesperadas, como no contar con suficiente preparación en cultura general o sencillamente no tener la actitud necesaria, fueron golpeando la voluntad de Daniel que, a pesar de su terquedad, sentía que el anhelo jamás iba a cristalizar.

Hasta que en 2018, tras dar otro giro, el estudiante ingresó a la Universidad de Antioquia.

Pero no a estudiar Medicina.

Convencido de la posibilidad de un traslado, Daniel ingresó a Matemáticas, como segunda opción. Aunque cuenta con un buen desempeño en los números, para 2019 obtuvo malos resultados, precisamente en la disciplina que creía dominar.

“Me sentí brutísimo, que no sabía nada”, relató.

Para 2020 la situación no cambió, sin embargo, en un último intento presentó la prueba.

En la noche del 29 de diciembre de 2020, Daniel, que fue diagnosticado con covid-19 tan solo 24 horas antes, fue informado por un amigo de los que los resultados de admisión para la UdeA estaban disponibles en la web.

Lo que vio en la pantalla confirmó que su deseo había sido realidad: “Grité como nunca lo había hecho, salté. Mi hermana pensó que me estaba ahogando por la covid, pero era de la felicidad”, relató Daniel a El Colombiano.

Fueron 13 intentos, y esta vez la UdeA con su carrera de Medicina lo esperaba: era un consuelo para alguien que había persistido en los últimos 8 años para lograr una meta.

En el último día del 2020, así atenderán en bancos, notarias y supercades en Bogotá

Pelea en Ciudad Bolívar terminó con un hombre colgado de la ventanilla de un Sitp para hacerlo chocar

Desde el primero de enero no se producirá ni comercializará asbesto en Colombia



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook