La NASA y SpaceX firman un acuerdo para evitar colisiones en el espacio


La suscripción del convenio se produce ante el creciente número de satélites Starlink de SpaceX que están en órbita.

Este jueves, la NASA y SpaceX anunciaron la firma de un acuerdo sobre seguridad de vuelos espaciales, que está encaminado a evitar las colisiones o conjunciones (aproximación entre dos objetos en el espacio a una alta velocidad) entre las naves cósmicas de la agencia y la constelación de satélites Starlink de SpaceX.

El portavoz de la agencia espacial estadounidense precisó a Spacenews que la firma del convenio no está vinculada con ninguna aproximación que hubiese ocurrido entre un satélite Starlink y una nave de la NASA, y que es fruto del trabajo conjunto de ambas partes en materia de comunicaciones.

“Con las empresas comerciales que lanzan cada vez más satélites, es fundamental que aumentemos las comunicaciones, intercambiemos datos y establezcamos las mejores prácticas para garantizar que todos mantengamos un entorno espacial seguro“, dijo Steve Jurczyk, administrador en funciones de la NASA.

En aras de la seguridad en el espacio

De su parte, la empresa privada aeroespacial utilizará la función autónoma para impedir colisiones de sus aparatos Starlink en caso de que se produzca una aproximación cercana a una nave espacial de la NASA. A su vez, la agencia estadounidense no moverá sus aparatos en tal caso, para no “maniobrar inadvertidamente unos contra otros”.

En otros pormenores del convenio, SpaceX se comprometió a notificar a la NASA al menos una semana antes de cada lanzamiento de sus satélites Starlink, para que la contraparte pueda evaluar si la misión conlleva riesgos de choque.

Asimismo, la empresa dirigida por Elon Musk debe poner sus aparatos en órbitas iniciales al menos a cinco kilómetros de la Estación Espacial Internacional o cualquier otro objeto de la agencia norteamericana.

Además, ambas partes pactaron colaborar para reducir el brillo de los satélites Starlink, ya que su luminosidad fotométrica podría obstaculizar las observaciones astronómicas.

Tras lanzar el pasado 11 de marzo 60 nuevos satélites Starlink, SpaceX suma ya más de 1.200 aparatos de este tipo en órbita, como parte de una red que busca proporcionar a “la mayor parte de la Tierra” un servicio de Internet de banda ancha, baja latencia y cobertura mundial a bajo costo.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook