La bicicleta chilena antirrobo que nació de un mal recuerdo


Hubo un año, cuando Andrés Roi Eggers era pequeño, en que le robaron dos bicicletas. Eso a pesar de haber utilizado en ambas ocasiones lo que supuestamente era un candado seguro. El ladrón se las llevó intactas, pero dejó atrás tal recuerdo que años después alimentó un concepto genial: el de “la primera bicicleta inrobable”.

Junto a Cristóbal Cabello y Juan José Monsalve, chilenos, amigos y compañeros de Ingeniería Civil Industrial, Eggers ideó una bicicleta que también es candado.

“La única manera de robarla es romperla, dejándola inutilizable, desincentivando el robo de ésta”, explican en la página web de su proyecto.

Los tres estudiantes, de la Universidad Adolfo Ibáñez de Chile, llevan dos años trabajando en lo que inicialmente empezó como un trabajo de curso.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook