José Calvo Poyato rinde homenaje a las vidas comunes del ‘milagro económico español’


“Contar el pasado desde la honradez”. Este es el principal deber de un historiador, según afirma José Calvo Poyato (Cabra, 1951), quien, como tal, celebra el lanzamiento de su nuevo libro, La España austera(Arzalia), en cuyas páginas se acerca a la vida cotidiana de quienes “vivieron, disfrutaron y padecieron” el cuarto de siglo comprendido entre el fin de las cartillas de racionamiento (1952) y la muerte Franco (1975), años de crecimiento económico a los que el Régimen se refirió como ‘el milagro español’.

El autor ahonda en el estilo de vida de todas aquellas personas que, en el contexto de “una dictadura no tan monolítica como se suele decir”, experimentaron en sus propias carnes grandes cambios en la vivienda, la alimentación, la higiene y la vestimenta, así como en la moral, la enseñanza, las relaciones personales o los rituales de ocio. “Los grandes acontecimientos influyen en la vida cotidiana de la gente. En esos años se fraguó una una amplia clase media como nunca antes en nuestra historia que fue clave para llegar a la Transición de los años 70”, avanza a 20minutos.

Una familia se dirige a un bautizo.
Una familia se dirige a un bautizo.
JUAN ANTONIO RÍOS CARRATALÁ

Al margen de cuestiones ideológicas, ya que “la dictadura fue una cosa abominable en muchos aspectos”, Calvo rinde homenaje a la cotidianeidad de una época en la que “socializar en la calle tenía un valor que ahora se ha perdido”; un periodo en el que la sociedad, a ritmo de Los Bravos y su Black is black, “cambió hasta en la forma de bailar”. El escritor refuerza estas ideas incluyendo en el libro un total de 60 fotografías inéditas tomadas dentro y fuera de la vivienda: en el colegio, la iglesia, en la plaza de toros e, incluso, durante un guateque.

Y, ¿por qué definir nuestro país como una “España austera”? Pues bien, Calvo considera que la austeridad era un rasgo definitorio de “la inmensa mayoría de las familias”, y lo trata de una forma “positiva”: “Se ha llegado a hablar del austericidio, pero la gente era precavida, sabía administrarse. Esto tenía unas ventajas que, probablemente, echaremos de menos en un tiempo. Pienso que la austeridad no es un problema. En muchas circunstancias, de hecho, es una virtud”.

Una familia posa en la playa.
Una familia posa en la playa.
JUAN ANTONIO RÍOS CARRATALÁ

Autor de otros ensayos como El milagro del Prado (2018), y de novelas históricas como La ruta infinita (2019), el escritor se enorgullece de incluir, por primera vez en un libro suyo, “valiosos testimonios orales”: “Le dan una frescura extraordinaria al texto. Incluso hay vivencias personales mías que no son exclusivas. Muchas personas que lean el libro pueden identificarse con ellas, ver que su juventud fue tal y como la cuento”.

En La España austera, el escritor tampoco pierde de vista la situación política de aquellos años, pues afectó a las realidades diarias con las que se coexistía. Así, aborda la importancia que tuvieron para la sociedad acontecimientos como los pactos con EE UU (1953), el Plan de Estabilización (1959) o la celebración del Concilio Vaticano II (1962). “Podemos explicar las cosas del presente gracias a los sucesos del pasado”, zanja el historiador.

Un grupo de jóvenes posa durante la celebración de un guateque.
Un grupo de jóvenes posa durante la celebración de un guateque.
JUAN ANTONIO RÍOS CARRATALÁ



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook