HADA, nuevo proyecto de domiciliación hospitalaria para optimizar la calidad de vida de pacientes de mieloma múltiple


El mieloma múltiple (MM) es una enfermedad hematológica maligna que supone el 10% de las neoplasias de la médula ósea. La edad media en el momento del diagnóstico es de 65 años. Se diagnostican cada año 3-5 casos por cada 100.000 habitantes y no hay grandes diferencias entre sexos, según detalla la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Actualmente, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), este cáncer continúa siendo una enfermedad incurable: “Su supervivencia media está entre 3 y 4 años, y apenas un 3% de pacientes están vivos al cabo de 10 años”. Según últimos datos de esta sociedad científica de referencia, 3.165 personas fueron diagnosticadas en España el año pasado con MM.

Esta patología consiste en un cáncer de células plasmáticas. Éstas se encuentran en la médula ósea y son un componente importante del sistema inmunitario, ya que generan parte de los anticuerpos que nos protegen frente a las infecciones. “En general, cuando las células plasmáticas se vuelven cancerosas y crecen fuera de control, esto se denomina ‘mieloma múltiple’”, detalla por su parte la Sociedad Americana del Cáncer.

Así, hacer más fácil y cómoda la vida a los pacientes con MM es fundamental, más en esta pandemia, y por ello, la Fundación Jiménez Díaz (Madrid) ha puesto en marcha HADA (Hospitalización y Atención Domiciliaria Asistida), un proyecto que optimiza la calidad asistencial y de vida de los pacientes con esta neoplasia hematológica.

“El programa beneficia al paciente tanto en lo que respecta a su salud, como a su experiencia”

“El programa beneficia al paciente tanto en lo que respecta a su salud, al evitar la exposición al ambiente hospitalario, con las ventajas comentadas; como a su experiencia, ya que la consulta y la Hospitalización se trasladan a su propio domicilio, empoderándole como gestor de su propio proceso; al tiempo que mejora la eficiencia del proceso, al estandarizarse mediante la creación de protocolos y vías clínicas, y apoyándose en la tecnología para hacer la atención no presencial accesible a todos los pacientes”, explica la doctora Pilar Llamas, jefa del Servicio de Hematología del citado centro, encargado de coordinar HADA, con el apoyo de la Unidad de Innovación Clínica y Organizativa (UICO) de la Fundación Jiménez Díaz.

En concreto, esta experta señala que la primera fase del programa incluye a dos grupos de pacientes afectados:

  • Menores de 70 años (alrededor del 40% de nuevos diagnósticos). En ellos, el trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos (TAPH) forma parte de su primera línea de tratamiento, para alcanzar respuestas más duraderas. Puede requerir entre tres y cuatro semanas de ingreso hospitalario previo al proceso, con visitas diarias del equipo médico y de Enfermería, pero en un aislamiento medioambiental y social que limita su calidad de vida.
  • Los mayores de esta edad no candidatos a un TAPH, pero que precisan igualmente de un tratamiento continuado, habitualmente con antineoplásicos orales, que implica visitas mensuales al hospital para extracción de analítica, consulta con su hematólogo responsable, y dispensación de fármacos en farmacia hospitalaria.

Reducir la hospitalización gracias a HADA

Con respecto al primer grupo, la doctora Laura Solán, hematóloga del hospital, indica que HADA permitirá reducir la hospitalización a unos 4-5 días, fechas en las que el paciente recibe la quimioterapia de acondicionamiento, previa a la infusión de las células madre y los progenitores hematopoyéticos; iniciando posteriormente, a las 24 horas del trasplante, el seguimiento individualizado diario en su domicilio por parte de un equipo de Enfermería, y telemático (o presencial, según necesidades), por el equipo médico del Servicio de Hematología especializado en Oncohematología.

“Esto permite realizar este procedimiento de forma segura, potenciando el empoderamiento y la calidad de vida del paciente, disminuyendo el número de infecciones nosocomiales y las visitas a Urgencias y mejorando el estado emocional, físico y nutricional del paciente”, según ensalza la especialista de Quirónsalud.

Mientras, su compañera del Servicio de Hematología, la doctora Carola Díaz, valora que HADA favorece que el segundo grupo de pacientes, aquellos en tratamiento con antineoplásicos orales, cuenten con una atención clínica planificada con antelación, potenciando el seguimiento del paciente en el domicilio a través de Enfermería, y coordinado con los servicios de Hematología y de Farmacia Hospitalaria; con el apoyo de las herramientas digitales para una atención “segura y de calidad”, mejorada con una comunicación continua con el paciente, y una mayor independencia y deslocalización de su atención con respecto al centro hospitalario.

El equipo detrás de HADA

HADA está desarrollado por un equipo formado por dos facultativos expertos en MM y con amplia experiencia en TAPH, así como con enfermeras especialistas en trasplante, y siempre en continuo contacto con el resto de hematólogos y enfermeras de la unidad, para que el paciente esté controlado las 24 horas al día, durante los siete días de la semana.

Asimismo, están también implicados en el proyecto los servicios de Farmacia Hospitalaria de la Fundación Jiménez Díaz para la dispensación de fármacos a domicilio; los de Nutrición y Rehabilitación, que valoran y controlan al paciente a lo largo del trasplante domiciliario; y la AECC, que cubren las posibles necesidades psicosociales durante todo el proceso.

“El proyecto cuenta con un medio de trasporte propio que ha sido posible gracias a la colaboración de KIA, que desde el primer momento mostró su entusiasmo por apoyar la iniciativa y nos ofrecieron la mejor opción: un coche híbrido enchufable que se utiliza para las visitas a domicilio y con el que, además, contribuimos a reducir la huella de carbono, al minimizar también los traslados al hospital por parte de los pacientes”, celebra la doctora Llamas.

Esta experta de Quirónsalud destaca que esta nueva unidad de atención domiciliaria nace tras la apuesta del hospital por la transformación digital y el impulso de los servicios no presenciales, cuya evidencia y necesidad se han visto intensificados en el último año a raíz de la pandemia; eliminando así procesos que no aporten valor al paciente, como visitas innecesarias al hospital, y mejorando su experiencia durante su proceso de salud.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook