Experto explica por qué le preocupan las nuevas variantes del coronavirus | Noticias Univision Salud


Llegó la primavera y hay una sensación de alivio en el aire. Después de un año de restricciones y distanciamiento físico, más de 171 millones de dosis de las vacunas contra el covid-19 han sido administradas en Estados Unidos y cerca del 20% de la población está completamente inmunizada. Pero también hay algo más rondando en el aire: las variantes del SARS-CoV-2.

Soy un experto en virus y vacunas, lo que significa que paso mis días estudiando virus y diseñando y probando estrategias de vacunación en contra de enfermedades virales. En el caso del SARS-CoV-2, este trabajo ha cobrado un mayor sentido de urgencia. Los humanos estamos en una carrera para ser inmunes a este virus esquivo, cuya capacidad de mutar y adaptarse parece estar un paso adelante de nuestra capacidad para lograr la inmunidad comunitaria. Debido a las variantes que están emergiendo, la carrera podría complicarse.

Cinco variantes a las que debemos estar atentos

Los virus ARN como el SARS-CoV-2 mutan constantemente mientras se replican. Muchas de estas mutaciones resultan ser desventajosas para el virus y por ende desaparecen a través de la selección natural.

Sin embargo, ocasionalmente ofrecen un beneficio a la mutación o a la llamada variante genética del virus. Un ejemplo sería una mutación que mejora la capacidad del virus para adherirse más fuerte a las células humanas, lo que intensifica su capacidad de replicarse. Otro ejemplo sería una mutación que permite que el virus se propague más fácilmente de persona a persona y, por ende, eleva su capacidad de transmisión.

Nada de esto sorprende en un virus que llegó hace poco a la población humana y aún se adapta a que los humanos sean sus ‘anfitriones’. Si bien los virus no piensan, están gobernados por el mismo impulso evolutivo que todos los organismos, lo primoridal es perpetuarse.

Actualmente hay cinco variantes preocupantes que circulan en Estados Unidos: la B.1.1.7 que se originó en Reino Unido, la B.1.351. de Sudáfrica, la P.1. registrada por primera vez en Brasil y las B.1.427 y B.1.429 que surgieron ambas en California.

Cada una de estas variantes tiene un número de mutaciones y algunas de ellas son mutaciones clave en regiones críticas del genoma viral. Dado que se necesita la proteína ‘spike’ para que el virus se adhiera a las células humanas, esta lleva varias de estas mutaciones críticas. Además, los anticuerpos que neutralizan el virus típicamente se unen a esa proteína ‘spike’, lo que por ende hace de la secuencia o proteína ‘spike’ un componente importante de las vacunas contra el covid-19.

India y California recientemente detectaron variantes ‘doblemente mutantes’ que, si bien aún no han sido clasificadas, han generado interés en el mundo. Tienen una mutación clave en la proteína ‘spike’ similar a la encontrada en las variantes de Brasil y Sudáfrica, y otras vistas en las variantes de California. Actualmente, ninguna variante ha sido catalogada como causante de grandes consecuencias, aunque existe la preocupación de que esto cambie a medida que surgen nuevas variantes y conocemos más sobre las que ya están propagándose.

Más transmisibles y causantes de enfermedades más severas

Estas variantes preocupan por varias razones. Primero, las variantes preocupantes del SARS-CoV-2 habitualmente se propagan de persona a persona con al menos un porcentaje de entre 20% y 50% de mayor facilidad. Esto les permite infectar a más personas y propagarse de forma más rápida y amplia, por lo que eventualmente se convierten en las predominantes.

Por ejemplo, la variante de Reino Unido que fue detectada por primera vez en Estados Unidos en diciembre de 2020 es ahora la que predomina más en el país y representaban cerca del 27.2% de todos los casos a mediados de marzo. Asimismo, la variante P.1 detectada por primera vez en viajeros de Brasil en enero actualmente está causando estragos en ese país, donde ha colapsado el sistema de salud y ocasionado al menos 60,000 muertes en marzo.

Otro aspecto preocupante es que estas nuevas variantes pueden escapar la inmunidad producto de una infección natural o nuestros esfuerzos de vacunación actuales. Por ejemplo, los anticuerpos de las personas que se recuperaron después de infectarse o que han recibido una vacuna puede que no se adhieran tan eficientemente a una nueva variante del virus, lo que resulta en una menor neutralización de esa variante. Ello puede llevar a reinfecciones o una menor eficacia de los actuales tratamientos monoclonales o de las vacunas.

Por el contrario, Pfizer anunció recientemente datos de un grupo de voluntarios en Sudáfrica que sustentaron una alta eficacia de su vacuna mARN contra la variante B.1.351. Otra noticia alentadora fue que la respuesta inmune de las células T producidas por una infección natural con SARS-Cov-2 o una vacuna mARN reconoció las variantes de Reino Unido, Sudáfrica y Brasil. Esto sugiere que aún habiendo una reducida actividad neutralizante de anticuerpos, las respuestas de células T estimuladas por la vacunación o una infección natural proveerán un nivel de protección contra esas variantes.

Sigue vigilante y vacúnate

¿Qué significa esto? Si bien las vacunas actuales puede que no prevengan síntomas leves causados por estas variantes, probablemente sí evitarán enfermedades moderadas o severas, y particularmente hospitalizaciones y muertes. Esas son buenas noticias.

¿Qué tenemos que hacer? Seguir haciendo lo que hemos estado haciendo: usando mascarillas, evitando áreas poco ventiladas y practicando el distanciamiento físico para reducir la transmisión y evitar nuevas olas impulsadas por estas nuevas variantes. También debemos vacunar a la mayor cantidad de personas en la mayor cantidad de lugares posible tan pronto como sea posible para reducir la cantidad de casos y la probabilidad de que el virus genere nuevas variantes. Y, para ello, es vital que los funcionarios de salud públicos, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales aborden la renuencia a vacunarse y su administración de forma equitativa tanto local como globalmente.

Esta nota fue traducida al español por Patricia Vélez.

Loading



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook