Eurovisión ofrece al mundo la cara amable de Israel | Televisión


ISRAEL. El Estado judío, que acaba de cumplir 71 años, se reclama heredero de la Tierra de Israel bíblica desde hace al menos tres milenios. El Imperio Romano destruyó el emblemático templo de Jerusalén en el año 70 de nuestra era y forzó la diáspora judía. Desde finales del siglo XIX el movimiento sionista promovió el asentamiento de judíos de todo el mundo en su antiguo territorio histórico, un proceso que se aceleró tras el ascenso del nazismo al poder en Alemania.

PALESTINA. Palestina fue reconocida como Estado observador de la ONU en 2012. Tierra Santa había estado bajo dominación islámica a partir del siglo VII, —con la excepción de 200 años de hegemonía de los cruzados cristianos—, hasta que los británicos desalojaron a las fuerzas otomanas hace un siglo, al final de I Guerra Mundial.

SUPERVISIÓN INTERNACIONAL. El Imperio Británico recibió en 1922 un mandato de la Sociedad de Naciones, precursora de la ONU, para administrar el territorio de Palestina. La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en 1947 un plan de partición recogido después en la resolución 181 del Consejo de Seguridad para crear un Estado judío, que fue proclamado al año siguiente bajo el nombre de Israel, y otro árabe, que no llegó a constituirse. Según este plan, Jerusalén debía permanecer bajo control internacional.

GUERRAS. Una primera guerra entre fuerzas judías y fuerzas de los países árabes dio al traste con las previsiones de la ONU. Israel se impuso en 1949, tras 14 meses de combates, y pasó controlar más de dos terceras partes del territorio de la Palestina del mandato, así como de la parte occidental de Jerusalén. La zona oriental, que incluía el recinto histórico amurallado, junto con Cisjordania, quedó administrado por Jordania. Egipto se hizo con el control de la franja de Gaza.

En la Guerra de los Seis Días, que libró el Ejército hebreo en 1967 contra una coalición de Estados árabes, El Ejército israelí ocupó Jerusalén Este (que fue anexionado en 1980), Cisjordania y Gaza. La resolución 478 del Consejo de Seguridad condenó la ocupación por considerarla contraria a la ley internacional.

AUTORIDAD PALESTINA. Un año después de los Acuerdos de Oslo de 1993 entre israelíes y palestinos, estos últimos iniciaron su autogobierno en parte de Cisjordania y de la franja de Gaza. Israel se reserva aún el control exclusivo sobre más del 60% del territorio cisjordano, donde residen más de 400.000 colonos judíos. El Ejército israelí abandonó Gaza en 2005 y evacuó todos los asentamientos judíos.

NEGOCIACIONES. Israelíes y palestinos han mantenido desde hace más de un cuarto de siglo varias rondas de conversaciones sin alcanzar resultados tangibles. La explosión de violencia de la Segunda Intifada palestina (2000-2005) desembocó en la construcción por Israel de una barrera de separación (muros de hormigón, tapias y vallas) en torno a la mayor parte de Cisjordania. En 2014 quedaron suspendidas las últimas negociaciones celebradas con mediación estadounidense. El presidente Donald Trump ha anunciado la próxima presentación de un plan de paz, al que ha denominado “acuerdo del siglo”. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, lo rechaza de plano después de que la Casa Blanca reconociera Jerusalén como capital de Israel en 2017.

GOBIERNO DE ISRAEL. Benjamín Netanyahu es el primer ministro desde hace una década. Fue reelegido en abril para un cuarto mandato consecutivo, después haber dirigido a partir de 2015 el Gabinete más conservador de la historia de Israel, integrado por conservadores, extrema derecha y ultraortodoxos judíos. Se dispone a formar un Gobierno similar en las próximas semanas.

FRANJA DE GAZA. El movimiento islamista Hamás ganó los comicios legislativos en 2006. Un año después desalojó del poder en Gaza, por la fuerza de las armas, al Gobierno de Fatah, el partido nacionalista del presidente Abbas. Hamás gobierna de facto en la Franja mediterránea, que vivió tres devastadoras guerras con Israel entre 2008 y 2014. Los palestinos no han vuelto a celebrar elecciones plurales en los últimos 13 años.

BDS. Desde 2005, la campaña propalestina Boicot, Desarme y Sanciones (BDS) persigue la imposición de medidas de aislamiento internacional a Israel, en la línea de las que fueron aplicadas al régimen del apartheid sudafricano, para que ponga fin a la ocupación palestina. El Gobierno israelí denuncia que la campaña de boicot es antisemita y solo busca la deslegitimación del Estado judío.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook