Es inadmisible que jóvenes aterroricen a la población con sus balaceras


Hay cosas que personalmente considero que son inaceptabes, por el bien común e individual. Las escenas de jóvenes en Curundú enfrentando a la Policía y aterrorizando a la población con pistola en mano, son inadmisibles. Como hombre de Derecho, estoy consciente de que las autoridades policiales y civiles tienen que hacer su trabajo, estrictamente apegado a lo que establecen las normas legales. Sin embargo, creo que nuestras autoridades deben emular a las de Brasil, que desde hace años entran a las favelas a limpiarlas de elementos de mal vivir y luego implementan programas sociales de prevención. La situación en nuestros barrios populares ha llegado a un punto en que si las autoridades no actúan con prontitud y firmeza, tendremos verdaderas fortalezas del crimen, como ocurre en países vecinos. Nuestras autoridades, debidamente amparadas en las leyes, deben peinar, casa por casa, los lugares en donde se registran balaceras para sacar de circulación las armas que aterrorizan a los buenos vecinos y sirven para cometer fechorías. Como dice la propia Policía, cada arma recuperada podría salvar hasta cinco vidas. Ya no caben paños tibios, la delincuencia en Panamá se fortalece a ciencia y paciencia de las autoridades. Solo hay que recordar los millones de dólares que ya manejan.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook