En busca de dejar la nicotina, algunos usuarios de cigarrillos electrónicos vuelven a los cigarrillos tradicionales


(CNN) — Lucas McClain comenzó a fumar cigarrillos tradicionales en la escuela secundaria, pero se cambió al vapeo después de escuchar que los cigarrillos electrónicos eran una alternativa más segura.

Su vaporizador elegido fue el Juul, el rey de los cigarrillos electrónicos, que viene con un golpe de nicotina gigante.

Ahora de 21 años, McClain quiere dejar de fumar tanto que está volviendo al problema del que huyó: los cigarrillos tradicionales.

“Juul empeoró mi adicción a la nicotina”, dice Lucas McClain.

“Juul empeoró mi adicción a la nicotina”, dijo el residente de Arlington, Virginia. “Cuando no lo tenía por más de dos horas, me ponía muy ansioso”.

Aunque McClain conoce los peligros de los cigarrillos — hay cáncer de pulmón en su familia–, cree que podría ser más fácil dejar los cigarrillos que su Juul. Además, su madre sigue advirtiéndole sobre las misteriosas enfermedades relacionadas con el vapeo que han enfermado a cientos de personas en todo el país.

Así que el mes pasado, McClain compró su primer paquete de cigarrillos en años. Luego tuiteó al respecto.

“Compré un juul para dejar de fumar cigarrillos”, escribió, “ahora estoy fumando cigarrillos para dejar el juul”. Terminó con este hashtag: #circleoflife (ciclo de vida).

Una cápsula de Juul, que proporciona alrededor de 200 bocanadas, contiene tanta nicotina como un paquete de cigarrillos. En días estresantes, McClain podría terminar una cápsula en tres horas, y cuando él y otros descubren cuán potentes son estos y otros cigarrillos electrónicos, muchos intentan dejarlos.

Algunos vuelven a los cigarrillos tradicionales, o los usan por primera vez, en un peligroso intento de reducir su consumo de nicotina y finalmente abandonar sus productos de vapeo.

“¿No es irónico que para dejar el juul compré cigarrillos?”, dice un usuario de Twitter. Otra usuaria señala que es “extraño” que haya usado el dispositivo para dejar de fumar cigarrillos, pero ahora es “mucho más adicta a mi Juul que a los cigarrillos”.

“Eso apesta”, dijo la usuaria.

No es una sorpresa que algunos jóvenes “estén volviendo al producto que estaban tratando de dejar en primer lugar”, dijo Pamela Ling, profesora de medicina de la Universidad de California en San Francisco, quien estudia el tabaco y su comercialización

Pero es preocupante porque los cigarrillos contienen toxinas y productos químicos que son peligrosos para su salud, dijo.

Vapear tampoco podría ser seguro. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) están investigando más de 450 casos de enfermedad pulmonar en 33 estados, en su mayoría entre jóvenes, posiblemente relacionados con la vaporización de nicotina y marihuana. Seis personas han muerto. California está investigando al menos 60 casos.

La tendencia de volver a fumar cigarrillos tradicionales va en contra del discurso más constante de la industria del cigarrillo electrónico, que dice: vapear ayuda a las personas a dejar de fumar cigarrillos. De hecho, Juul Labs, con sede en San Francisco, que controla el 75% del mercado de cigarrillos electrónicos, dice en su Misión que la compañía tiene como objetivo eliminar los cigarrillos al dar a los fumadores adultos “las herramientas para reducir o eliminar su consumo por completo”.

En una declaración enviada por correo electrónico, Juul no abordó directamente la decisión de algunos de sus usuarios de volver a los cigarrillos, pero nuevamente se aferró al mensaje de que sus productos están “diseñados para ayudar a los fumadores adultos a cambiar de cigarrillos combustibles a un sistema alternativo de suministro de nicotina”.

Ted Kwong, un portavoz de Juul, dijo que el producto no está diseñado para alejar a las personas de la nicotina o para tratar la dependencia de la nicotina.

Para aquellos que critican el alto contenido de nicotina de Juul, Kwong señaló que las cápsulas vienen en dos intensidades: concentraciones de nicotina al 5% y 3%, lo que permite a los usuarios personalizar su “viaje de cambio”.

El lunes, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) reprendió a Juul por promocionar sus productos como más seguros que los cigarrillos sin su autorización. Le dio a Juul 15 días hábiles para responder.

El vapeo se ha convertido en un gran negocio, con un mercado global proyectado para llegar a 48 mil millones de dólares en 2023.

Ya sea humo o vapor, los fabricantes de cigarrillos ganan de cualquier manera. Altria, que vende Marlboro y otras marcas de tabaco en Estados Unidos, invirtió el año pasado casi 13.000 millones de dólares en Juul por una participación del 35%. Altria ha propuesto volver a unirse a Philip Morris International, una unidad que vendió en 2008.

Aunque la industria dice que el vapeo está destinado a los adultos, Juul y otros dispositivos de vapeo despegaron entre los jóvenes hace unos dos años, cuando los adolescentes comenzaron a llevar los dispositivos a la escuela y los maestros los confundieron con unidades flash. Los estudiantes daban fumadas en los baños y pasillos del campus, e incluso en clase cuando los maestros no estaban mirando.

Los líquidos de los dispositivos contienen nicotina y vienen en miles de sabores frutales que atraen a los niños.

La semana pasada, Michigan se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en prohibir las ventas de cigarrillos electrónicos con sabor en un intento por terminar con el vapeo de adolescentes. En junio, la Junta de Supervisores de San Francisco prohibió la venta de todos los cigarrillos electrónicos para principios de 2020.

Muchos exfumadores aseguran que vapear fue lo único que les ayudó a dejar los cigarrillos, pero la ciencia está dividida. Algunos estudios han demostrado que muchas personas que vapean continúan fumando cigarrillos.

La FDA ha aprobado siete tratamientos para dejar de fumar, incluidos parches, chicles y pastillas. Los cigarrillos electrónicos no están entre ellos, dijo la Dra. Elisa Tong, profesora asociada de medicina de la Universidad de California-Davis.

Tong dijo que las personas que vapean podrían estar usando más nicotina de lo que creen. Ella entiende por qué algunos eligen volver a fumar, pero no lo recomienda.

“Lo que están haciendo es reducir los niveles superaltos de nicotina”, dijo. “Desafortunadamente, los fabricantes no tienen un manual sobre cómo dejar sus dispositivos”.

La Dra. Amanda Graham, vicepresidenta senior de innovaciones de Truth Initiative, un grupo de defensa contra el tabaco, dijo que está viendo “desesperación y enfoques equivocados” de adolescentes y adultos jóvenes que intentan liberarse de la nicotina.

“Los jóvenes están buscando en la oscuridad lo que parece lógico”, dijo Graham. “Pero no hay un nivel seguro de fumar cigarrillos”.

A principios de este año, el grupo de Graham lanzó un programa digital para ayudar a los adolescentes y adultos jóvenes a abandonar sus dispositivos de vapeo. Desde entonces, 41.000 personas de entre 13 y 24 años se han inscrito en “This is Quitting” (Esto es dejar de fumar), que les envía consejos y apoyo a través de mensajes de texto.

Chris Gatus de Whittier, California, cambió de los cigarrillos tradicionales a Juul porque pensó que el dispositivo lo ayudaría a dejar de fumar, dijo.

Pero debido a que su Juul siempre está pegado a la palma de su mano, se encontró usándolo en todas partes y todo el tiempo.

“Olvidé lo que es no consumir nicotina”, dijo Gatus, de 21 años.

Volvió a fumar cigarrillos este año después de notar su creciente adicción, pero eso solo resultó en el uso de ambos. Ahora está probando diferentes dispositivos de vapeo, buscando algo menos duro que el Juul o los cigarrillos, dijo.

La semana pasada, Ryan Hasson, de la ciudad de Nueva York, tiró su Juul después de experimentar fuertes dolores en el pecho y dificultad para respirar al hacer ejercicio, y después de escuchar sobre el creciente número de enfermedades relacionadas con el vaporizador. Nunca había sentido síntomas tan fuertes cuando fumaba cigarrillos tradicionales, dijo.

“No planeo volver a fumar nunca más, pero si tuviera que elegir, preferiría comprar cigarrillos a un Juul”, dijo Hasson, de 25 años.

Lo mismo ocurre con sus amigos, afirmó.

“Creo que muchas personas dejan de fumar por completo o vuelven a fumar cigarrillos”, dijo. “Están despertando a la realidad de que tal vez esto no sea tan seguro como alguna vez pensamos”.

Kaiser Health News (KHN) es un servicio de noticias sin fines de lucro que cubre problemas de salud. Es un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation que no está afiliado a Kaiser Permanente.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook