Embarazadas tienen mayor riesgo de presentar formas graves de la Covid-19, según informe de la OPS


Entre marzo y diciembre en 18 países de América se ha reportado un total de 120 mil 951 embarazadas positivas por SARS-CoV-2 y 697 defunciones.

De eso da cuenta un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cual plantea que según estudios publicados recientemente y resultados de la vigilancia de la Covid-19 se tiene evidencia de un “mayor riesgo” de la mujer embarazada de presentar formas graves del nuevo coronavirus y por ende tienen más probabilidades de ser hospitalizadas.

Para la OPS dado que los datos disponibles hasta el momento sugieren que las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de desarrollar una forma grave de Covid-19 y, en algunos casos, podrían evolucionar a la muerte, es importante que los sistemas de información proporcionen datos oportunos y desagregados que permitan, no sólo, documentar y caracterizar el impacto y la evolución de la epidemia en este grupo de la población, sino que sustenten la toma de decisiones con relación a la respuesta a la misma.

“Se debe fortalecer el sistema de vigilancia, en particular de la mortalidad materna y perinatal, así como de la morbilidad materna extremadamente grave materna y neonatal. Además hay que facilitar el acceso a pruebas para la detección temprana de casos sospechosos en las embarazadas para la confirmación del diagnóstico y el manejo oportuno, incluyendo tomar las medidas de aislamiento de los casos y de cuarentena de los contactos”, concluye el informe.

En el caso de Panamá, los datos señalan que se han registrado hasta el 10 de diciembre 903 casos de la Covid-19 en mujeres embarazadas y cuatro defunciones.

Según el organismo internacional, actualmente no hay evidencia de infección fetal intrauterina con la Covid-19, por lo que se considera improbable que el virus tenga efectos en el desarrollo fetal, tampoco las series de casos disponibles han mostrado sólida evidencia de transmisión materno perinatal, ni transmisión a través de la leche materna.

No hay datos que sugieran un mayor riesgo de aborto espontáneo o pérdida temprana del embarazo en relación con Covid-19.

“Se suman otros factores que aumentan el riesgo de la mujer embarazada, como la inasistencia a servicios de control prenatal por temor al contagio, la implementación de medidas no farmacológicas para el control de la pandemia que limitaron la movilidad de las personas; la reconversión de servicios de salud ambulatorios para la atención de pacientes hospitalizados por la Covid-19 que ha afectado de manera sensible la capacidad de respuesta de los sistemas de salud, que en parte han tenido que responder al mismo tiempo, tanto a las necesidades ya presentes en la población como a las nuevas exigencias y desafíos que representa la respuesta a la pandemia”, precisa el documento.

Desde los primeros casos de la Covid-19 en América hasta el 10 de diciembre, fueron notificadas 120 mil 951 embarazadas positivas a SARS-CoV-2, incluyendo 697 defunciones (1%) en 18 países para los cuales se dispone de información.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook