Elementos para tomar decisiones de impacto en el negocio


En un mundo donde la globalización y el desarrollo continuo de la tecnología pareciera que hicieran que el tiempo avanzara cada día más rápido, los emprendedores debemos tener a la mano herramientas que nos permitan tomar decisiones de forma acertada y eficiente. De esto depende que nuestro emprendimiento esté a la vanguardia y sea competitivo.

Tomar decisiones de manera rápida, que sean las necesarias para el momento, que den los resultados esperados y que usen la menor cantidad de recursos posibles, son sin duda el gran reto de los directivos de las empresas en todo momento.

Existen muchos factores que se deben tener en cuenta para la toma de decisiones, pero resumiendo podríamos mencionar los siguientes:

Contar con información precisa:

Existe una frase muy cierta que reza: “Quien maneja la información maneja el poder”, y es que en la medida en que contemos con la mayor cantidad de datos, podremos analizar mejor toda la situación, considerar los pros y los contras de manera holística y decidir de la mejor manera.

Debemos tratar de recabar todo lo relacionado con las circunstancias en torno a lo que nos atañe. Es importante comentar que poseer información errónea nos llevaría indudablemente a la toma de decisiones desacertadas que no nos permitiría hacernos un juicio claro y objetivo del problema.

Sistemas de información y bases de datos:

Si hablamos de un mundo totalmente globalizado donde basta con pasear por internet para conseguir información de todo tipo, es obligatorio pensar que debemos aprovechar toda la información que exista en la web y extraer la mayor cantidad de datos posibles para estar siempre a la vanguardia del segmento en el que nos desenvolvamos.

Método Delphi:

Si la situación es mucho más compleja, atendiendo a lo que comenté antes acerca de que las personas desde afuera muchas veces ven las situaciones más claras que los que estamos dentro, podemos buscar a expertos conocedores del tema y permitirles analizar el escenario y dar recomendaciones.

Lo más interesante de este método es que los expertos no interactúan entre sí, lo que garantiza objetividad en sus posiciones.

Lluvia de ideas con el equipo

Una de las herramientas más efectivas y rápidas para la toma de decisiones consiste en hacer jornadas de reuniones con el personal y permitirle a cada quien exponer sus ideas acerca de la situación y dar sus recomendaciones.

Muchas veces los directivos pecamos al creer que siempre tenemos la razón o en querer imponer nuestra posición, lo que cohíbe a algunas personas que quizá tengan ideas mucho más claras y consejos mucho más acertados. Recordemos que siempre alguien de afuera ve las situaciones de una manera más clara, que los que estamos inmiscuidos en el problema.

Jerarquías en las decisiones

Una forma de descentralizar y ser más eficientes en la toma de decisiones es establecer niveles según jerarquías.

Es así como podemos encontrar un nivel estratégico o de la alta dirección, al cual le corresponden las decisiones relacionadas con la planeación global de toda la empresa y donde la información que se maneja es precisa con alto nivel de razonamiento; un nivel táctico, donde se evalúan y se toman las decisiones comerciales, de ventas y mercadeo, y requieren de mayor cantidad de información para llegar a una decisión; y, un nivel operativo, al que le corresponde evaluar y decidir lo relacionado con el día a día de la organización.

Es importante comentar en este caso que la descentralización en la toma de decisiones no implica en ningún caso el desconocimiento de la directiva de lo que vaya a suceder en la empresa, ya que todas las decisiones deben estar basadas en el plan estratégico con que tiene que contar todo emprendimiento. Cualquier acción que esté fuera de los límites marcados en ese plan debe ser sometida a consideración de las cabezas de la organización.

Reuniones recurrentes para evaluar y decidir

Uno de los métodos más comunes en las empresas exitosas es no dejar nada al azar, estableciendo reuniones semanales de junta directiva, así como de los diferentes niveles decisorios dentro de la organización.

Esto permite no solo estar al día en todo lo que relacionado con la compañía, sino además ver situaciones con anticipación y aplicar correctivos tempranos, así como evaluar lo que hace la competencia, el mercado, los factores gubernamentales, impositivos y legales que quizá surjan debido a situaciones externas .

Evitar decisiones individuales

Independientemente del nivel donde se tomen la decisiones, es importante que estas surjan en consenso ya que la pasión y el amor por un proyecto podría nublarnos la visión e inducirnos a la toma de decisiones erradas.

Plan estratégico

Una empresa sin plan estratégico es como un barco sin rumbo fijo; sería imposible saber hacia dónde vamos y, por ende, sería imposible identificar la raíz de los problemas y no errar en la toma de decisiones.

Es por ello que todo emprendimiento debe contar con un plan estratégico, unas metas y la forma en cómo llegar a ellas, para que así todo el personal esté claro en los objetivos que le corresponde por área, facilitando entonces la toma de decisiones ante cualquier problema o situación especial.

Los años a nivel gerencial me han enseñado que para que una decisión empresarial y personal sea exitosa, debemos evitar la premura o concebirla de manera inconsulta. Démonos el tiempo para pensar y decidir, y tengamos la humildad de reconocer que aún cuando no lo creamos, siempre necesitamos ayuda para establecer las mejores opciones sobre la mesa.

El autor es presidente y cofundador de Trust Corporate.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook