El plan de River para comprar a Palavecino


Mientras Atlético Mineiro amaga con hacer una oferta fuerte por Nacho Fernández, River acelera para asegurarse un plan P en caso de que el creativo emigre a Brasil: la dirigencia que encabeza Rodolfo D’Onofrio está decidida a quedarse con un porcentaje mayoritario del pase de Agustín Palavecino. Este viernes se retomaron los diálogos con Deportivo Cali, que se mostró permeable a negociar una venta. Y existe optimismo, esta vez, de que el deseo del Muñeco prospere.

El viernes fue un día agitado a nivel comunicaciones. La dirigencia de River se comunicó desde temprano con los representantes del Cali ofreciendo comprar un 35% de su ficha en este mercado, comprometiéndose a adquirir 35% más adelante. Incluso se habría puesto sobre la mesa que la obligación de compra estuviera atada a la productividad del jugador, aunque los colombianos rápidamente lo desestimaron. En el cruce de llamadas Marco Caicedo, presidente del azucarero, hasta se planteó la posibilidad de vender sólo la mitad de los derechos económicos del jugador, reteniendo en partes iguales junto a Platense (su socio en la venta) el otro 50% apostando a una futura transferencia. Resta que se acuerden qué porcentaje se abonará ahora y en qué monto, y qué quedará pendiente de pago.

La gestión se ha emprolijado y está encaminada, según rezan quienes están pendientes de ella, algo que no ocurría hace una semana cuando las posturas argentina y colombiana estaban bastante más alejadas. Mientras que Enzo Francescoli proponía un préstamo con cargo (u$s 300.000) por 12 meses y con una opción de compra de 3,7 millones de dólares, Caicedo respondía con una altísima contrapropuesta: primero, una cesión de u$s 1.300.000 a deducirse de una opción de compra de u$s 4,5 millones por el 80% y, luego, dejó trascender que sólo negociaría a Palavecino a través de una operación de venta.

River no está parado económicamente en el mismo lugar que cuando comenzó a negociar por el volante creativo: la salida de Santiago Sosa al Atlanta United le garantizará un ingreso de u$s 6.000.000. Y la Tesorería podría asegurarse otra suma millonaria por una de las cláusulas del contrato de venta de Martínez Quarta. De este modo contará con dólares para invertir por el jugador al que Gallardo pidió y que imagina como el creativo de River una vez que emigre Nacho Fernández, ya sea ahora o a mitad de año.

El Cali, quien tiene la última palabra al momento de negociar, ha sufrido el desgaste de esta situación y pretende hacer el mejor negocio posible con su jugador franquicia, que ya desechó dos ofrecimientos de renovación de contrato (vence el 31 de diciembre) y que, además, supo ejercer presión en pos de forzar una salida a River: primero le solicitó a Caicedo que considerara la posibilidad de su éxodo a Núñez y, 48 horas después, le pidió al entrenador Alfredo Arias no jugar ante Envigado porque estaba enfocado en su futuro. Aquel plantón había generado malestar incluso en los hinchas. Su gesto del martes, tapándose los oídos, luego de su gol ante Boyacá Chicó, fue interpretado como una respuesta ante tanta crítica, justo cuando también comenzaba a circular que Palmeiras se encontraba dispuesto a hacer una oferta suculenta, cercana a los u$s 4.000.000 por el 80% de su ficha, y que el Porto intentaría por su parte llevárselo en junio.

Pero Palavecino quiere venir a River. Cumplirle el sueño a su familia, que es fanática. Por supuesto también comprende que ser dirigido por Gallardo podría potenciarlo a nivel internacional, permitiéndole mostrarse en una vidriera con mayor visibilidad. Está entusiasmado con su desenlace soñado. Y las gestiones, ahora sí, parecen estar avanzando.

Mirá también

Los objetivos de un River y San Lorenzo en Arsenal

Mirá también

¿Cómo armará Gallardo la zona creativa para la Copa?



Source link

SiteLock
Facebook