El nuevo volante albo promedia una amarilla cada dos partidos y no le gusta el fútbol


Iván Rossi, quien llegó este martes a Colo Colo, actuó en Huracán durante la última campaña y llegó a préstamo desde River. La opción de compra es US$ 1 millón.

Por: L.R.T.

Finalmente Colo Colo tiene al reemplazante de Esteban Pavez, quien partió luego de disputar la Copa América Brasil 2019 al Al Nasr de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Se trata de Iván Rossi (a la izquierda en la imagen), mediocampista que proviene de River Plate a préstamo hasta fin de año y que deberá luchar por un puesto en la competencia con Gabriel Suazo, Williams Alarcón, Branco Provoste y el lesionado Carlos Carmona. La opción de compra quedó fijada en un millón de dólares.

“Soy un cinco de mucho quite, que me gusta jugar simple, a dos toques, y dársela a los que saben, presionando”, dijo Rossi cuando llegó al cuadro “millonario” a mediados de 2016. Así se retrató y con el paso del tiempo las estadísticas le han dado cierta razón. 

En 22 presencias como titular en la última Superliga de Argentina con Huracán, el nuevo jugador colocolino registró diez amarillas, es decir, fue amonestado cada 2,2 partidos.  En la anterior, la 2017-2018 con River, Rossi disputó seis compromisos y fue amonestado en tres. 

Pero no es todo, el bonaerense tiene una visión muy particular del fútbol y su profesión, muy alejada del común de los jugadores. “Yo arranqué grande a jugar fútbol, a los 17. En realidad yo iba a estudiar, me gustaba el fútbol, pero no lo tomaba como algo principal en mi vida pero me vinieron a buscar tanto a casa que dije vamos a ver qué pasa”, sostuvo a Gol de Vestuario.

“No es algo que me apasione como a los demás jugadores… No lo tomo como una pasión y en los partidos no me pongo tan nervioso, lo tomo como algo más normal. Lo disfruto pero no soy de esa gente que vive para el fútbol, ni viéndolo todo el día. Me dedico a pleno, eso sí”, agregó. 



Source link

SiteLock
Facebook