El ministro de Cultura de Cuba da un manotazo a un periodista durante una manifestación


El ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, dio un manotazo a un periodista este miércoles, durante una manifestación de artistas y periodistas en la capital del país, La Habana. El incidente quedó registrado en varios vídeos que han circulado por las redes sociales.

Manifestantes y funcionarios del Ministerio de Cultura se encontraban discutiendo ante la sede del Ministerio cuando Alonso, acompañado del viceministro, Alfonso Rojas, avanzó hacia los integrantes de la protesta.

En un momento dado, el titular de la cartera dio un manotazo al periodista, identificado como Mauricio Mendoza y que trabaja para Diario de Cuba. El resto de funcionarios se acercaron y, tras unos momentos de confusión, los manifestantes se alejaron.

Los manifestantes pertenecen al colectivo 27N, un grupo de artistas, intelectuales, cineastas, realizadores, activistas y periodistas que exigen el respeto a la libertad de expresión y el cese de la censura.

Previamente, Rojas sostuvo que había invitado a ingresar en la sede del Ministerio a los manifestantes, tal y como muestran las imágenes que ha circulado por redes sociales. Sin embargo, los integrantes del 27N se negaron, por la presencia policial, según informó Diario de Cuba.

“Tres veces les pedí reunirnos”, defendió Rojas en su cuenta de Twitter. “No aceptaron y provocaron”, agregó, matizando que “respondieron los trabajadores del ministerio”. “Las provocaciones no se aceptan”, ha remachado.

Por su parte, el Ministerio de Cultura detalló que este miércoles estaba prevista una reunión en el edificio con tres portavoces del grupo designados para el diálogo y señaló que estas personas “se han caracterizado por su actitud provocadora y su relación con los medios pagados por agencias federales estadounidenses”.

“Se presentaron frente a la sede de la institución alrededor de una treintena de personas, a las que se les pidió varias veces retirarse, por el riesgo que entrañaba la epidemia de COVID-19 en aglomeraciones en espacios públicos”, agregó en un comunicado, recalcando que, ante su “negativa”, se les invitó “en reiteradas ocasiones a pasar a la sede del Ministerio de Cultura para esperar allí el esclarecimiento de la situación de algunos ciudadanos que, según plantearon los que permanecían fuera, habían sido detenidos en otros lugares de la ciudad”.

‘Show’ mediático

La cartera de Cultura agrego que, “en actitud francamente irresponsable, los que permanecían en la calle expresaron que no se irían” y “durante las más de dos horas que duraron estos incidentes, los medios pagados por el Gobierno estadounidense estuvieron comentando en vivo lo que acontecía y reforzando la matriz provocadora de los contrarrevolucionarios”.

Por ello, “los trabajadores del Ministerio de Cultura de Cuba decidieron reaccionar de inmediato”, sostuvo, explicando que se congregaron frente a los “provocadores” y les han instado a retirarse. Al obtener una nueva negativa, y ante la “evidente intención de materializar un ‘show’ mediático, los trabajadores del organismo los enfrentaron y desalojaron del lugar”, sostuvo.

Por último, ratificó su “voluntad de diálogo con los creadores honestos sobre cualquier tema relacionado con la política cultural” y retiró su “negativa” a “aceptar provocaciones o a dialogar con mercenarios”.

Piden sanciones a la UE y a EE UU

En este contexto, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) condenó lo ocurrido, que tildó de “violentas y vergonzosas actuaciones” de Alonso y Rojas y pidió tanto a la Unión Europea como a Estados Unidos que impongan sanciones a ambos.

A la UE, le solicitaron específicamente que prohíba la entrada al espacio Schengen a Alonso y Rojas y que “sean sancionados según el nuevo régimen global de sanciones en materia de Derechos Humanos de la Unión Europea”.

Del mismo modo, pidieron que queden excluidos de “cualquier proceso de diálogo bilateral entre el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y su representación en Cuba con el Gobierno cubano”.

En cuanto al Departamento de Estado de Estados Unidos, solicitaron “sanciones públicas” contra Alonso y Rojas por su “participación directa en actos violentos y que atentan contra los Derechos Humanos de intelectuales y artistas en Cuba”, según un comunicado.

“En un país normal, el señor Alonso Grau tendría que haber dimitido”, consideró el director ejecutivo del OCDH, Alejandro González Raga. “Las imágenes del ministro agrediendo físicamente a personas que se manifiestan pacíficamente en un espacio público es una muestra más de la intolerancia de los funcionarios del régimen cubano”, agregó, subrayando que el Ejecutivo cubano “que interrumpe el servicio de internet para ocultar sus tropelías es el mismo gobierno que ocupa un asiento en el Consejo de Derechos Humanos (de la ONU)”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook