El mensaje de Driussi luego de caerse su vuelta a River


Son de vodka. Y sin energizantes. Zenit frenó el deseo del hincha de River. Del que está acá y también del que está allá, de pretemporada en Dubai. El sueño de Sebastián Driussi, el fanático de 25 años que estaba dispuesto a resignar un salario impagable en Argentina para regresar a su cuna futbolera, y todo por amor. Como alguna vez lo hicieron el Chori Domínguez, David Trezeguet o Enzo Pérez. Pero no. Los rusos no habilitarán su salida: las alternativas de ataque de la plantilla se acotaron por tiempo indeterminado producto de dos lesiones. Y consideran que liberarlo resultaría imprudente cuando quedan apenas ocho días para el reinicio de la actividad oficial -el 20 de este mes jugará ante el Arsenal Tula por los octavos de final de la Copa de Rusia- y 16 para enfrentar la jornada 20 de la Russian Premier Liga, de local ante el Rostov.

Mirá también

Palavecino y Martínez: revisión y firma de contrato con River

Luego de que se cayera su regreso a River, el delantero no lo dudó y publicó un sentido mensaje en sus redes sociales dedicado a todo el público millonario. “Todo pasa por algo. Ya nos volveremos a ver”, escribió Driussi en sus historias, con un guiño para que los hinchas no pierdan la esperanza de volver a verlo otra vez en el Monumental y con la banda roja en el pecho.

El mensaje de Driussi tras caerse su vuelta a River.

El mensaje de Driussi tras caerse su vuelta a River.

Según aseguran fuentes involucradas en la negociación, fueron las bajas de Serdar Azmun y de Malcom las que obstaculizaron el éxodo de Driussi. El iraní sufrió una lesión con compromiso ligamentario durante el amistoso del 27 de enero ante el Ural de Ekaterimburgo (3-2) y se encuentra en rehabilitación, trabajando diferenciado bajo la tutela del preparador físico Andrea Skanavino, intentando acortar los plazos de su recuperación. “Es difícil decir cuándo comenzará a entrenar con el equipo o en el campo de fútbol”, admitió el entrenador, Sergey Semak. En tanto que la situación del brasileño genera mayores interrogantes: su agente, Luis Fernando Meneses García, negó que la lesión de rodilla del zurdo fuera grave (se retiró con fuertes molestias en el amistoso del martes ante Jordania producto de un mal movimiento). Sin embargo, sin información oficial de parte de los médicos del Zenit -el hermetismo es política de estado en Rusia- al mismo tiempo existe una mirada más pesimista que prevé que el extremo podría estar ausente hasta dos meses.

Mirá también

La marca de una joyita de River

De este modo, Semak cuenta con apenas tres delanteros para afrontar los compromisos oficiales venideros: el capitán Artem Dzyuba, el juvenil de 18 años Daniil Shamkin (lejos de ser titular, jugó apenas 32 minutos en la vigente temporada) y el propio Driussi, a quien el entrenador venía utilizando como volante por la izquierda pero que durante los amistosos de pretemporada también usó como segundo punta.

Dado el contexto, de liberar al argentino el club debería salir de urgencia al mercado y ya no para cubrir una baja en el ataque sino tres, y todo en menos de dos semanas: la ventana de transferencias internacionales cierra el 25 de este mes, 48 horas antes del estreno en la liga rusa en la que Zenit marcha puntero.

Mirá también

Carrascal: estudios de control y regreso a las prácticas

El plan D no era sencillo de cumplir: estaba encuadrado en el marco del deseo. Marcelo Gallardo quería tenerlo de vuelta y colaboró para azuzar el candor sentimental del delantero hablándole a diario vía WhatsApp: él mismo lo reconoció en la conferencia de prensa que brindó el martes. “Dependemos de que el equipo ruso termine de definir la situación y si se da, lo podríamos tener. No lo podemos confirmar pero ya está establecido, no escondo que vengo hablando con él casi todos los días”, había expuesto el deté. El punta activó gestiones en consecuencia con Zenit, el club que en 2017 ejecutó su cláusula de rescisión y pagó 17.700.000 millones de dólares por él, quedando todo supeditado a su poder de convencimiento. Al modo en el que jugara sus cartas de seducción, como acceder a una extensión de su contrato por otra temporada (hasta el 30 de junio de 2023) aun cuando desde su entorno negaron que esto fuera necesario, o bien comprometiéndose a brindar alguna otra contraprestación que dejara satisfechos a los directivos de San Petersburgo para que, le permitieran salir a cambio de un oneroso préstamo, superior al millón y medio de dólares a deducirse de una opción de compra.

Mirá también

La vuelta al Monumental tiene día y hora

Aunque las lesiones de dos compañeros jugaron en contra de Driussi y de su ilusión de hincha. “Posta que extraño mucho River, literal”, había dicho en Twitch en diciembre. La pequeña hendija de esperanza que parecía seguir abierta quedó obturada producto de las bajas. Y le quitó la posibilidad a Gallardo de sumar una variante de élite en la zona de ataque: será momento de analizar otra alternativa. Porque todo jugó en contra de River. No hay dudas: son de vodka…

Mirá también

Suárez no tiene lesión, ¿llega al domingo?

Sebastián Driussi soñaba con volver a ponerse la camiseta de River. El delantero surgido en el club estaba dispuesto a resignar una montaña de billetes para regresar a Núñez, pero una situación inesperada en el Zenit, dueño de su ficha, hizo que la situación pase de muy difícil a casi imposible… ¿Qué pasó?

Mirá también

La pobre actuación del campeón que sacó a River de la Copa

Durante los últimas días, en plena pretemporada, el club de San Petersburgo sufrió las lesiones de Malcom (rodilla), el brasileño ex Barcelona, y del iraní Sardar Azmoun (tobillo), quien estaba en el radar del Napoli, dos de sus delanteros. De esta manera, al técnico Serguéi Semak sólo le quedan tres atacantes a disposición: el capitán Dzyuba, el juvenil Shamkin, de apenas 18 años, y el propio Driussi.

Frente a este escenario, el club ruso cerraría filas y no dejaría salir a Driussi, a pesar de su deseo. De entrada, si el Gordo se iba, Zenit iba a tener que salir a buscar un delantero. Pero ahora, a la espera de saber la gravedad de las lesiones, serían dos los cupos vacíos.



Source link

SiteLock
Facebook