El emotivo último adiós de Coque Malla a su padre, Gerardo Malla


El actor y director de teatro Gerardo Malla ha fallecido este sábado. Su hijo, el cantante Coque Malla, le ha dedicado una emotiva despedida en un mensaje en Twitter.

Acompañando a una foto del artista, los hijos del finado, Miguel y Coque, publicaron estas palabras: “Se ha ido nuestro padre; en paz, tranquilo y rodeado de amor y cuidados”.

“Mercedes Sanz La Parra, su mujer desde hace 35 años, que lo acompañó desde entonces y cuidó de él en los últimos y difíciles momentos, y nosotros, Miguel Malla y Coque Malla, sus hijos, os agradecemos de todo corazón todas las muestras de respeto, cariño y pésame. Descansa en paz, Gerardo Malla. Descansa en paz, papá”, concluyeron.

Biografía

Nacido en Buendía, Cuenca, España, el 24 de noviembre de 1936, estudió Arte Dramático e inició su carrera en el cine, en el que destacaron sus trabajos en Goya, de Quevedo, y Flor de Santidad, de Marsillach.

En teatro, destacan sus interpretaciones en Las visitas de la vieja dama, La buena persona de Sezuán, A puerta cerrada, Marat Sade, Tartufo y Sócrates.

En Televisión Española actuó en numerosos espacios dramáticos, y entre sus muchas intervenciones cabe destacar: Ricardo III, Amalia, Hamlet y Papá Goriot.

Es autor de un guión titulado Historia de Miguel, más conocido como el sepulturero enamorado de la dama de la flor del alba.

Tras sus éxitos con La taberna fantástica y Bajarse al moro, en 1987 centró su interés en Valle-Inclán, autor que Malla consideraba uno de los más importantes del teatro español. Así, en octubre de ese año dirigió para el Festival de Otoño de Madrid la obra del escritor gallego Las galas del difunto.

En 1988, Malla fue uno de los creadores, junto al escritor José Luis Alonso de Santos, el actor Rafael Alvarez y el productor Jesús Cimarro, de la productora teatral Pentación.

Con ella pusieron en escena Pares y Nines, de Alonso de Santos, Amado monstruo, de Javier Tomeo y Miles gloriosus, de Plauto y El pícaro, aventuras y desventuras de Lucas Maraña, una versión de Fernando Fernán-Gómez que bajo la dirección de Gerardo Malla, se estrenó el 10 de julio de 1990 en el Corral de Comedias de Almagro (Ciudad Real).

En 1990, Gerardo Malla fue galardonado con el premio de teatro que anualmente concede el Hotel Meliá Parque de Valladolid. En esa ocasión Malla mereció el premio al mejor actor por su papel en Pares y Nines.

Durante 1991 dirigió la obra El desdén con el desdén, de Agustín Moreto, que durante ese año se representó por toda España y en 1992 se estrenó en Madrid y Barcelona.

En 1992, El desdén con el desdén se representó en Santafé de Bogotá y en Medellín, bajo el patrocinio del Ministerio de Cultura y de la Comisión colombiana del V Centenario. Ese año llevó a cabo la dirección de El pícaro, aventuras y desventuras de Lucas Maraña, que se puso en escena el 8 de septiembre, en Sevilla, en el Teatro Central de la Exposición Universal.

En 1993, dirigió el montaje de la última obra de José Luis Alonso de Santos: Dígaselo con valium, que se estrenó en Bilbao, el 13 de septiembre.

Dos meses más tarde, el 19 de noviembre, Malla reapareció en la interpretación después de dos años dedicado a la dirección teatral. En esta ocasión escenificó el único papel masculino en la obra de Neil SimonEl último amante que se estrenó el 19 de noviembre en el Teatro Rojas de Toledo.

Ese mes, la obra se puso en escena en Barcelona, en diciembre se representó en San Sebastián y posteriormente en Madrid.

El 10 de enero de 1994 fue galardonado con el Premio de Teatro Ercilla que promueve y patrocina la cadena hotelera del mismo nombre “a la mejor labor por sus tres estrenos consecutivos en Bilbao, dos de ellos exclusivos, en el Teatro Baracaldo.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook