Diarrea, dolor de cabeza, fatiga… los otros síntomas ‘escondidos’ que pueden indicar que tienes coronavirus


Fiebre, tos y pérdida de olfato es la triada clásica de síntomas del coronavirus, que indican que una persona tiene muchas probabilidades de estar infectada y debe hacerse una prueba. Pero un nuevo estudio ha puesto foco en los demás síntomas de la enfermedad, que pueden sacar a la luz un tercio adicional de casos.

Una imagen captada con un microscopio electrónico y coloreada muestra una célula infectada por el coronavirus SARS-COV-2 (en amarillo), obtenida de la muestra de un paciente de COVID-19.

De acuerdo con un nuevo estudio publicado por el King’s College de Londres, un tercio de los infectados por coronavirus no experimentaron ninguno de los tres síntomas clásicos en los primeros días de la infección.

El análisis, hecho sobre 122.000 adultos en el Reino Unido a través de la app ZOE COVID Symptom Study, ha mostrado que limitando la detección a tos, fiebre y anosmia solo afloran el 69% de los casos, mientras que si la lista de síntomas se extiende a siete se detectarían el 96%.

Fatiga y dolores

Esos síntomas sobre los que el estudio llama a poner el foco son, además de la triada clásica, fatiga, dolor de cabeza, dolor de garganta y diarrea. Síntomas que ya se habían identificado asociados con el SARS-CoV-2: el Ministerio de Sanidad español ya los había identificado dentro de una larga lista, pero los había señalado como poco frecuentes. Ahora, el estudio británico los destaca como importantes.

Personal sanitario trabaja en la Unidad de Cuidados Críticos del hospital Santa Creu i Sant Pau en Barcelona.

La investigación ha destapado que algunos de esos síntomas aparecen primero. El dolor de cabeza y la diarrea se darían en los primeros tres días de la infección, mientras que la fiebre lo haría hasta el séptimo. 

Un 31% de las personas con Covid no tuvieron fiebre, tos ni anosmia en las primeras etapas de la infección, cuando el virus es más trasmisible. 

Clasificación de los síntomas más frecuentes de la Covid persistente.

Los investigadores hicieron un modelo para saber qué proporción de positivos se descubren con cada síntoma en los primeros días de la infección. Cuando se limita a tos y problemas de respiración, se identifican un 46% de los positivos; si se agrega fiebre, la proporción de positivos aumenta a 60%, y con la anosmia el porcentaje crece al 69%.

Pero cuando a la lista se añaden los casos la fatiga y dolor de cabeza, los positivos identificados aumentan a 92%. Los investigadores admiten que estos dos síntomas se dan en muchas otras enfermedades, pero han hecho un llamado a que se tengan en cuenta dentro de los modelos detección, en combinación con otros.  

Una mujer se lleva las manos a la cabeza por el dolor.

Además de estos, otras investigaciones han desvelado síntomas poco frecuentes. Es el caso de escalofríos, pérdida de apetito o dolores musculares que salieron a la luz a principios de mes.

“Sabemos desde el principio que con solo centrarse en la triada clásica de tos, fiebre y anosmia se pierde una parte importante de positivos”, señala Tim Spector, uno de los participantes en la investigación. “Identificamos la anosmia como síntoma en mayo y ello llevó a las autoridades a añadirla a la lista”.

“Ahora está claro que debemos ampliar la lista”, agrega. “



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook