Demócratas: en busca de sacar a Trump


Un día después de que una turba, instigada por el Presidente Donald Trump, irrumpiera en el Capitolio, interrumpiendo la ceremonia de confirmación de la victoria de Joe Biden, en unos disturbios que dejaron cuatro muertos, con el correr de las horas aumentaban las voces que exigían la destitución del Presidente republicano, ya sea mediante un juicio político o invocando la Enmienda 25.

Aunque el Presidente Trump se comprometió este jueves a una “transición ordenada” después de que el Congreso ratificara la victoria de Joe Biden la madrugada del jueves, el mundo político en Washington quedó impactado con los eventos del miércoles y la líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, junto con el jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, pidieron al vicepresidente Mike Pence que invoque la Enmienda 25, que le permite a él y a una mayoría del gabinete declarar al Presidente “no apto” para ejercer sus funciones y sacarlo del poder.

Si Pence se niega a actuar dijeron que los demócratas estaban preparados para acusar a Trump por segunda vez durante su mandato. “Si bien solo quedan 13 días, cualquier día puede ser un espectáculo de terror para Estados Unidos”, dijo la representante de California, calificando las acciones de Trump como un “acto sedicioso”.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, habla con los periodistas. REUTERS / Erin Scott

Schumer, por su parte, escribió un comunicado en el que señaló que lo ocurrido en el Capitolio fue una “insurrección contra Estados Unidos, incitada por el Presidente”. “Si el vicepresidente y el gabinete se niegan” a hacerlo, “el Congreso debe reunirse para iniciar un proceso de juicio político contra el Presidente”, agregó el senador de Nueva York. “Este Presidente no debería ocupar el cargo ni un día más”, dijo en un comunicado.

Pelosi dijo que esperaba tener una respuesta de Pence dentro del día sobre si intentaría utilizar la Enmienda 25. Los dos líderes demócratas intentaron llamar directamente a Pence, pero se quedaron en una línea de espera durante 20 minutos sin que el Vicepresidente contestara, dijo The New York Times.

Trump debe entregar el poder a Joe Biden el 20 de enero. Según algunos medios estadounidenses, miembros del gabinete del Mandatario republicano discutieron la posibilidad de invocar la Enmienda 25 el miércoles por la noche.

Además de los demócratas, entre los republicanos, el representante Adam Kinzinger, ya crítico de Trump, también llamó a seguir este camino sin precedentes en la historia de Estados Unidos. “Es con gran pesar que pido que se invoque la 25ª Enmienda por el bien de nuestra democracia”, tuiteó, acusando a Trump de haber “avivado las brasas” de la violencia.

Biden, en tanto, criticó a Trump por “incitar a una multitud a atacar el Capitolio” y señaló que si fueran los manifestantes del movimiento Black Lives Matter hubieran hecho otra cosa, “habrían sido tratados de manera muy, muy diferente”. El Presidente electo hizo estas declaraciones durante el anuncio de su candidato a fiscal general e indicó que “en los últimos cuatro años hemos tenido un Presidente que ha dejado claro su desprecio por nuestra democracia, nuestra Constitución y el estado de derecho en todo lo que ha hecho”.

“No estaba claro qué tan rápido podrían actuar los demócratas para acusar a Trump. No hay un precedente claro para llevar a un exfuncionario a juicio en el Senado, y con solo 13 días restantes de su mandato, no es seguro que los demócratas pudieran realmente lograr un proceso tan complicado y políticamente tenso en un calendario reducido”, escribió el periódico.

El analista el cientista político de la Universidad de George Washington, Michael Cornfield, señaló que el juicio político y la destitución, a diferencia de la invocación de la Enmienda 25, sería un camino “mucho más rápido y directo en las circunstancias actuales”. “El debate en el Congreso no sería sobre su capacidad para desempeñar los deberes del cargo, sino sobre los crímenes que ha cometido. Además, el Congreso podría destituir al Presidente y estipular que no se le permita postular nuevamente”, dijo a La Tercera.

Una unidad de la Guardia Nacional de D.C. proporciona una presencia de seguridad en el Capitolio de los EE. UU. en Washington. REUTERS / Jonathan Ernst

Por otro lado, en conversación con La Tercera, el abogado experto en crisis políticas, James Robenalt, explicó que no cree que exista tiempo suficiente para un impeachment. “Hay procedimientos y ambas cámaras del Congreso deben considerar, discutir y votar. La Cámara de Representantes probablemente podría acusar a Trump rápidamente con una mayoría de votos, pero el Senado necesita una mayoría de dos tercios para condenarlo”, sostuvo.

A su juicio, hay dos razones por las que Pence y el gabinete podrían invocar la Enmienda 25. La primera es que “perciban que Trump pretende seguir incitando a la insurrección, que podría convertirse en una insurrección armada”. Mientras que “la segunda sería si existe una seria preocupación de que Trump pueda perdonar a quienes participaron en la insurrección o a sí mismo”. “Ese tipo de indultos sería inaceptable para el pueblo estadounidense, pero difícil de litigar en los tribunales porque el poder del indulto es muy amplio e ilimitado. Podrían ver la necesidad de quitarle el poder para evitar un daño profundo que tales indultos causarían al Partido Republicano en el futuro”, concluyó.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook