del coronacrash a un rebote vertiginoso, con subas de hasta 6.500%


Las expectativas sobre la economía real y el mercado de capitales se deterioraron de forma repentina en el primer trimestre. En marzo, el peor momento del año, el VIX, también conocido como el “índice del miedo” pulverizó los récords de la crisis subprime de 2008 (se disparó por encima de 80 puntos, cuando la media histórica es de 18 puntos) y el índice S&P 500 sufrió un desplome de casi 34% desde el máximo previo de febrero, un verdadero coronacrash. “No impactó tanto el porcentaje como la velocidad de la destrucción de valor. La crisis de la pandemia hizo en 23 ruedas lo que a la crisis subprime le demoró 250 jornadas”, aseveró un informe de GMA Capital.

Posteriormente, la expectativa por el desarrollo la vacuna, un rebote en “V” de las principales economías, la asistencia fiscal y la inédita inyección de liquidez de los bancos centrales (los países más avanzados destinaron en promedio más de 20 puntos del producto entre gasto social, sanitario, asistencia directa y préstamos) permitieron recobrar el aliento del mercado.

Criptomonedas – mercados.jpg

Ya hacia el epílogo del año las elecciones presidenciales en EEUU, con la victoria del demócrata Joe Biden y la promesa de estabilidad en el comercio internacional, junto con la aprobación oficial de vacunas por parte de varios laboratorios terminaron de configurar un año signado por la volatilidad extrema y por las diferentes velocidades de mejora entre Wall Street (mercados financieros en máximos históricos) y Main Street (la actividad global terminaría el año con una recesión de más de 4 puntos, la mayor en tiempos de posguerra), describió GMA Capital.

Bajo este contexto, los activos estrella en el año más atípico de la historia reciente fueron las acciones tecnológicas, los papeles vinculados al sector de la salud, los metales preciosos, los commodities, y las criptomonedas (y empresas relacionadas), que, en algunos casos, anotaron subas muy poco frecuentes, de hasta el 6.500%.

“Fue un año liderado por las acciones del sector de tecnología de punta, que rebotaron con fuerza después del desplome de marzo, no solo por el efecto de la cuarentena y el mayor encierro, sino por la utilización a gran escala de tecnología de punta”, remarca Gustavo Domínguez, CIO de AdCap. Explica que este sector tuvo “una mega capitalización en parte por la expansión y el abaratamiento de la tecnología de inteligencia artificial, machine learning (aprendizaje de máquinas) y la distribución de la quinta generación de redes inalámbricas (5G) en todo el mundo”.

La pandemia llevó además a la repatriación de los procesos industriales de las grandes compañías del oeste de EEUU, cuya cadena de suministros estaba increíblemente concentrada en China. “Esa repatriación hace que no haya una mejora en los procesos en industriales, sino una reinvención y reconstrucción de todos los procesos industriales con tecnología de punta”, acota el CIO de AdCap.

Este escenario, junto con la “inundación” de liquidez por parte de los bancos centrales del mundo, que llevaron las tasas a prácticamente 0%, hizo que los grandes flujos de capital se vuelquen a grandes escalas a las acciones.

Coincide Mauro Mazza, research de Bull Market Brokers, que lo mejor paso por tecnología. “La cuarentena aceleró los tiempos y la necesidad de reestructurar negocios, desde el Disney + a Wal Mart +, todos con estructura en la nube”, comenta. Así, el shock de la pandemia y el cambio en los hábitos de consumo durante el “lockdown” fueron los catalizadores de las acciones “tech”.

Tesla, la empresa que vale más que todas las automotrices juntas

auto electrico1.jpg

Aunque vende menos autos que las automotrices tradicionales, Tesla sigue batiendo récords en Wall Street.

Aunque vende menos autos que las automotrices tradicionales, Tesla sigue batiendo récords en Wall Street.

Pixabay

Dentro del índice Nasdaq 100, que engloba la centena de papeles tecnológicos más relevante del mercado, lo más descollante se vio por el lado de Tesla: la empresa de Elon Musk que diseña, fabrica y vende autos eléctricos pegó un salto del 735%, para alcanzar una capitalización bursátil equivalente a todas las empresas automotrices del mundo juntas.

“Hay muchos factores que explican su disparada de 2020. La gente piensa que es solo una compañía de automóviles, pero en realidad es una compañía de desarrollo original de inteligencia artificial. Tiene acumulados 5,5 billones de millas de todos los autos que tiene en el mundo, de los cuales recolecta datos. Además, es una empresa de producción de baterías, donde por tecnología ha logrado reducir la utilización de cobalto al 60% de sus baterías, y está en camino de reducir totalmente este metal en los próximos dos años, con la fábrica de baterías que acaba de instalar en Texas”, señala Domínguez. Independientemente de todo esto, el último impulso lo dio su ingreso al S&P500, algo que forzó a muchos managers pasivos en el mundo, que siguen el índice neoyorquino, a comprar TESLA, y eso explica el último 30% – 40% de suba que ha tenido.

Para Mazza, “la empresa es seguramente el mejor reflejo de una burbuja especulativa, como pocas veces se dan en el mercado. Multiplicó por cinco su capitalización de mercado desde los mínimos de la cuarentena, y algunos la colocan como la empresa que se llevó una parte importante de los cheques del gobierno, dado que era la más operada por plataformas como Robin Hood, que no cobran comisiones por operar y son ideales para inversores sin mucho conocimiento”.

De todos modos, hay una perlita: Tesla no fue la automotriz que más subió en 2020. Otra empresa de autos eléctricos tuvo una suba aún más frenética. Se trata de NIO, conocida en el mercado como “la Tesla china”. Sus acciones se revalorizaron en el año más 1.135%.

Tecnológicas y no tecnológicas beneficiadas por la pandemia

Zoom fiestas.jpg

Yahoo

Fuera del caso excepcional de Tesla, otros gigantes tecnológicos beneficiados por la pandemia, como Amazon, Apple, o Microsoft, tuvieron subas extraordinarias de hasta el 80%, mientras que la plataforma de videoconferencias Zoom saltó un importante 405,3%.

También vale destacar la performance de los unicornios argentinos, Mercado Libre y Globant, dos de las tres acciones nacionales (la otra fue Ternium) que evitaron los signos rojos en Wall Street. La empresa de e-commerce de Marcos Galperin cerró 2020 con un ascenso récord del 192,7%, mientras que la compañía que comanda Martín Migoya escaló un 105,4%.

A su vez, otra empresa de e-commerce, Jumia, la “Amazon de África”, escaló +502%.

Pero no solo las tecnológicas fueron una de las grandes ganadoras por la pandemia, también lo fueron otro tipo de empresas, proveedoras de productos demandados en la nueva normalidad. A saber: Kirkland -cadena minorista estadounidense que vende decoración del hogar, muebles, accesorios y regalos, entre otros-, se apreció un 1.336%; Nautilus -fabricante de equipos de ejercicios-, subió 930%.

Laboratorios impulsados por la vacuna

inter-VAcuna-REUTERS.JPG

La vacuna de Moderna tiene una efectividad del 94,1%.

La vacuna de Moderna tiene una efectividad del 94,1%.

También se registraron saltos inéditos en las acciones de varias farmacéuticas o laboratorios que llevan adelante los desarrollos de vacunas contra el Covid-19.

Por ejemplo, Moderna voló un 436,3%. Pero el caso más singular del segmento es el de la también estadounidense Novavax, que acumuló una disparada del 2.751%.

Suba récord: Bitcoin y empresas relacionadas a criptos

bitcoin

Para los analistas, "no es una buena señal a corto plazo".

Para los analistas, “no es una buena señal a corto plazo”.

Pixabay

Otro de los grandes ganadores del año fue el Bitcoin, que marcó nuevos récords y superó los u$s29.000 en el último día del 2020. A lo largo de todo el año, consiguió un incremento que rozó el 300%, pero si se mide su performance desde el mínimo anual de u$s4.000 anotado en marzo, su incremento supera el 600%. En medio de la enorme emisión monetaria a nivel global, la criptomoneda se convirtió en un refugio frente a las monedas de los países. Así, otras criptos, como Ethereum, se multiplicaron más de 5 veces.

Pero si a saltos inconmensurables se refiere, bien vale mencionar el caso de algunas empresas vinculadas a las criptomonedas. El caso paradigmático es el de Bit Digital, compañía que se dedica a la minería de Bitcoin, es decir, lleva adelante un conjunto de procesos necesarios para poder realizar validaciones, así como el procesamiento de las transacciones de la criptomoneda dentro de una Blockchain o una cadena de bloques. Esta empresa, que cotiza en el Nasdaq, fue la que más subió en los mercados en todo el 2020: +6.500% (pasó de u$s0,33 a los u$s21,94). Otras empresas del segmento que también subieron fuerte son Riot Blockchain (+1.417%); y Marathon Patent (+1.064%).

En metales, el oro se lo llevó la plata

Oro Plata precio cotización valor.jpg

Gentileza: Wanderglobe

Dentro de las inversiones más tradicionales, la plata, con un avance de 48%, fue el instrumento más dinámico de 2020. El oro también exhibió un contundente avance de 24%, el más alto en una década. “El boom detrás de los metales preciosos e intrumentos alternativos está asociado a la expansión de la liquidez global y la expectativa de un rebrote inflacionario. Por caso, los bonos estadounidenses TIPS (que ajustan por inflación) a 10 años tienen un rendimiento negativo de 1% anual, algo que ni siquiera se vio en durante la crisis subprime”, dijo GMA Capital.

El renacer de la soja

Campo granos exporrtación soja barco cosecha.jpg

La oleaginosa creció más de 41% en el año, seguida por otros commodities agrícolas, que tuvieron su revancha en 2020. Tras un primer trimestre flojo (el precio llegó a caer 14%), la mejora de las expectativas globales, la recuperación en “V” de China (principal demandante) y el aumento de la probabilidad de sequía por “La Niña” provocaron que la tonelada de la oleaginosa superara los u$s480, su mayor valor en 6 años y medio.

Biden y energías renovables

Joe Biden

NA

La victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de EEUU en noviembre pasado hizo disparar a varias acciones vinculadas con las energías alternativas, dada su promesa de campaña de incentivar el desarrollo de este sector en pos de una economía más sustentable.

Las acciones de Beam Global – se dedica a la invención, diseño, ingeniería, fabricación y venta de productos de energía solar- saltaron un 1.488%, mientras que los papeles de SunRun -proveedor estadounidense de paneles solares residenciales y baterías para el hogar- treparon un 404%. Por último, el ETF (fondo cotizado) Invesco Solar (TAN) acumuló en el año un incremento del 235%.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook