¿Del colchón a una inversión? Dónde y cuándo apostar 10.000 dólares según tu perfil


Según el INDEC, son 247.343 millones de dólares los que los argentinos guardan fuera del sistema. Este dato surge de su último informe “Balanza de pagos, posición de inversión internacional y deuda externa” del organismo estadístico oficial, que corresponde al tercer trimestre de 2020. El monto arrojado comprende a los ahorros que los ciudadanos argentinos tienen declarados, pero fuera del sistema. Esto incluye tanto a billetes y monedas en cajas de seguridad, o “en el colchón”; en el país, o el exterior; además de depósitos en cuentas, o cajas de ahorro en el exterior.

Esto muestra con claridad la desconfianza de los ahorristas hacia el sistema financiero local, caracterizado por realizar cambios en las reglas del juego continuamente y sin aviso, implicando que cada episodio termine aumentando el apetito por la dolarización.

Sin embargo, no es un buen negocio tampoco optar por tener los dólares guardados en nuestras casas o “parados” en una caja de ahorro bancaria ni tampoco en una caja de seguridad, en la cual además de soportar el costo de tener ocioso el capital (como los que guardaron bajo el colchón), se sufre un costo por el mantenimiento de la cuenta y la inflación que año a año tiene Estados unidos. No es ninguna ventaja, sobre todo, cuando el mercado de capitales internacional nos ofrece una amplia gama de instrumentos para colocarlos y hacerlos rendir.

La estrategia radica en diversificar y armar las carteras de inversión en base al perfil de riesgo de cada inversor y teniendo en cuenta el horizonte o necesidad de liquidez. Por tal, con un capital inicial de 10 mil dólares, vamos a plantear posibilidades de inversión para cada perfil.

Para inversores más conservadores, la alternativa del tradicional plazo fijo en dólares paga tasas anuales inferiores al 1% en la mayoría de los bancos. Esta resulta la opción menos conveniente cuando tenemos en cuenta las previsiones de la Reserva Federal con respecto a la tasa de inflación para el 2021 en Estados Unidos, que arroja un posible aumento en los precios del 2,1% anual.

De esta manera, el capital podría posicionarse en Fondos Comunes de Inversión LATAM/ USA, donde el objetivo de estos es la protección del capital en moneda dura diversificando la exposición al riesgo de mercado local, e invirtiendo en deuda emitida por empresas latinoamericanas en conjunto con deuda estadounidense en un fondo abierto con un objetivo de preservación de capital. Su cartera de inversión está compuesta por instrumentos de renta fija en dólares de emisores de países como EE.UU., Chile, Brasil y Uruguay, los cuales podrían rendir entre 2 y 7 % anual en dólares

Para los perfiles moderados, hoy la mayoría de las sociedades de Bolsa nos ofrecen acceder a una cuenta comitente que nos permite operar en mercados internacionales. Un buen instrumento para aquel inversor que quiere alejarse del riesgo argentino, y lograr rendimientos en moneda dura con perspectivas a mediano/largo plazo , son los ETFs (Exchange Trade Fund, por sus siglas en inglés), son fondos mutuos y tienen la particularidad de cotizar en la Bolsa como si fuera una acción. Este instrumento se posiciona entre lo que sería un fondo común de inversión y cualquier otro activo que cotiza en la Bolsa. Se pueden formar carteras sumamente diversificadas teniendo en cuenta los objetivos por los cuales se decide invertir, ya que se ingresa en un portafolio de diferentes instrumentos. Estos buscan replicar el rendimiento de otro activo o canasta de activos, como un índice (S&P 500, que contiene las 500 empresas más grandes de Estados Unidos), un sector (consumo básico, discrecional, energía, industrial), o por ejemplo un commodity (oro, petróleo, metales industriales, soja, maíz, entre muchos otros) . Además, a través de ETFs se puede invertir en conjuntos de deuda emitida por los distintos gobiernos estatales y municipales de los Estados unidos, en deuda privada emitida por empresas de primer nivel mundial, en ETFs de monedas, que replican el comportamiento de las principales divisas, como así también por otro lado, permiten acceder a inversiones en real estate, más conocidos como REITS y a una infinita gama de opciones de inversión en diferentes actividades económicas alrededor del mundo desde la comodidad de nuestras casas.

Cuando el apetito al riesgo es mayor , es decir si tenemos un perfil de inversor más agresivo, con un horizonte a largo plazo, con un mercado accionario internacional atravesando momentos de volatilidad, con el covid-19 que no disipa en las principales economías del mundo, pero con la mirada puesta en una recuperación de la economía a medida que avance el proceso de vacunación, y con el continuo accionar de los Gobiernos y Bancos centrales amortiguando los efectos de la pandemia, creemos que estos sectores y empresas podrían resultar una oportunidad:

  • Consumo básico a través de empresas como Procter & Gamble, Walmart, Pepsico y Coca Cola.
  • Aprovechar las correcciones del mercado inmobiliario mediante Real Estate Investment Trust ( REITS) con objetivos comerciales.
  • Así también, destinar parte del capital a sectores como energías renovables e industrial, que con la llegada de BIDEN como presidente se esperan políticas públicas destinadas a estos.
  • Sector financiero y el sector industrial en el corto plazo.
  • Y tener un pie en tecnología más allá de la alta volatilidad en los últimos tiempos, siempre es aconsejable, Amazon, Mercado libre, Intel.
  • También por último comenzar a analizar empresas dedicadas a la minería de criptomonedas y a la implementación de seguridad informática que cotizan alrededor del mundo.

* El autor es asesor financiero de Parthenon Investment Group



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook