Declarada inconstitucional en Portugal la prohibición de festejos taurinos | Cultura


El Tribunal Administrativo y Fiscal de Oporto ha declarado inconstitucional la decisión del ayuntamiento de Póvoa de Varzim de prohibir los espectáculos taurinos, que había decidido la cámara municipal a mediados de año. El acuerdo había impedido varias corridas en los meses de verano.

A la prohibición municipal habían recurrido judicialmente varias asociaciones taurinas que han conseguido una sentencia favorable a su postura aunque llega  después de la temporada de festejos taurinos. Aún así, la Federación Portuguesa de Tauromaquia anuncia la celebración de festejos en esta ciudad antes de finalizar el año. “La sentencia es una victoria de la libertad cultural y para la cultura taurina de Portugal”, señala la federación en un comunicado. “A partir de hoy queda claro que ningún municipio en Portugal puede prohibir festejos taurinos, porque viola los derechos y las libertades fundamentales de todos los ciudadanos portugueses. El derecho a organizar, participar y acceder a festejos traurinos es un derecho fundametal, garantizado por la Constitución”.

El ayuntamiento de Póvoa, sin embargo, no ve en la sentencia un rechazo  a su acuerdo, ya que la cámara municipal había suspendido los festejos con el argumento de que el recinto previsto no ofrecía la adecuada seguridad y ese argumento no lo hecha por tierra el tribunal.

Desde hace años, los partidos ecologistas intentan en el Parlamento la prohibición de los festejos taurinos, pero sus iniciativas son rechazadas gracias a la mayoría de la cámara que junta a los partidos del centro derecha con el Partido Comunista y algunos diputados socialistas. Sin embargo, en estos años, el movimiento antitaurino sí ha conseguido que  los espectáculos taurinos quedaran exentos de la bajada del IVA implantada a todas las actividades culturales. Por otra parte, también ha sido criticado el ministro de Agricultura por asistir a una corrida de toros.

Pese a todo ello, la afición a los toros se mantiene en el país y también un ligero aumento en espectáculos y espectadores. En este año, según las cuentas del sector, ha aumentado un 25% el número de aficionados que han asistsido a fiestas taurinas.

En Portugal, con la excepción de un par de festejos de tradición histórica, está prohibido matar al toro en el ruedo, aunque sí es banderilleado por toreros y rejoneadores. En las corridas, suelen participar grupos de forcados aficionados, cuyo fin es inmovilizar al animalcon la fuerza de sus brazos y su cuerpo.

 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook