Cuba: una revolución dentro de la Revolución


Arribar al 1ro de enero de 2021 marcará sin dudas un hito en la vida de los cubanos.

El año que culmina ha sido “el más duro de la Revolución en las últimas décadas”, como ha afirmado el presidente cubano Miguel Díaz Canel Bermúdez.

Cuba ha vivido un año 2020 diferente y expectante. Finalmente llegó el día cero, que no podía ser otro mejor que el 1ro. de enero, fecha que a partir de 1959 renovó las esperanzas del pueblo y que ahora marcará el inicio de la Tarea Ordenamiento.

El período que culmina también ha probado nuestra capacidad de resistencia ante las adversidades. La Revolución se fortalece.

Nos toca a sus hijos trabajar con voluntad y optimismo, con el mismo espíritu de victorias que hemos demostrado en muchas batallas.

Pocas veces, en la historia reciente de la isla, hemos asumido con tanta responsabilidad los nuevos desafíos.

El enfrentamiento a la Covid- 19 y la Tarea Ordenamiento, dos aspectos que nos convocan a un nuevo orden, disciplina y exigencia.

El proyecto de reordenamiento económico es sin dudas una revolución dentro de la Revolución y, como toda decisión trascendente, no estará exenta de riesgos ni incomprensiones: se trata de uno los retos más arduos que en todos ordenes ha enfrentado el país.

Complejidad acrecentada, tal y como afirmara el presidente Miguel Díaz-Canel “…por los efectos del bloqueo recrudecido, la situación de la pandemia de COVID-19, la crisis económica internacional y los impactos que han ocasionado a la economía nacional”.

La actitud inmediata es promover el interés y la motivación por el trabajo. Hacer que los que producen las riquezas materiales y espirituales de la sociedad tengan una mejor calidad de vida, y garantizar para todos mayor equidad de oportunidades, derechos y justicia social, pero desterrando para siempre el igualitarismo, un camino ya transitado sin muchos resultados, aunque con sobradas distorsiones.

No habrá terapias de choque, nadie quedará desamparado, pero hay que trabajar. Eso ha quedado refrendado en numerosas intervenciones de los principales dirigentes.

La práctica será quien diga la última palabra. Esta importante decisión no será la solución mágica de todas nuestras dificultades, que sabemos no son pocas, pero sí ayudará a la economía del país a avanzar con pasos más sólidos y elevará la productividad del trabajo y la calidad de vida del pueblo.

Fue el 2020 un año diferente, duro, pero enaltecedor.

El año que nos confinó para cuidarnos de la Covid-19, nos hizo vencedores y salvadores por la vida, nos condujo a pensar y actuar diferente, nos realzó el orgullo de ser cubanos, nos convidó cada noche a aplaudir por la vida, a coronarnos de humanismo, a empezar una nueva normalidad con medidas y un nuevo código de vida.

Si hemos sido capaces de desafiar por más de 60 años el férreo bloqueo norteamericano y desarmar los desesperados intentos de la disidencia para subvertir la Revolución, también lo seremos para salir airosos en este momento.

Recibamos el aniversario 62 del triunfo de la Revolución más unidos y fortalecidos. #CubaViva.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook