¿Cuáles son los instrumentos más atractivos para invertir en pesos?


Otra opción a tasa fija es la de los bonos a dos años. Al respecto, el analista de Delphos Investment, Leonardo Chialva, remarcó que estos instrumentos rinden casi el doble que los plazos fijos pero advirtió sobre el riesgo de fijar una tasa por un largo período, lo cual puede significar un mal negocio en caso de que se acelere la inflación o se produzca un salto brusco en el tipo de cambio.

Frente a la incertidumbre que domina a la economía doméstica, Emilse Córdoba, directora en Bell Bursátil, sostuvo que “para aquellos inversores que buscan ganarle a la inflación y no están dispuestos a sobresaltos”, lo más razonable sería invertir en bonos CER (TX24) y/o bonos dólar linked (T2V1), estos últimos ajustados en función del deslizamiento del tipo de cambio oficial.

El Gobierno recurrió a los dólar linked para frenar la corrida cambiaria de octubre con dos licitaciones que le permitieron al Ministerio de Economía conseguir más de $265.000 millones. De esta manera, la cartera conducida por Martín Guzmán les ofreció a los inversores una cobertura frente a un eventual salto del dólar pero a la vez dio una señal de que no tiene previsto una devaluación brusca. Mientras tanto, los instrumentos CER son la “figurita” del mercado: en la última licitación del Tesoro, el 77% de la demanda se concentró en este tipo de activos, entre los cuales se destacó una letra con vencimiento en mayo de 2021.

Federico Furiase, director de la consultora EcoGo, recomendó invertir en el tramo medio de la curva de bonos CER ya que se verifican rendimientos reales más seductores que en el tramo corto, del 6,5% en el caso del TX24. El economista justificó su sugerencia al advertir para el corto plazo un escenario en el cual no habrá un salto discreto del tipo de cambio oficial y la inflación irá por encima de una tasa de interés “que no sube con la velocidad y la intensidad necesaria”, teniendo en cuenta el inminente desarme del aumento estacional en la demanda de pesos, que el riesgo sanitario implica una expectativa de mayor déficit fiscal y que una posible sequía implica una expectativa de menor oferta de dólares comerciales.

Furiase también resaltó como atractiva la opción de invertir en bonos soberanos en dólares, que están expresados en pesos en el mercado local, “para estar cubiertos frente a un recalentamiento de la brecha cambiaria, aprovechando las paridades en dólares, las tasas en pesos reales negativas y un dólar MEP/CCL en zona de $140 anestesiado por las ventas de bonos del BCRA y la pax cambiaria con las ALYCs”.

Por otra parte, en un escenario optimista, el analista dijo que estos títulos tienen “margen de recuperación partiendo de rendimientos en 16% en un mundo de tasas cero/negativas” y puntualizó sobre el rasgo positivo del efecto paso del tiempo (time value): “Si el Bonar 2030 (AL30) rindiera lo mismo que hoy en un año, el precio subiría en torno a 16% porque va a ir convergiendo a la paridad de 100 que paga de valor nominal”.

Ante esta oferta diversificada, Chialva aseguró que “el mercado argentino te permite tener todos los vehículos a disposición dependiendo de la visión que vos tengas”. “Si esperás una inflación a la baja te conviene una inversión a tasa fija; si proyectás una inflación al alza sin una brusca devaluación los bonos CER pueden ser una alternativa; si por el contrario creés que puede haber una brusca devaluación los bonos dólar linked pueden formar parte de tu portafolio”, explicó.

“Hay momentos en los cuales funcionan bien los instrumentos atados al dólar financiero, cuando los dólares financieros se ponen muy caros empiezan a andar bien los bonos que ajustan por inflación, después puede venir un ritmo de devaluación más acelerado y ganan atractivo los bonos dólar linked. A diferencia de otros países, donde predominan visiones estructurales, en Argentina hay que tener un poco más de pragmatismo y versatilidad porque las cosas son muy cambiantes”, sentenció.

Por último, los inversores tienen la opción de comprar acciones, cuya conveniencia depende en buena parte del sector de la economía en el cual se realiza la inversión, entre otros muchos factores que condicionan la rentabilidad de los activos. En los últimos meses, muchos ahorristas se volcaron a los cedears, que son certificados que le permiten a empresas extranjeras emitir acciones en el mercado local.

Córdoba destacó a estos instrumentos como una buena opción, fundamentalmente para las apuestas en commodities, como el caso de la minera Barrick Gold. Para tener en cuenta: la baja de los dólares financieros y los vaivenes de los activos en el exterior constituyen los riesgos de este tipo de decisiones.

En resumen, las opciones para invertir en moneda doméstica están. Sin embargo, con una tasa de interés poco atractiva en términos reales, presiones inflacionarias por la inercia y los precios regulados que comenzarán a descongelarse y ante la incertidumbre que se traduce en expectativas de devaluación todavía latentes, las alternativas más demandadas, porque brindan una mayor seguridad, son aquellas indexadas a la suba de los precios y del dólar.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook