Convencidos de que Trump ganó, republicanos de Georgia se movilizan por comicios del Senado


Sentado en su banco de trabajo en la parte trasera de la tienda donde repara artículos de cuero y vende sombreros de vaquero y banderas confederadas, Paul Coffey dice creer firmemente que Donald Trump ganó en el estado de Georgia, a pesar del resultado oficial.

Pero incluso si cree que ha habido fraude, este excontrolador de tráfico aéreo no duda, como muchos republicanos en Dalton, -donde esperan por la noche al presidente estadounidense para un gran mitin-, de que votará por su partido en la decisiva doble elección al Senado del martes.

Trump “ganó en Georgia si se hubiese hecho legalmente… Creo que mucha gente vino de otros lugares para votar en Georgia”, dice Coffey, de 84 años a AFP.

Pero “es importante votar” por los senadores republicanos, insiste.

“Tienes que intentarlo”, dice Cammie Slaughter, una ama de casa de 38 años a la que le gusta venir a ayudar a Paul Coffey en su tienda de la calle principal de Dalton, una ciudad pequeña y limpia.

Ella también ya votó por los republicanos, explica mientras perfora correas de cuero. Situada en la zona rural del noroeste de Georgia, la región es un bastión conservador.

Para Coffey y Slaughter, lo que está en juego es demasiado alto: el control del Senado de Estados Unidos y con él, el equilibrio de poder en Washington una vez que el demócrata Joe Biden suceda a Donald Trump el 20 de enero.

Dos senadores republicanos se jugarán sus escaños el martes: Kelly Loeffler y David Perdue. Los demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff esperan vencerlos y así inclinar al Senado hacia su partido.

Joe Biden y Donald Trump vinieron personalmente a Georgia el lunes para hacer campaña para movilizar a sus electores.

Las acusaciones infundadas de fraude electoral que el mandatario ha lanzado podrían desalentar a algunos electores a votar, un riesgo para los republicanos en lo que promete ser una elección muy reñida.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook