Contrato para semáforos inteligentes causa polémica


Rechazo e indignación ciudadana provocó ayer la Resolución No. 106 del Consejo de Gabinete, en la que se autorizó a la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) a negociar un contrato directo con la empresa Kapsch Trafficcom Trasportation, S.A, de $3.3 millones, para el estudio, diseño, equipamiento, instalación, operación y mantenimiento del sistema centralizado de semáforos.

Los ciudadanos cuestionan esta contratación en medio de la crisis por la pandemia de la Covid-19 y, además, que se trata de la misma empresa que en el pasado reciente se llamó Telvent Tráfico y Transporte, S.A. y que en 2007 instaló semáforos inteligentes en la capital, la mayoría de los cuales resultó inoperante.

Ameth Guevara, funcionario de la ATTT, salió al paso de las críticas y explicó que no se trata de instalar nuevos semáforos, sino de dar mantenimiento a la red que ya existe.

Justificó el mantenimiento del sistema, porque, según él, de ello depende la movilidad de la capital. Son 180 semáforos de la red centralizada.

Empresa cambia de nombre y pacta nuevo contrato con ATTT

En medio de la crisis económica y sanitaria que vive el país por la pandemia del nuevo coronavirus, el Consejo de Gabinete, a cargo del presidente Laurentino Nito Cortizo, autorizó a la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) para otorgar un contrato directo por $3.3 millones a la empresa Kapsch Trafficcom Trasportation, S.A. para el estudio, diseño, equipamiento, instalación, operación y mantenimiento preventivo y correctivo del sistema centralizado de semáforos en la ciudad de Panamá.

180 semáforos

Según la ATTT, a la red de centralización a la que se pretende dar mantenimiento están conectados 180 semáforos. Además, están centralizadas cámaras de monitoreo. Estos equipos tienen más de 5 mil 700 dispositivos asociados (cables, luces, postes, cajas soterradas).

Esta decisión del Gabinete ha provocado rechazo e indignación ciudadana, sobre todo porque Kapsch Trafficcom Trasportation, S.A., antes Telvent Tráfico y Transporte, S.A., de origen español, fue en el pasado la proveedora de 180 semáforos inteligentes en la ciudad de Panamá, a un costo de $22.3 millones, la mayoría de los cuales resultó inoperante.

En efecto, una investigación de La Prensa en 2013 reveló que el 80% de los semáforos que instaló Telvent a partir de 2007 estaban desconfigurados desde 2010: de 180 dispositivos, 144 no funcionaban. En ese momento, la ATTT comunicó que la mayoría de estos semáforos se desconfiguró en la ejecución del programa “Asfaltando tu ciudad”, del Ministerio de Obras Públicas.

Además, Telvent Tráfico y Transporte, S.A. es una de las empresas mencionadas en la investigación por los presuntos sobornos que FCC pagó en Panamá, como lo revelan documentos que maneja la Fiscalía Especial Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada de España.

Según esos documentos, Telvent transfirió por lo menos $5.5 millones a las cuentas del abogado Mauricio Cort. El método consistía en establecer sobreprecios en las obras públicas, contratos, adendas o cualquier dinero endeudado.

Cort es señalado en investigaciones que sigue el Ministerio Público panameño como supuesto enlace de FCC con los destinatarios finales de los sobornos, que se habrían concretado a través de la sociedad Arados del Plata, S.A

En 2016, la directiva de Telvent Tráfico y Transporte, S.A. aprobó el cambio de nombre a Kapsch Trafficcom Trasportation, S.A. Hoy, su presidente es Javier Aguirre Heriz, mientras que Marcus Handl figura como vicepresidente y Sergio Fariña Morales como secretario.

Para suscribir el contrato, el Gabinete alegó que “es evidente la necesidad de mantenimiento para el sistema centralizado de semáforos”, y agregó, además, que “ante la imposibilidad de esta institución (ATTT) de culminar oportunamente con el proceso de licitación, se hace necesario la contratación, vía procedimiento excepcional”.

En este último sentido, precisó que en 2019 la ATTT elaboró un pliego de cargos y anunció un acto público que, sin embargo, no se concretó ante la falta de una certificación de la Autoridad de Innovación Gubernamental (AIG). En noviembre de 2020, Kapsch presentó una oferta, que fue acogida ahora.

En la resolución del 22 de diciembre de 2020, el Gabinete señala que Kapsch “ha demostrado, con la ejecución del contrato de concesión No. 30-2007 y sus respectivas adendas, que es capaz de brindar el servicio… hasta tanto se inicie el procedimiento de selección de contratista, se puede elegir el mejor oferente y realizar la celebración del referido contrato”.

Así las cosas, Carlos Lee, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, manifestó que este contrato es un escándalo más, que muestra la forma cómo se manejan los fondos públicos.

“No se conoce cuál es el plan de gobierno para poder hacer frente a la gran crisis que está atravesando el país. Cuáles son las prioridades, cómo se apoyará a las familias más vulnerables, pero se avala un contrato sin saberse esas prioridades”, destacó.

Para el diputado independiente Juan Diego Vásquez, aprobar un contrato directo de semáforos a una empresa “corrupta”, en medio de una pandemia que el lunes cobró la vida de 52 panameños, es terrible e insensible. “Esto muestra que el Gobierno no improvisa, sino que no le importa con el país ni con los panameños. [Su] única prioridad [es] robar”, dijo.

Por su lado, el abogado Ernesto Cedeño consideró que la autorización es una “incongruencia total”, sobre todo en medio de la pandemia, en la que los panameños “se están comiendo un cable”.

En tanto, José Isabel Blandón, presidente del Partido Panameñista, dijo que es un escándalo que hagan la contratación en medio de esta coyuntura y, peor aún, con un contrato directo.

Para él, el Gobierno abusa de las contrataciones directas. “Esa falta de transparencia le resta credibilidad al Gobierno y deslegitima cualquier llamado al diálogo”, acotó.

La ATTT se defiende

Ameth Guevara, jefe de los dispositivos de la ATTT, explicó a este medio que el servicio que prestaría la empresa es específicamente el “mantenimiento” preventivo y correctivo del sistema que existe actualmente. La resolución de Gabinete habla de diseños, equipamientos e instalación.

Pero, ¿por qué esa sociedad? Según Guevara, es la que implantó el sistema en 2007 y es la fabricante de los controladores de tráfico, que sería en este caso uno de los componentes importantes del sistema, y del software que se usa en la gestión del sistema para atender alarmas en los semáforos.

“Esta administración, con este contrato, busca extender los servicios de mantenimiento, con el objetivo de cumplir con los tiempos necesarios para los procesos de selección de contratistas que pueda suplir las necesidades actuales y futuras que tenga la movilidad de la ciudad de Panamá”, dijo.

Un comunicado de la entidad detalló que el contrato es por 18 meses, a un costo total de 3 millones 367 mil 706 dólares con 8 centésimos, e incluye 5 mil 718 equipos en campo y equipos hardware y software en el centro de control de tráfico. “El 54% del monto total representan los servicios de mantenimiento a los equipos mencionados, el remanente 46% del monto total de las contrataciones es por la dotación de servicios de comunicaciones, internet, para la comunicación de los dispositivos en campo con el centro de control de tráfico, y la atención a imprevistos que puedan afectar el correcto funcionamiento del sistema”, precisó. El contrato está sujeto a refrendo de la Contraloría.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook