Comunicado a los cotizantes y jubilados del Seguro Social


Nuevamente, los abajo firmantes, preocupados por la falta de información y los sesgos políticos con que se tratan los problemas de la Caja del Seguro Social expresamos los siguiente:

1. Reiteramos que cualquier propuesta de solución a la estabilidad y solvencia de ambos programas de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), pasa por eliminar los enormes déficits de caja causados porque los cotizantes reciben mucho más dinero de lo que aportan, por lo que se están agotando las reservas, al punto que, el Sistema Exclusivo de Beneficio Definido (SEBD), no contará con recursos para honrar las pensiones en menos de 36 meses.

2. El Sistema Mixto (SM), padece del mismo problema. El monto de las cotizaciones, los años que se cotizan y la temprana edad de jubilación, igual desangrarán ese programa. La única diferencia es que ese sistema, mantiene mayores reservas. Y de no hacer nada, lo único que tendremos será una agonía más prolongada.

3. El desequilibro de ambos sistemas tiene una causa biométrica y social estructural. Este descuadre, agravado por años de desgreño administrativo y un régimen de inversiones rígido y burocratizado, empeoran la solvencia de ambos sistemas.

4. Sin medidas que formen más ahorro en cada uno de los programas, como son más años de cotizaciones, más edad para jubilarse y aportes más robustos, que contrarresten las pérdidas actuales, los programas no tienen ninguna posibilidad de recuperarse. Cualquier novedosa idea de sumar, consolidar, empréstito o diferir los flujos de los programas, son medidas cosméticas e ilusiones ópticas, que solo alargan la supervivencia política del gobierno de turno y de sus aliados, en perjuicio de las próximas generaciones.

5. Y de allí que, ahora, el gobierno, la administración de la Caja y parte de su directiva han flotado la idea de que una fusión o una consolidación de ambos programas o un préstamo de un programa a otro sin ninguna capacidad de repago, resuelve a mediano plazo la falta de liquidez. Nada más distante de una solución duradera y de cara a la salud financiera del país.

6. Usar los recursos del Sistema Mixto para prolongar la vida del SEBD es igual que trasfundir sangre de un enfermo a otro más enfermo. Si no paramos la hemorragia, ambos programas fenecerán. Y no solo por falta de liquidez, sino porque la causa principal del mal, el crónico déficit que como metástasis cancerosa, crecerá geométricamente, destruyendo toda posibilidad de rescate.

7. De acuerdo al informe de la Junta Técnica Actuarial (JTA), una consolidación o fusión sin incrementar los parámetros de los programas, cuadriplicaría el déficit máximo por año. O sea, los pocos años que acumularíamos en liquidez para pagar las pensiones, lo pagaremos con creces, en el aumento enorme de las obligaciones de ambos programas, al punto, de hacerlos impagables. Así, acabaremos utilizando la mayor parte de los ingresos fiscales, que deben destinarse a potenciar la educación y la salud pública sobre todo de los más necesitados, para sostener un sistema de pensiones fracasado y populista.

8. Lo que afirmamos está sustentado en análisis actuariales y financieros. Invitamos a compartirlos y debatirlos. No nos mueve otra cosa que promover una discusión racional y técnica para que las pensiones sean cónsonas con los aportes que hacen los cotizantes más los réditos que generen la inversión productiva de esos recursos. Así, fortaleceremos el ahorro nacional y proporcionaremos una vejez digna a los actuales y futuros pensionados.

Dr. Carlos David Abadía A. CIP 8-137-935

Roberto Brenes P. CIP 4-82-101

Dino Mon V. CIP 8-344-996

Juan Lacalle M. CIP N-15-187

César A. Tribaldos G. CIP 8-201-2664

Jorge Nicolau Pérez. CIP 8-155-1594

“Las afirmaciones, opiniones y todo lo expresado en este comunicado son responsabilidad única de su autor y quienes sufragan su publicación”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook