Claudia López: la alcaldesa que apostó por la xenofobia institucional


“Aprovecho la ocasión para pedir excusas. Dos veces me he referido al tema de la población migrante y dos veces he causado una polémica que no es lo que queremos causar”. Esta fueron las palabras que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López dirigió a los venezolanos en un intento por resarcir la incesante campaña antivenezolana que ha empleado la burogamestre desde su llegada a la primera magistratura de la capital neogranadina.

Descalificativos como “delincuentes” y “criminales” han sido la constante en el discurso de López para referirse a los venezolanos a quienes acusa de ser los responsables de la violencia que se suscita en Bogotá, afirmación que choca con la realidad revelada por Migración Colombia que en voz de su director, Juan Francisco Espinosa, señaló que solo el 2% de los delitos que se cometen en el vecino país son obra de migrantes.

“Como todo en la vida se han presentado casos de venezolanos que han cometido errores, unos muy graves como el de la semana pasada en Bogotá y por los que deben responder ante la justicia, como tendrían que hacerlo un colombiano, un ecuatoriano o un peruano. Eso no tiene nacionalidad”, subrayó el funcionario de migración en respuesta a las afirmaciones que ha realizado la alcaldesa.

“Tenemos actos muy violentos de migrantes venezolanos. Este no es un tema de hurto, primero asesinan y luego roban”, han sido algunas de las acusaciones realizadas por López, discurso que ha significado un cambio radical de su antigua posición de “progresista” en la que llegó a criticar a Juan Manuel Santos e Iván Duque por dedicar sus discursos a Venezuela y no a la violencia y hambre que existe en Colombia, pero que además ha significado un justificativo para quienes atacan a los migrantes con insultos y en algunos casos violencia.

Los vaivenes de la “progresista”

El viraje ideológico y discursivo pareciera perseguir a Claudia López tal como lo demuestra su intento por estudiar medicina en la Polonia socialista -luego de ser rechazada por la Universidad Nacional- deseo que fue impedido por la caída del bloque socialista europeo, por lo que optó por realizar estudios políticos que culminó con una maestría en Administración Pública y Política Urbana en la Universidad de Columbia en Nueva York, Estados Unidos.

Como activista estudiantil se le reconoce su labor en la organización del movimiento universitario “Séptima Papeleta” que entre 1989 y 1990 impulsó la realización de una Asamblea Nacional Constituyente que se hizo realidad en 1991.

Además el nombre de Claudia López, ha estado vinculado a otros escándalos que han llegado a instancias judiciales, entre los que se encuentra una denuncia por corrupción durante su paso como directora del Departamento Administrativo de Acción Comunal Distrital en la primer alcaldía de Enrique Peñalosa en 2005, la cual fue desdeñada por la contraloría.

A este se suma la demanda entablada por el expresidente Ernesto Samper en 2011, a quien como escritora del diario El Tiempo, le acusó de haber participado en el asesinato de Elizabeth Montoya de Sarria, quien fue protagonista de excepción en la infiltración de dineros del cartel de Cali en la campaña del exmandatario.

“A los venezolanos todo se les ofrece”

Con la llegada de la pandemia, Bogotá afronta una crisis de desempleo que ha traído como consecuencia una creciente ola de robos, hurtos y violencia que muchos aseguran ha mermado la popularidad de López que en respuesta ha decidido redirigir su estrategia inicial de inclusión hacia el antivenezolanismo.

“Ya pagamos la comida, el nacimiento, la escuela. Qué pena, pero lo único que no podemos cubrir es el arriendo”, dijo el 3 de abril de 2020 durante sus acostumbrados mensajes para “rendir cuentas” a los bogotanos sobre el destino de sus impuestos que aseveró han servido “para subsidiar por tres años” a los migrantes venezolanos.

Pese a esta “aclaratoria”, la burgomaestre no ha cesado en su insistencia por atribuir a los venezolanos los problemas que existen en la capital neogranadina como consecuencia de años de malas administraciones, la criminalidad que impera en el vecino país dominado por el paramilitarismo y el narcotráfico, así como por el recién llegado Covid-19.

“Los colombianos necesitamos garantías. A los venezolanos todo se les ofrece, ¿qué garantías tenemos los colombianos? Bogotá es la ciudad más afectada”, espetó dando continuidad a su línea de defensa del discurso xenófobo, por el cual ha llegado a calificar de hipócritas a quienes les han cuestionado.

Discurso Nazi

El inocultable chauvinismo de Claudia López ha tenido el apoyo del presidente Iván Duque quien el 6 de mayo de 2020 señaló que los ataques de la alcandesa bogotana contra los venezolanos son parte de la visualización de un problema que tiene su centro en la ausencia de recursos que debe ser desembolsados por la comunidad internacional.

“Yo no llamaría la situación que enfrenta Bogotá como xenofobia de carácter institucional, no, eso no lo comparto (…). Lo voy a decir con mucha crudeza: no puede recaer solamente sobre nosotros como Gobierno nacional o en el caso de los gobiernos locales de Colombia toda la responsabilidad para atender un choque migratorio de esta naturaleza, se necesita también una gran movilización de recursos de donantes que nos llegue”, dijo el mandatario que tras la llegada de Joe Biden al poder en Estados Unidos en este 2021 dio un vuelco de 180° y ahora se declara defensor de los venezolanos y señala a Claudia López de xenófoba.

En contraposición al apoyo que hasta hace poco ofrecía el presidente colombiano y la derecha neogranadina, la izquierda y el progresismo del vecino país ha sido frontal en los cuestionamientos a la xenofobia promovida por López, como es el caso del excandidato presidencial Gustavo Petro quien la calificó de “Nazi”

A este se unió el político y periodista Carlos Galán -hijo del excandidato presidencial asesinado, Luis Carlos Galán-, quien sostuvo que el discurso “taquillero” de la alcaldesa “no es responsable ni serio” y enfatizó que solo “alimenta la xenofobia”.

Excusa insuficiente

Estas críticas han sido recogidas y puestas en acción por David Racero, miembro de la camara de diputados del congreso colombiano y dirigente de la coalición de izquierda “Lista de la Decencia”, quien acudió este 13 de marzo a la fiscalía para solicitar una acusación contra Claudia López por xenofobia.

“Es evidente que la alcaldesa de Bogotá ha hecho declaraciones en contra de los ciudadanos venezolanos que hacen que el rechazo hacia la población migrante aumente y que se ejerza violencia en contra de éstos”, declaró Racero al momento de realizar esta demanda de acusación contra López que más allá de la “excusa” ofrecida cinco días después de la solicitud ante la fiscalía, no ha demostrado un cambio real en su discurso y acciones contra los “delincuentes” y “criminales” venezolanos migrantes que son objeto de agresiones por parte de colombianos que han sido aupados por el discurso de su alcaldesa y símbolo de la “Colombia verde”.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook