Bogotá: Qué hay detrás de la pelea del Concejo de Bogotá y la alcaldesa Claudia López – Bogotá



Las relaciones entre el Concejo de Bogotá y la alcaldesa Claudia López de nuevo pasan por una crisis. Pero esta no es la primera vez que se presentan roces entre la corporación y la mandataria o miembros de su gabinete. En efecto, en el primer año de gobierno fueron varias las ocasiones en las que se presentaron momentos de tensión.

(Le recomendamos: Las obras que les abrirán paso a las pilonas del metro) 

En esta ocasión la causa fue el debate de moción de observación al secretario de Salud, Alejandro Gómez. Y si bien este no prosperó, pues solo 15 cabildantes votaron a favor -otros 27 la negaron y 3 se abstuvieron-, esto enfureció a López, que en varios tuits utilizó calificativos, como “oportunismo y mezquindad”, para rechazar las críticas al funcionario y señaló a los promotores de estar haciendo campaña y de pretender “forzar” la renuncia de Gómez.

“Uribismo, petrismo y oportunismo hacen campaña añorando que Bogotá fracase y la muerte nos arrase. Lamentan que el sistema hospitalario no colapse, que hayamos superado con el cuidado de todos el segundo pico, desprecian el esfuerzo colectivo por la vida. Mezquindad sin límite”, escribió Claudia López en uno de cinco mensajes publicados el jueves pasado sobre el tema.

Los calificativos utilizados por la mandataria causaron molestia en el Concejo, particularmente entre quienes apoyaron citar al secretario a una sesión de moción de observación.

El funcionario ya había estado cinco días respondiendo en la corporación por el manejo de la pandemia.
Sin embargo, sus respuestas no dejaron satisfechos a muchos de quienes expusieron sus críticas.

El concejal que promovió el debate de control político fue Luis Carlos Leal, quien es médico y llegó al cabildo distrital con el aval del Partido Alianza Verde, el mismo de la alcaldesa, en un acuerdo con el movimiento Activista, del cual es fundador el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez.

La moción fue firmada por 15 cabildantes de las bancadas de Colombia Humana, el Centro Democrático, Bogotá para la gente, una del Polo Democrático y otro de Cambio Radical y dos de Alianza Verde.

“Que se conteste al debate con insultos no es lo adecuado, ni le queda bien a la alcaldesa. Por eso surge este roce. Como Concejo nos molesta que la respuesta a un trabajo riguroso sea tratarnos de mezquinos, oportunistas y uribipetristas”, dice Leal, quien señala que el control político es una facultad del Concejo y que no hay ninguna otra motivación  más que llamarle la atención al funcionario (a Alejandro Gómez) por no haber respondido a los temas de fondo que se plantearon en el debate de cinco días.

Leal insiste en que las cifras de ocupación de camas UCI que reporta la Secretaría de Salud en la página web Saludata no corresponden a la realidad y que hay acoso laboral y amenazas de despido a trabajadores de la red hospitalaria.

“Lo que ha dicho la Personería es cierto. Las cifras de las Uci en Saludata no corresponden con la realidad física, en ese momento y ayer. Hay un problema de doble contabilidad. Tienen que decirnos la verdad, porque con base en esas cifras ellos están tomando decisiones”, asegura el médico y concejal, quien considera que lo que están haciendo desde la Alcaldía es desviando la atención del debate.

“Ella (la alcaldesa) también estuvo en la posición nuestra y cuando fue senadora hizo debates de control político bastante rigurosos. Viniendo de hacer un buen control político y ser una excelente congresista y excelente mandataria, tiene que entender que si hay algunos errores, la corporación está para eso, si no está permitida la crítica o una investigación, entonces, cerremos el Concejo”.

(Además: Así fueron los días de hambre de un médico para convalidar su título)
 
La misma posición tiene el expresidente del Concejo Carlos Fernando Galán (Bogotá para la gente), quien asegura que las respuestas del Secretario no resolvieron sus interrogantes y dudas, y aclaró que la moción de observación “es un llamado de atención cuando el Concejo está en desacuerdo con una actuación o una respuesta de un funcionario” y no busca la renuncia del funcionario, como sí sería la moción de censura.

“La mayoría del Concejo quedó muy sorprendido con las respuestas del Secretario, que no contestó lo que se le pidió. Hizo una cosa pequeña y corta, como informe de gestión. Él reaccionó y volvió y tomó la palabra al final y se dedicó a contestar inquietudes puntuales para poder decir que contestó, pero muchas de las cosas de fondo quedaron sin responder”, señala.

Con cifras de Saludata del 15 de enero, Galán cita que se ha fallado en varios temas. Por ejemplo, el rastreo de contactos que tiene un contagiado no era de 10 personas sino de 1,78 y más del 65 por ciento de los casos se diagnosticaban cuando ya habían pasado 6 días del inicio de síntomas.

Por todo eso, el excandidato a la alcaldía asegura que lo sorprendieron los tuits de la alcaldesa y que detrás de esa reacción lo que hay es una profunda preocupación de la mandataria por la caída en las encuestas y por los “errores que se han cometido” y las decisiones extemporáneas tomadas en el segundo pico de la pandemia.

“Ella está angustiada por esa situación, saben que ha habido problemas y son conscientes de la situación gravísima que hay de seguridad. Todo eso la tiene golpeada”, asegura  Galán, quien reitera que decisiones como las cuarentenas en el segundo pico de contagio se tomaron a principios de enero, cuando el número de infectados y la mayoría de indicadores empezaban a mostrar una tendencia a la baja.

Galán también señala que la alcaldesa ya les ha mostrado que “no le gusta el control”. “Desde que llegó al gobierno, cuando le hacen control es, dice que es por oportunismo,  por mezquindad. Y cuando ella (como senadora) lo hacía, sí era por patriotismo y con altura. Tiene que entender que en la democracia tenemos que tener control y aceptarlo y respetarlo, porque ese el ejercicio legítimo de la democracia y del equilibrio”.

(Le recomendamos: Los principales debates en el Concejo esta semana) 

Carlos Carrillo (Polo Democrático), otro de los citantes del Secretario de Salud  y de quienes votaron a favor de la moción de observación, se identifica con Galán en el sentido de que la alcaldesa “no tolera la crítica” y de que la moción de observación era un llamado de atención al  funcionario por no haber resuelto las inquietudes de fondo planteadas durante el debate de control político.

“Soy consciente del desprestigio del Concejo, pero algunos ejercemos nuestra obligación de hacerle control político a la alcaldesa y estábamos en una cosas bastante seria, liderada por Luis Carlos Leal, que no es ni pretrista, ni uribista, ni oportunistas, ni mezquino, sino un médico que llegó al Concejo haciendo campaña con los médicos y es una persona respetable y tiene una única finalidad, que es velar por el bienestar de los médicos y que se salven vidas, que es lo único que nos debería importar ahora”.

Carrillo afirma que aún está esperando las respuestas a su denuncia de que entre junio y septiembre del año pasado, 215 personas fallecieron cuando estaban esperando una UCI. “Yo no puede asegurar que se murieron esperando la UCI, lo que puedo asegurar es que a 215 personas, entre junio y septiembre, se les concultó su derecho a recibir una UCI. ¿Cuál es la respuesta a eso’, aún no aparece”, insiste Carrillo.

Sobre este nuevo roce entre la alcaldesa Claudia López y el Concejo, la presidenta de la corporación distrital, María Fernanda Rojas, se mostró conciliadora y llamó a la “tranquilidad” y a no “romper los puentes” que se han tendido entre la Administración y el Concejo.

“En esto no se debe lastimar tanto con las palabras y el lenguaje. Así como le estamos diciendo a la gente cuídese, póngase el tapabocas, lávese las manos, los políticos deberíamos cuidarnos de no caer tanto en esa beligerancia de las palabras, porque eso rompe puentes y porque, finalmente, ahora lo que la gente quiere saber es para dónde vamos, y la tarea del Concejo y de la Alcaldía es trazar ese norte y cómo vamos a reactivarnos”, señala.

(Además: Las razones detrás de la histórica caída de delitos en Cundinamarca)

La presidenta del cabildo distrital además dijo que en la democracia la diferencia y la discusión política es entendible y necesaria. “No podemos esperar que los políticos no hagamos debates políticos, todos los debates en el Concejo son políticos”.

Rojas considera también como “innecesarias las palabras” utilizadas por la alcaldesa en sus tuits, pero dijo que fue una reacción frente a la moción de observación del “coequipero” de la mandataria en el manejo de la peor crisis sanitaria que ha tenido la ciudad y el mundo en los últimos 100 años.

“Alejandro Gómez ha sido muy importante en la gestión de la crisis y la alcaldesa reconoce en él su bastión para que la ciudad haya podido salir adelante. Eso me imagino que le duele y la afecta, pero me parece innecesario que lleguemos a ese nivel de agresión en el lenguaje”, añade la concejala, quien también señala como “injusta” y sin razón la moción de observación al Secretario de Salud.

Pero Alejandro Gómez no es el primer miembro del gabinete de Claudia López al que le hacen un debate de moción de observación en el Concejo y, como se están moviendo algunas bancadas, tampoco será el último.

En esa situación ya estuvo Nicolás Estupiñán, el secretario de Movilidad, y se viene hablando de que el próximo podría ser el secretario de Seguridad, Hugo Acero. De hecho, el año pasado no prosperó una moción de censura que promovió Colombia Humana contra el funcionario.

También cabe recordar que la relación entre la Alcaldía y el Concejo ha tenido ya varios momentos de tensión. Uno fue en la discusión del plan de desarrollo, a raíz de un tuit en el que la mandataria cuestionó un supuesto “lobby indebido” y “plata debajo de la mesa de intereses privados”; otro cuando la Alcaldía retiró el proyecto de ‘Plan Marshall’ y el Secretario de Gobierno culpó al Concejo de vicios de trámites.

Otro más se presentó en el inicio de la discusión del proyecto de cupo de endeudamiento. En ese momento, la bancada de Cambio Radical recusó a uno de los ponentes y coautor en la demanda contra el metro. Esto terminó hundiendo el proyecto en sesiones ordinarias.

Y otro momento de tensión fue cuando funcionarios de la Secretaría de Gobierno hicieron fotos y videos del recinto vacío al mediodía, durante una sesión semipresencial, las cuales fueron difundidas por redes sociales, lo que fue calificado por varios cabildantes como un “show mediático” de Luis Ernesto Gómez.

En la Administración de Enrique Peñalosa un sector del entonces Concejo intentó promover sin éxito -ni siquiera se discutió- una moción de observación contra el secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo.

La única ocasión en que ese recurso ha sido votado en contra de un funcionario del Distrito fue en la primera alcaldía de Antanas Mockus, cuando el cabildo distrital  aprobó la moción de observación contra Efraín Alberto Becerra Gómez, en ese momento secretario de Tránsito.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
Editor de Bogotá
@guire24​





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook