“¡Ayudadnos!”, el grito agónico de los tablaos tras el cierre de Villa Rosa


El mundo del flamenco se ha concentrado de nuevo este jueves tras el cierre definitivo del tablao Villa Rosa de Madrid, tercero que lo hace en la ciudad a causa de la pandemia, con un “desahucio” simbólico en el que batas de cola y mantones han volado desde los balcones y en el que un grito agónico se ha hecho oír tras 12 meses de parón.

“¡No es solo una foto! ¡Hagan algo, por favor, ayudadnos!”, ha reclamado de manera espontánea una de las artistas que ha participado en el acto organizado por la Asociación Nacional de Tablaos Flamencos de España solo dos meses después del celebrado ante el Ministerio de Cultura sin que, aparentemente, nada haya cambiado para ellos.

Su presidente, Juanma del Rey, ha recordado que desde el 14 de marzo de 2020 la facturación de este tipo de espacios, “que dan empleo al 95% de los artistas del género en España y tienen un impacto indirecto en la economía española de 7.000 millones de euros anuales”, solo ha representado el 1% respecto a 2019.

“Mantener un espectáculo de 10 artistas más el equipo con estos aforos es prácticamente inviable. Normalmente caben unas 80-90 personas de media en un tablao; con las restricciones, pasan a ser solo 30. Los que abren lo hacen por desesperación y algunos han tenido que volver a cerrar porque las pérdidas eran aún mayores”, ha explicado.

Según sus previsiones, no podrán abrir con normalidad hasta finales de 2022. “Pero prácticamente ninguno podrá sobrevivir hasta esa fecha”, ha denunciado el también copropietario y director de Corral de la Morería, quien ha pedido “que esta muerte no sea en vano y despierte la conciencia para que sea la última”.

En ese sentido, se ha mostrado “esperanzado” ante la reunión que mantendrán el próximo 9 de marzo con el Ministerio de Cultura, “una reunión que ha costado doce meses celebrar”, ha reconocido, y en la que expondrán que los apoyos al sector se han revelado “insuficientes”.

Villa Rosa, que abrió sus puertas en 1911, era el tablao más antiguo de Madrid. Recibió a lo más granado del flamenco y se convirtió en un espacio además mítico no solo por su fachada protegida, sino por su inclusión en películas como Tacones lejanos de Pedro Almodóvar.

De su clausura, que llega tras el reciente cierre de otros dos locales emblemáticos de la ciudad como eran Café de Chinitas y Casa Patas, ha hablado emocionada su responsable, Rebeca García.

“Esperábamos abrir este año, para ya la situación era insostenible. No podemos perder lugares como estos, que aportan al barrio, a la ciudad, a España y al ámbito internacional esta riqueza cultural“, ha dicho, antes de lamentar lo que para ella se está infravalorando: “¿Por qué tenemos esa tendencia a decir que el flamenco es para guiris, menospreciando lo que se hace aquí dentro? Yo aquí he llorado de emoción”.

En la concentración ha participado activamente la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, quien ha criticado duramente la “inacción y desinterés” del Gobierno central, al que ha reclamado “ayudas directas” y no más “medidas paliativas”.

“Hoy es un día triste para la historia de Madrid”, ha subrayado la política de Ciudadanos, tras recordar que la ciudad es la Capital Mundial del Flamenco y señalar que el ayuntamiento declaró los tablaos de “interés esencial” para incluirlos en las subvenciones del plan Aplaude. “Pero las competencias llegan hasta donde llegan”, ha lamentado.

Al acto han asistido otras personalidades como el presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid, Juan Miguel Hernández León, y políticos como la concejala del Grupo Municipal Socialista de Madrid Mar Espinar (PSOE), el diputado por el Grupo Popular en la Asamblea de Madrid, Pedro Corral, y el diputado de VoxIván Espinosa de los Monteros.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook