Argos aceptó haber violado las leyes de EE. UU. y pagará US$20 millones


Noticias destacadas de Economía

La empresa aceptó la conducta anticompetitiva de un pequeño número de exempleados de una oficina local de ventas en Pooler, Georgia.

Argos USA LLC, subsidiaria indirecta de la compañía, aceptó la conducta anticompetitiva de un pequeño número de exempleados de una pequeña oficina local de ventas en Pooler, Georgia, Estados Unidos.

Así las cosas, la empresa firmó un acuerdo con la División Antimonopolio del Departamento de Justicia de Estados Unidos y realizará un pago de US$20 millones en conexión con la resolución de una investigación sobre la conducta anticompetitiva.

Vale la pena recordar que Argos fue acusada de participar en una conspiración para fijar precios, aparejar licitaciones y asignar mercados para las ventas de concreto premezclado en el Distrito Sur de Georgia y en otros lugares, anunció este lunes el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DPA).

“Los empleados de Argos y otras compañías de concreto premezclado llevaron a cabo la conspiración aumentando el precio a los clientes, asignando concreto premezclado, cobrando recargos por combustible y tarifas ambientales, y presentando ofertas a los clientes a precios colusorios y no competitivos. La conspiración acusada comenzó en 2010 y continuó hasta aproximadamente julio de 2016″, señaló el DPA en un comunicado.

Makan Delrahim, secretario de Justicia Auxiliar de la División Antimonopolio del Departamento de Justicia, dijo que “Esa resolución refleja la dedicación de la división de responsabilizar a aquellos que engañan a los consumidores estadounidenses con productos comerciales críticos a precios competitivos. La fijación de precios, la asignación de mercado y la manipulación de licitaciones no solo son poco éticas, sino ilegales. La división, junto con sus socios encargados de hacer cumplir la ley, sigue centrada en enjuiciar a los responsables de este tipo de conducta”.

De acuerdo con un comunicado de la empresa publicado en la Superintendencia Financiera, la administración de Argos USA, por fuera de la oficina de Pooler, “no participó ni toleró la conducta, que se llevó a cabo en contravención de las políticas de cumplimiento de la compañía”.

Los activos en Pooler “se vendieron años después y ya no forman parte de Argos USA. Argos USA ha aceptado la responsabilidad por la conducta de sus exempleados y continuará cooperando activamente con el DOJ en este asunto”, agregó la empresa.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook