anticuerpo asilado en una infección de 2003 podría ayudar a combatir la pandemia – Prensa Libre


Las principales potenciales mundiales ya comenzaron, desde hace semanas, con jornadas de vacunación contra la pandemia del covid - 19. Fotografía: EFE.

Las principales potenciales mundiales ya comenzaron, desde hace semanas, con jornadas de vacunación contra la pandemia del covid – 19. Fotografía: EFE.


Los científicos lograron en 2020 crear vacunas en tiempo récord. Esto ha permitido que la humanidad tenga una nueva estrategia para combatir la pandemia del coronavirus que ya ha dejado millones de casos a nivel mundial.

Pero algunos expertos en la materia buscan encontrar antecedentes que les permitan crear un arsenal certero contra una de las peores enfermedades que ha visto la humanidad en los últimos años. Para ello, algunos expertos están fundamentándose en investigaciones de años pasados.

Una de ellas es Laura Walker, investigadora de la compañía farmacéutica Adimab, en los Estados Unidos, quien junto a un grupo de expertos investiga el caso de una persona que padeció un tipo de coronavirus en el 2003.

Su trabajo consistió en aislar anticuerpos de las células de la memoria inmunitaria de la persona que sufrió SARS – CoV. Luego modificaron la estructura de los anticuerpos y lograron uno nuevo que bautizaron como ADG-2.  Este ha tenido resultados positivos en el modelo animal probado.

“En modelos de ratón inmunocompetentes de SARS y COVID-19, la administración profiláctica de ADG-2 proporcionó una protección completa contra la carga respiratoria, la replicación viral en los pulmones y la patología pulmonar. En conjunto, ADG-2 representa un prometedor candidato terapéutico de amplio espectro contra los sarbecovirus del clado 1”, señalan los investigadores en las conclusiones del trabajo.

También añaden que “en nuestro trabajo, hemos descrito un anticuerpo que neutraliza el SARS-CoV-2 con una potencia que rivaliza con los nAbs (anticuerpos ampliamente neutralizantes) clínicos actuales del SARS-CoV-2, pero también neutraliza ampliamente otros sarbecovirus del clado 1, activa potentemente funciones efectoras mediadas por Fc y proporciona una protección significativa contra el SARS y la enfermedad COVID-19 en modelos de ratón”, especifican los expertos.

Los científicos concluyen que sus investigaciones permiten un aporte invaluable para el fortalecimiento o bien para la creación de nuevas vacunas que busquen contrarrestar el covid-19, lo que vendría a darle una nueva arma a la humanidad en la lucha contra la pandemia.

*Con información de AS Actualidad.




MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook