América sufre para vencer al Querétaro en el Estadio Azteca


América ganó. Las Águilas hacen respetar su casa, el estadio Azteca. Tres puntos más a la bolsa, con la victoria de 2-1 sobre Querétaro, amanecerán de líderes con treces puntos, pero…

La prosapia del llamado “Más Grande” del país no se puede permitir un juego así, un accionar que no va con la prosapia del club. Durante más de 80 minutos América jugó con un hombre más por la expulsión del defensa Alexis Doldán de Gallos, y apenas pudo, se dejó empatar y casi al final del juego Henry Martín a base de cojones dio el triunfo.

Sí, tres puntos, pero el equipo de Santiago Solari no muestra lo que de él se espera. La presión sobre el argentino debe crecer, porque el América no puede mostrar esto, a pesar de ganar. Exigencia absoluta.

PUEDES VER: Así quedó la rodilla de Edson Álvarez, tras la victoria del Ajax

Parecía que todo iba viento en popa para las Águilas cuando el paraguayo Alexis Doldán se hizo expulsar por una tonta y agresiva entrada en el medio campo, pisó por atrás a Henry Martín apenas a los 11 minutos de juego.

Oliendo sabre las Águilas se fueron en pos de su presa, comenzaron a bombardear, tanto que al final se rompió pero por quien menos se espera, el novato Santiago Naveda tiró de fuera del área, el balón pasó por un mar de piernas y se le coló a Gil Alcalá (26’).

América insistió, pero no con la misma intensidad, y Gallos, reacomodado, fue ganando metros y cuando tuvo una oportunidad, a balón parado, Ángel Sepúlveda venció a Memo Ochoa con un excelente cabezazo (44’).

El orgullo herido del América provocó que para el segundo tiempo sólo se jugará frente a la cabaña del portero Alcalá que comenzó a volar de todos lados rechazando todo tipo de disparos. Pero no había la suficiente claridad para encontrar la rendija adecuada.
 

Solari metió a Viñas, a Lainez, y nada sucedía, no había modo, no había forma, parecía que el ridículo llegaría, mas…

Al fin, Lainez centro bien, Viñas remató bien, Alcalá detuvo con un gran lance pero la pelota rebotó en el poste y le cayó a Henry Martín quien desde el suelo metió el balón a la portería (84’).

América pidió la hora,  Gallos se fue como Kamikaze por la igualada, no lo consiguió pero hizo sudar a los locales.

Las Águilas terminan de líder la jornada sabatina, es verdad, pero lejos de  lo que el aficionado quiere: Ganar, gustar y golear.
 





Source link

SiteLock
Facebook