¿Será aquel Travolta? ¡No, es Bunbury!


Era sábado noche y el juego de las metamorfosis al que nos tiene acostumbrados el artista bien podía llevar a confusión. Cuando apareció en escena con su traje blanco, de chaleco y pantalones de campana se produjo un extraño espejismo: ¿Será Travolta? No. Era Enrique Bunbury. Esta vez, con un guiño psicodélico a los setenta para comenzar un show en el que demostró su contundente y magistral eclecticismo encima del escenario.


Seguir leyendo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook